Aficionado del Inter fallece después de los enfrentamientos con seguidores del Nápoli 

Un aficionado del Inter de Milán falleció este jueves después de resultar lesionado en los enfrentamientos con los 'tifosi' del Nápoli el miércoles por la noche antes del partido entre los dos equipos en el estadio San Siro, informan los medios italianos.

Un aficionado del Inter de Milán falleció después de enfrentamientos violentos entre aficionados del Inter y del Nápoli. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Un aficionado del Inter de Milán falleció después de enfrentamientos violentos entre aficionados del Inter y del Nápoli. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Después de haber sido derribado por un furgón antes del partido, fue ingresado en el hospital San Carlo. La larga operación a la que fue sometido no fue suficiente, sus lesiones eran muy graves”, escribe la agencia AGI.


Según los medios deportivos italianos, el incidente habría tenido lugar al término de una pelea entre aficionados del Nápoli llegados al estadio en autobús y varios 'tifosi' milaneses armados con cadenas y martillos.

Varias decenas de personas habrían participado en la pelea. Cuatro aficionados napolitanos resultaron lesionados. Uno de ellos sufrió una puñalada, precisa la página de internet del periódico Corriere della Sera.

Insultos racistas

El alcalde de Milán, Giuseppe Sala (centro-izquierda), afirmó este jueves sentir “vergüenza” por los cánticos racistas lanzados al futbolista senegalés Kalidou Koulibaly durante el partido Inter de Milán-Nápoli el miércoles, y pidió “perdón” en nombre de la ciudad al defensor del club napolitano.

Los gritos de mono “dirigidos a Koulibaly fueron una vergüenza. Un acto vergonzoso hacia un deportista orgulloso del color de su piel”, estimó Sala en Facebook, aludiendo a las declaraciones del defensor después del partido.

Te puede interesar: Antoine Griezmann visita por primera vez Uruguay.

El miércoles por la noche, Koulibaly fue objeto de gritos de mono en varias ocasiones durante el partido. Fue expulsado a un cuarto de hora del final por dos amarillas consecutivas, la primera por una falta y la segunda por aplaudir irónicamente al árbitro.

En ese momento el marcador era de 0-0 y el Nápoli acabó perdiendo 1-0.

Según su entrenador Carlo Ancelotti, el cuerpo técnico pidió en varias ocasiones la interrupción del partido por los gritos racistas.

Lee también: Cristiano Ronaldo salva a la Juventus de la derrota en su visita al Atalanta.

“Seguiré acudiendo a ver al Inter, pero con los primeros cánticos, haré un pequeño gesto; me levantaré y me iré. Lo haré por mí, consciente de que los que lanzan gritos a un deportista de piel negra no harán nada por mi reacción. Pero yo lo haré”, escribió Sala.

“Pido perdón a Kalidou Koulibaly, en mi nombre y en el de el Milán cuerdo”, añadió el alcalde de la ciudad.

Giuseppe Sala propuso que en el próximo partido luzca el brazalete su jugador de Ghana Kwadwoh Asamoah.

“Triste por la derrota y sobre todo por haber abandonado a mis hermanos. Pero estoy orgulloso del color de mi piel. De ser francés, senegalés, napolitano. De ser hombre”, tuiteó Koulibaly en italiano después del partido.

Contenido relacionado

> José Mourinho sostuvo un romance de ocho años con una mujer británica.
> El Pachuca ficha al mediocampista colombiano Edwin Cardona. 
> Kylian Mbappé es elegido mejor jugador francés del 2018.

0