Selecciones menores de Argentina le apuestan a la educación, disciplina y sentido de pertenencia para buscar el renacimiento de su futbol

La educación, la disciplina, la adopción de principios y valores y erradicar actitudes egocéntricas y de superioridad son las medidas adoptadas en el seno de las selecciones juveniles menores de Argentina, para darle un nuevo impulso a su futbol.

Publicado el
Las selecciones menores de Argentina están en una auténtica trasformación, después de un cúmulo de fracasos (Foto Prensa Libre: tomada de La Nación Argentina)
Las selecciones menores de Argentina están en una auténtica trasformación, después de un cúmulo de fracasos (Foto Prensa Libre: tomada de La Nación Argentina)

Según una publicación del Diario La Nación de Argentina, titulado: las nuevas reglas de oro: para jugar en la selección hay que hacer los deberes y limpiarse los botines, los seleccionados juveniles de la Albiceleste deben cumplir con una larga lista de tareas extrafutbolísticas para pertenecer a su representativo nacional.

“Nadie les sirve la comida, lo hacen ellos y juntan los platos luego del almuerzo. Toman lecciones de inglés en el predio de Ezeiza, ordenan los vestuarios para dejarlos como los recibieron, concurren a talleres de comunicación y uso de redes sociales, miden sus festejos en público y saludan a los rivales. Deben limpiarse los botines sin auxilio del utilero”, explica el reportaje escrito por el periodista Cristian Grosso.

“Leen libros en los tiempos muertos en un aeropuerto y hacen los deberes en el complejo de la AFA. Los seleccionados juveniles atraviesan otra era, la educación nuevamente es un valor”, agrega.

La disciplina se convirtió, en un abrir y cerrar de ojos, en la otra bandera para los jugadores que sean convocados en los distintos procesos de selecciones menores de la Albiceleste.

Por si te interesa: Griezmann podría bajarse el suelo para llegar al Barcelona

“No pueden tirar en cualquier lado la ropa después de la práctica. Deben dejar las prendas del lado de la cara para asegurar un mejor lavado mecánico. Camiseta adentro del pantalón y medias arriba en cada entrenamiento. No tienen que ingresar con los botines en el vestuario. Saludar y agradecer es una tradición innegociable”, asegura el medio de comunicación.

Enfocarse en la conducta de los seleccionados para evitar los últimos descuidos formativos es otra de las apuestas de la dirección deportiva de las selecciones gauchas.

Los seleccionados argentinos juveniles empiezan a cultivar el hábito de la lectura (Foto Prensa Libre: tomada del Diario La Nación)

“Hubo épocas en las que delegaciones argentinas debían pagar al retirarse de los hoteles por sábanas quemadas con picaduras de cigarrillo”, señala la investigación.

El modelo, que fue ideado por Juan Sebastián Verón, también busca imitar a la generación dorada del baloncesto argentino, conformada por Emanuel Ginóbili, Andrés Nocioni y Luis Scola.

“El desafío fue delinear una selección como unidad, con todas las categorías envueltas por la misma filosofía y donde el trabajo a largo plazo arrojase resultados. Educación, identidad y pertenencia, como pilares de un imprescindible renacimiento”, consigna el Diario La Nación.

“Ganar no es lo único, hay que ser educados y respetuosos. Cultivar valores en los chicos es muy importante en esta etapa. No sé si influye en el juego, pero sí en la vida”, resume Pablo Aimar, entrenador de la Sub 17 gaucha.

Contenido relacionado:

> Lautaro Acosta asegura que Lionel Messi no es el tipo de líder que esperaba

> Simeone: “La crítica no es justa, Messi es extraordinario”

> Gonzalo Higuaín se retira de la Selección de Argentina a los 31 años