Universitarios denuncian anomalías de gobierno en desfile bufo

Con vistosos y coloridos disfraces, pancartas y carrozas, estudiantes de la facultad de humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala con sede en Retalhuleu, recorrieron este sábado las calles de la cabecera, denunciando los malos servicios de algunas instituciones públicas de la localidad.

Estudiantes se burlan del gobierno de Jimmy Morales y critican sus políticas. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Estudiantes se burlan del gobierno de Jimmy Morales y critican sus políticas. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

El desfile donde participaron al menos 500 estudiantes fue visto por centenares de personas que estaban esperando desde muy temprano el paso de las coloridas carrozas para aplaudir la creatividad de los futuros profesionales.

Los estudiantes plasmaron con máscaras y pancartas el descontento contra el gobierno de Jimmy Morales, y la corrupción en la que presuntamente está involucrada su familia y miembros del partido FCN que lo llevó al poder.

El presidente Jimmy Morales fue el blanco principal de la sátira en el desfile bufo de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

En cuanto las  carrozas fueron adornadas con pancartas y con maquetas simbolizando la destrucción que está haciendo la industria cañera en las tierras, la mala atención en el hospital nacional de la localidad, las bolsas de víveres en mal estado que ha dado el Ministerio de Desarrollo Social, entre otras instituciones de gobierno.

Joel Morales, estudiante, indicó que se prepararon desde hace varios días para el desfile bufo, y enfocaron temas de la actualidad, que están pasando en Retalhuleu y a nivel nacional.

“Hemos investigado, sin embargo, de todos es sabido que el gobierno no tiene la capacidad de gobernar a los guatemaltecos, y los servicios que deben brindar salud, educación y seguridad no responden como debe de ser”, expresó Morales.

Regina Rojas, vecina, indicó que todos los años esperan la creatividad de los estudiantes, pero año con año se va perdiendo la tradición, ya que “se ha convertido en una caminata y las supuestas denuncias son las que todos sabemos”.