Restos de joven madre y tres niños regresan a las comunidades que los vieron marcharse hacia EE. UU.

La espera por fin terminó para los familiares de una joven madre y tres niños que murieron cuando, en tres casos separados, intentaban llegar a los Estados Unidos, ya que los restos mortales llegaron a sus lugares de origen.

Briseyda Chicas y su hijo Denilson son velados en su casa de habitación. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Briseyda Chicas y su hijo Denilson son velados en su casa de habitación. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Los cuerpos de Briseyda Lisseth Chicas Pérez, de 20 años, y el de su hijo, Denilson Recinos Chicas, de 1 año y 5 meses, llegaron la noche del viernes a su tierra natal parcelamiento Chiquirines, La Blanca, San Marcos.

Amalia Pérez, madre y abuela de las víctimas, dijo que un mes y tres días fueron eternos para poder ver por última vez a su hija y nieto. “Estoy desconsolada, gracias a todos los vecinos en estos momentos de gran dolor para nuestra familia”, sollozó.

Una vecina de la familia dijo que los restos mortales llegaron anoche a donde ella vivía desde que nació, sin embargo este sábado los restos de la joven madre y de su hijo fueron llevados a donde pasó sus últimos días, en la colonia Los Días, que queda a unas calles de donde residen sus padres, ya que junto a su esposo y su otra hija, que sí lograron pasar a Estados Unidos, y de donde partieron el pasado 7 junio rumbo a Estados Unidos.

El sepelio será el domingo a las 14 horas para el cementerio comunitario.

Otras dos escenas trágicas de la migración ocurren este fin de semana.

Marleny Mereidy Rivera Reyes es velada en El Reparo, Coatepeque. Foto Prensa Libre: Alex Coyoy

El mismo dolor acompaña a la familia de Marleny Mereidy Rivera Reyes, de 1 año y 10 meses, oriunda de caserío El Reparo, Coatepeque, Quetzaltenango, quienes han manifestado que los restos serán inhumados temprano el domingo 28 de julio.

Mientras tanto, los restos de Juana Anastasia Miranda Aguilar, de 3 años, llegaron a la colonia Valle Lirio, Retalhuleu.

Las madres de estas dos menores lograron sobrevivir y, según han narrado las familias, ellas habían dejado a sus hijos y habían salido a buscar ayuda, sin embargo cuando la Patrulla Fronteriza los encontró, ya estaban muertas.

Contenido relacionado

> La exorbitante cifra de solicitudes de asilo que tendría que soportar Guatemala de convertirse en tercer país seguro

> Norma Torres dice a guatemaltecos que no están solos y que no pierdan la esperanza

> EE. UU. no pudo probar idoneidad de Guatemala para otorgar asilo, dice juez de San Francisco

0