Reparten mil paches en el área rural de Xela

Quetzaltecos crearon la campaña “Este 24 no te empaches, dona un pache” para compartir esa comida con personas necesitadas del área rural de Xela, principalmente quienes viven cerca del basurero municipal. 

Voluntarios reparten paches, donados para personas de escasos recursos, en el área rural de Xelajú. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Voluntarios reparten paches, donados para personas de escasos recursos, en el área rural de Xelajú. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Esta es la primera vez que se realiza la actividad en Quetzaltenango y según los organizadores, superaron las expectativas. “Gracias a Dios llegamos a la meta, llegamos a mil paches”, dijo María Eugenia Alonso, una de las organizadoras.


Las personas que se sumaron a la iniciativa pagaron Q5 por un ticket con el que se le servirá un pache a una persona necesitada. Otra alternativa era donar los paches o algunos de los ingredientes. “Una persona nos donó un saco de papas”, indicó Alonso.

Para que la compra de los paches también ayudara a otras personas, los organizadores contactaron a vendedores de paches y les encargaron ese alimento, de acuerdo al monto recaudado.

Este domingo 24 de diciembre, algunas de las personas que contribuyeron con la iniciativa se reunieron en la zona 1 para viajar juntos al basurero en el Valle de Palajunoj y entregar los paches.

“Esta actividad es la primera vez, pero habíamos hecho otras como jornadas medicas. Nos gusta dar y más que todo el 24 es una época de dar, todos necesitamos una muestra de cariño, amor y paz, por esto decidimos hacerlo en esta fecha y promover la armonía en Navidad”, explresó Alonso.

Alex Díaz, otro de los organizadores, relató que la iniciativa surgió durante un convivio. “A mi esposa se le ocurrió y nos dijo que deberíamos juntar paches y llevarlos a personas que no pueden tener uno en la noche de Navidad, como es la costumbre. Al inicio pensamos solo en cien paches, pero al ver que la gente se involucró pensamos hacer algo mas grande”.

Entre los voluntarios que llegaron para rapartir la comida también habían niños, cuyos padres decidieron enseñarles, con el ejemplo, la solidaridad y ayuda al prójimo. “Sus papás los están involucrando en el acto de servir, lo que estamos haciendo es acercarnos a los más necesitados para que puedan olvidar por un momento su situación y sepan que hay personas dispuestas a apoyarlos”, manifestó Díaz.

Los creadores de la iniciativa esperan que “el no te empaches” sea para siempre y que cada año involucre a más personas.