¿Sabe para qué le echan agua las mujeres a la tierra donde colocan a los muertos en Nahualá?

Durante el sepelio multitudinario en Nahualá, Solola, de las 18 víctimas del accidente de tránsito en el kilómetro 159 de la ruta Interamericana se observó a decenas de mujeres llevar agua en tinajas de plástico que durante el entierro regaron sobre las tumbas.

Publicado el
Mujeres de Nahualá echan agua a la tumba de la familia Perechú Cotiy. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)
Mujeres de Nahualá echan agua a la tumba de la familia Perechú Cotiy. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

Un día antes de la inhumación a través de altavoces y en mensajes difundidos por la televisión local, en Nahualá se solicitó a los vecinos llevar agua en recipientes al cementerio porque el líquido en ese lugar es escaso y dada la magnitud del acontecimiento era necesario llevar más líquido.

Luego que los cadáveres fueron colocados en el fondo de las tumbas, los hombres del pueblo, entre ellos, familiares de las víctimas echaron la tierra excava sobre los sarcófagos, a mitad de la faena un hombre alzó la voz y en K’iche’, su idioma materno y solicitó a las mujeres regar agua sobre las tumbas.

En cada tumba y durante tres ocasiones las mujeres regaron el agua que llevaban en sus tijanas de plástico sobre los sepulcros.

Con el agua los sepultureros hicieron una mezcla de lodo que esparcieron sobre la tumba, luego volvieron a echar tierra y agua nuevamente, así hasta formar un montículo sobre cada tumba.

Llanto, dolor y pesar son las principales emociones de los vecinos de Nahualá que perdieron a sus familiares. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)
La tradición en Nahualá, Sololá, es que las mujeres deben echar agua en la tumba del difunto para que la tierra se afirme. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

 

En tinajas de plástico las mujeres llevaron agua al cementerio general de Nahualá, Sololá. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

Tradición ancestral

Según los vecinos de Nahualá, la tradición de regar agua sobre las tumbas de los muertos se remonta a sus orígenes ancestrales.

Las tres capas de fango que colocan durante el enterramiento, según los vecinos, afianzan la tierra depositaba sobre las tumbas.

Pero en Nahualá hay otra versión sobre regar agua en las tumbas de los muertos, algunas mujeres en el cementerio comentaron que el líquido les sirve a las almas de los difuntos en su camino al más allá.

“Mi papá me contó que ésta tierra y sus habitantes –Nahualá– tiene una conexión con el agua que brotaba de las montañas y forma el río Nahualate”.

Nahualá y su historia

Nahualá, proviene de la lengua náhuatl, significa espíritu del agua.

Una versión de la historia relata que durante una sequía prolongada que afectó al país desde regiones del oriente llegaron personas para llevar agua en tinajas y recipientes que transportaron caballos y mulas.

Según la historia, el pueblo Nahualá fue creado durante en los primeros años de la colonia, era parte de Santa Catarina Ixtahuacán territorio que durante algunos años formó parte de Totonicapán, sin embargo, en el siglo XVIII, Manuel Tzoc, vecino de Nahualá lideró un movimiento para separarse de Santa Catarina debido a los buses que cometía el gobernador, Miguel Salquil.

En 1800 Nahualá logra separarse de Santa Catarina Ixtahuacán, el gobernador del nuevo territorio fue Manuel Tzoc y el primer alcalde fue Domingo Tambriz.

Una mujer deposita el agua que llevaba en su tinaja sobre una de las tumbas en Nahualá. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)
Hombres forman una mezcla de lodo sobre una de las tumbas de la víctimas de la tragedia en Nahualá. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

 

Contenido relacionado

> Conflicto en Sololá causa 26 kilómetros de fila de vehículos en la ruta Interamericana

> Segundo niño se suicida en Sololá en menos de una semana

> Enfrentamiento entre pobladores por conflicto de tierras deja un muerto y 15 heridos