El escándalo fue en la Copa de África: Mali le ganó a Túnez 1-0, pero el árbitro silbó el final dos veces antes de tiempo y todo se salió de control

El árbitro central Janny Sikazwe pitó el final en el minuto 85 y segundos antes de llegar a los 90. Este insólito error provocó que los jugadores de Túnez, que perdieron ante Mali, 1-0, no volvieran al campo de juego.

Publicado el
Un gran escándalo se desató en la jornada de este miércoles 12 de enero de la Copa Africana de Naciones cuando el árbitro Janny Sikazwe dio por terminado el encuentro entre las selecciones de Túnez y Mali dos veces antes del tiempo reglamentario. Foto captura de pantalla.
Un gran escándalo se desató en la jornada de este miércoles 12 de enero de la Copa Africana de Naciones cuando el árbitro Janny Sikazwe dio por terminado el encuentro entre las selecciones de Túnez y Mali dos veces antes del tiempo reglamentario. Foto captura de pantalla.

La selección de Mali comenzó su camino en la Copa de África que se disputa en Camerún con una victoria este miércoles 12 de enero por 1-0 ante la de Túnez, en un encuentro en el que el colegiado, el zambiano Janny Sikazwe, pitó en dos ocasiones el final antes de cumplirse el tiempo reglamentario.

La primera, cuando todavía faltaban por disputarse cinco minutos para alcanzar los noventa preceptivos.

Una decisión que provocó las airadas protestas tanto de los jugadores como del banquillo tunecino, que lograron que el colegiado reanudase la contienda.

Pero, poco después, el colegiado volvió a pitar el final antes de tiempo. Paró el encuentro para revisar en las imágenes de vídeo la acción que costó a los 88 minutos la expulsión al delantero maliense El Bilal Toure y decidió que el partido se había acabado cuando aún faltaban 15 segundos para cumplirse los noventa.

Un rocambolesco panorama que concluyó cuando, cuarenta minutos más tarde de la finalización del choque, los jugadores de Mali saltaron de nuevo al campo para disputar el tiempo que faltaba por disputar.

No lo hizo la selección de Túnez, que no regresó al terreno de juego, como tampoco lo hizo el colegiado Janny Sikazwe, que fue reemplazado por el cuarto árbitro, que fue el encargado de dar por concluido definitivamente el partido.

Lo ocurrido situó en un segundo plano al fútbol, en un partido en el que Mali venció con un gol de penalti a los 48 minutos del delantero Ibrahima Koné.

Un tanto que la selección tunecina tuvo la oportunidad de igualar a los 77 minutos con un lanzamiento de penalti de Wahbi Khazri que detuvo el portero maliense Ibrahim Mounkoro.