Carvajal e Isco son duda por lesión para la vuelta del Real Madrid contra el Bayern

Dani Carvajal e Isco Alarcón, que se lesionaron en el partido del Real Madrid contra el Bayern Múnich, se someterán a pruebas médicas, pero todo apunta a que no podrán jugar el partido de vuelta.

Isco ha sido uno de los jugadores clave en el armado del técnico Zidane. (Foto Prensa Libre: AFP).
Isco ha sido uno de los jugadores clave en el armado del técnico Zidane. (Foto Prensa Libre: AFP).

Las noticias que los médicos dieron a Zinedine Zidane tras las primeras exploraciones a los dos jugadores no fueron positivas, según informaron a Efe fuentes del club blanco, y el técnico ya busca soluciones para cubrir dos ausencias de peso.


Isco se dañó el hombro izquierdo y parece que sufre un esguince, aunque será el estudio radiológico el que dictaminará si tiene dañada la articulación.

En el caso de Dani Carvajal el percance es en un muslo y horas después de caer lesionado sus sensaciones no son positivas.

La resonancia magnética mostrará si sufre rotura muscular o es una fuerte contractura, pero está descartado para disputar la vuelta de semifinales el próximo martes en el Santiago Bernabéu.

Lee también: Jupp Heynckes: Les hicimos varios regalos al Real Madrid

La situación es complicada para Zinedine Zidane, que aún no cuenta con Nacho Fernández, en la recta final de la recuperación de su lesión muscular, y solo dispone del joven marroquí Achraf Hakimi en el lateral derecho.

Si te lo perdiste: Los memes de la victoria del Real Madrid en Múnich

Desde la eliminación de Copa del Rey ante el Leganés, Achraf ha dejado de aparecer en partidos importantes cuando Carvajal no pudo jugar y tan solo disputó en Liga 90 minutos en la derrota ante el Espanyol y 62 en la visita a la UD Las Palmas, cuando entró al campo por la lesión de Nacho.

Contenido relacionado:

Real Madrid conquista otra vez el Allianz y se acerca a la final de Champions

Liverpool hiere 5-2 a la Roma con dobletes de Salah y Firmino

>  La polémica frase de Zidane para demostrar que el Real Madrid no le teme al Bayern