Familias de Tajumulco afectadas por deslave claman por ayuda

Unas 25 familias de Chesuc, Chanchicupe, Tajumulco, San Marcos, permanecen en una zona de alto riesgo, por lo que claman por ayuda.

El jueves último, un deslave sorprendió a vecinos de Chesuc, Chanchicupe, Tajumulco, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
El jueves último, un deslave sorprendió a vecinos de Chesuc, Chanchicupe, Tajumulco, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

El jueves último un derrumbe soterró una vivienda, sin que se reportaran víctimas humanas; sin embargo, otras 17 casas en riesgo a colapsar, por estar ubicadas cerca a la zona del deslave. Además, los pobladores reportan una grieta que divide un cerro.


Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), se habilitaron dos albergues temporales, pues no se recomienda continuar habitando las viviendas, pues la temporada de lluvia continúa.

“Contabilizamos 85 personas que permanecen albergadas. Les hemos entregado raciones de alimentos mientras analizamos que acciones implementar por los daños, ya que el riesgo es latente y no pueden habitar las viviendas”, informó Franz Kiss Velásquez, delegado de la Conred.

Luego de una evaluación se determinó que unas ocho viviendas están en alto riesgo, por lo que las autoridades recomendaron su evacuación, ya que el cerro está partido y en cualquier momento puede ocurrir una tragedia.

Autoridades hacen un recorrido por el área afectada por el derrumbe, en Chesuc, Chanchicupe, Tajumulco, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

“Evaluamos el caserío Chesuc, que ha sido afectado por el sismo y la lluvia que ha provocado deslizamientos”, explicó Velásquez.

Los vecinos solicitan ayuda del Gobierno para trasladarse a otra comunidad, ya que temen una tragedia.

“Le pedimos a las autoridades que se solidaricen con nosotros y nos apoyen porque tememos que de un momento a otro se registre una tragedia”, expresó uno de los afectados.

Las autoridades aún tratan de establecerse si los daños en la comunidad se deben al terremoto del 7 de septiembre último.

La temporada de lluvia de este año, que comenzó en abril y termina en noviembre, ha dejado 21 muertos, un desaparecido, 175 mil 180 afectados, cuatro mil 692 evacuados y 795 albergados.

Además, ha dejado dos mil 323 viviendas con daños, 73 tramos carreteros afectados y  tres dañados, 14 puentes afectados y  siete dañados y siete establecimientos educativos con daños. El año pasado, la lluvia dejó 15 muertos.