PNC desaloja a manifestantes que bloqueaban ruta en Coatepeque

Los pobladores que desde el miércoles último bloqueaban el kilómetro 216.5 de la ruta al Suroccidente, Coatepeque, Quetzaltenango, fueron desalojados por la Policía Nacional Civil (PNC), que lanzó gas lacrimógeno.

Agentes de la PNC disuelven manifestación en el km 216.5 de la ruta al Suroccidente. (Foto Prensa Libre: Alexánder Coyoy)
Agentes de la PNC disuelven manifestación en el km 216.5 de la ruta al Suroccidente. (Foto Prensa Libre: Alexánder Coyoy)

Durante el desalojo, los inconformes, que reclaman por la suspensión del servicio de energía eléctrica, intentaron quemar un camión, pero el incidente se contuvo, luego de la intervención de los Bomberos Municipales Departamentales.


Luego de que la PNC lanzara gases lacrimógenos, los manifestantes se dispersaron por varios sectores. Un grupo se dirigió hacia sus comunidades, y otro, al centro de Coatepeque, donde protagonizaron enfrentamientos con los agentes policiales.
También lea: Lustradora quetzalteca le saca brillo a la vida al superar adversidades
Por el momento hay dos detenidos, Ernesto Juárez Juárez, de 40 años, y Warner Vicente Lucas, 45.

La PNC divulgó en Twitter que los manifestantes lanzaron piedras a los uniformados.

Algunos de los inconformes ingresaron en un centro comercial de la zona 7, donde pretendían saquear un supermercado, pero algunos fueron detenidos.

Uno de los manifestantes detenidos en el interior de un centro comercial es trasladado a una estación policial, en Coatepeque, Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Alexánder Coyoy)

La situación en el pueblo es tensa, pues aún se escuchan las explosiones de las bombas lacrimógenas que lanzan los agentes, con el objetivo de neutralizar a los inconformes.
También lea: Aumentan casos de dengue en Quetzaltenango y activan alerta epidemiológica
Debido a los incidentes, el comercio de Coatepeque quedó paralizado, ya que los comerciantes temían daños en sus propiedades y decidieron cerrar.

Algunos vecinos aseguran haber escuchado varios disparos, pero de momento los cuerpos de socorro no reportan heridos de bala.

En la población hay tensión, debido a que aún se escuchas las explosiones de las bombas lacrimógenas.

Mario Upum, portavoz de los Bomberos Municipales Departamentales, señaló que sus elementos trasladaron a tres agentes de la PNC heridos; además, seis niños con síndrome de Down resultaron con síntomas de intoxicación.

Upum agregó que una de sus unidades contra incendios resultó con daños, luego de que pobladores le lanzaran piedras y palos, cuando los socorristas apagan una plataforma incendiada.

Origen de la protesta

Los manifestantes interrumpieron en el paso para exigir que Energuate reconectara el servicio de energía eléctrica. 

La Procuraduría de los Derechos Humanos se encuentra en el lugar para verificar los protocolos de desalojo.
También lea: La zona 2 de Xela es la más peligrosa para vivir, aseguran vecinos
Pasadas las 10 horas, las autoridades reportaron que el paso ya estaba libre.

En Coatepeque, el servicio fue suspendido en siete comunidades, San Rafael Pacayá 1 y 2, San Vicente Pacayá, aldea Colón, Villa Flores, El Troje y San Benito Pacayá, donde no permiten los trabajos de la empresa y adeudan unos Q20 millones, por incumplimiento de pago de hasta ocho años.

Durante las horas de bloqueo, el sector empresarial demandó que las autoridades actuaran para proteger el derecho de libre locomoción de quienes estaban detenidos en la ruta.


El jueves último, Maynor Amézquita, portavoz de Energuate, dijo: “Lamentables las medidas de hecho por la afectación de la economía en general del país y la locomoción de las poblaciones aledañas. La intención de Energuate es normalizar las conexiones directas que impiden la prestación de un mejor servicio en las comunidades”.

Amézquita añadió que, por la manipulación del tendido eléctrico, hecho por personas ajenas a la empresa el 20 de junio, se dejó sin energía a otras nueve comunidades (Nuevo Chautuj, Los Cerros, El Pital, El Refugio, San Agustín Pacayá, El Socorro, Los Encuentros, Las Brisas y Los Laureles, donde viven unos dos mil 300 clientes.
También lea: Tercer joven de San Juan Ostuncalco murió en su intento de migrar a EE. UU.
La PDH pidió, ayer, al Ministerio de Gobernación que se respetaran los derechos humanos de los manifestantes.

En una carta enviada al titular de esa cartera la PND dijo: “De conformidad con lo anterior, se exhorta a los elementos de la Policía Nacional Civil presentes en el lugar, a que su actuación sea apegada a los protocolos correspondientes en estos casos, respetando los derechos humanos y evitando el uso excesivo de la fuerza y la no utilización de armas letales”.

Un agente de la PNC es trasladado al Seguro Social por los Bomberos Municipales Departamentales. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Contenido relacionado

> Manifestantes intimidan y no dejan pasar a un panadero
> Ni la finca La Reunión ni Los Lotes se podrán volver a habitar
> Prevenga así los efectos en la salud por la llegada de la arena del Sahara

Ampliaremos