Cae a nivel mínimo la confianza en la evolución de la economía y vuelve la incertidumbre para el resto del año

El Índice de Confianza de la Actividad Económica (Icae) registra una baja sostenida desde enero, lo que se asocia a la coyuntura internacional y sus impactos a nivel local.

Publicado el
Indice de confianza en la economía Guatemala
El índice de confianza en la economía se sitúo en 54 puntos en junio pasado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las expectativas por el curso de la economía estadounidense, que atraviesa por una alta inflación, mientras que en Guatemala el ritmo inflacionario ya supera la meta para el presente año, fueron dos de los detonantes que en junio ubicaron en 54 puntos al Índice de Confianza de la Actividad Económica (Icae).

Este es un indicador que mide la percepción de los agentes económicos en cuanto al clima de negocios, la economía, la inversión, con base en la Encuesta de Expectativas Económicas a un panel de analistas privados que realiza cada mes el Banco de Guatemala (Banguat).

Las autoridades monetarias informaron hace algunos días que hay expectativas de los agentes económicos, ante los eventos que están sucediendo en Estados Unidos ante los escenarios de menor crecimiento económico, los aumentos de la tasa de interés de la Reserva Federal (Fed) para controlar la inflación (en mayo pasado fue de 8.6%) y sus posibles efectos a futuro.

El indicador está reportando su nivel más bajo en los últimos 12 meses y se encuentra en la “frontera” de la zona de expansión, pues cuando se ubica por arriba de los 50 puntos, significa que hay una mejora de confianza de la economía y clima de negocios.

Las respuestas

El objetivo principal del Icae es medir la percepción que los agentes económicos y tomadores de decisión tienen sobre la coyuntura y sus expectativas para los siguientes meses.

Lea además: El conflicto entre Rusia y Ucrania puede provocar una crisis alimentaria en Guatemala, antes de lo que se cree

En tal sentido, dos de cada 10 consultados, opinó que empeorará el clima de negocios para las actividades productivas para los siguientes seis meses, en comparación con los últimos seis, y el 55% consideró que la economía no está mejor que hace un año.

A la pregunta ¿espera que la evolución económica del país mejore para los siguientes seis meses?, el 55% respondió que no y el 45% afirmó que sí. No obstante, el 75% de los consultados dijo no estar seguro de realizar inversiones ante la coyuntura actual, 15% dijo que es mal momento y solo el 10% respondió que es buen momento.

La semana pasada, el Banguat informó que el producto interno bruto (PIB) del primer trimestre fue de 4.5%, a pesar del contexto internacional, y que para el segundo trimestre la tendencia es cercana al 4%. No obstante, el ritmo inflacionario en Guatemala fue de 7.55%, superior a la meta establecida por la Junta Monetaria de 3 a 5% (+/-1) para 2022.

Ante esa situación, la JM ajustó en 50 puntos básicos la tasa líder de interés (pasó de 1.75% a 2.25%), que impacta en el costo de los créditos que otorga la banca.

 

Preparando escenarios

En las direcciones de las organizaciones empresariales o juntas directivas de las empresas, la actual situación de Estados Unidos ya es tema de discusiones y debates para la toma de decisiones a futuro.

Alfredo Skinner-Klée, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG) expuso que la recesión económica en EE. UU., es inevitable e indica que esa percepción es un tema puramente estadístico: si no hay crecimiento económico y es negativo durante ciertos períodos, entonces se califica como recesión; y cuando se suben las tasas de interés para poder combatir la inflación, es evidente que se contrae la actividad productiva.

“Un crecimiento negativo es natural que se prevea cuando se combate la inflación por medio de alzas de intereses, pues eso genera una parálisis y menos inversión. Eso es una cuestión que no debe asustar, pues ya ha pasado. La profundidad y la velocidad dependerá de varios factores internacionales y habría que esperar a que todo se asiente y vuelva a la normalidad”, apuntó el directivo.

Y opinó que, ante esta situación, el nearshoring debe traer beneficios a Guatemala por su cercanía con la economía de Estados Unidos, atraer inversiones y generar un régimen político estable para brindar previsibilidad al empresario en sus expectativos, ya que el país sigue siendo competitivo en varios productos.

Atentos a la coyuntura

Luis Alfonso Bosch, presidente de Cámara de Industria de Guatemala (CIG), dio a conocer algunos parámetros de cómo hay que ver en los siguientes meses el desempeño de EE. UU., y que entre a un posible escenario recesivo.

“Las previsiones económicas se ajustan a la baja por la situación en EE. UU. No solo se prevé recesión, sino estanflación, que es la combinación de contracción económica con precios altos. Eso no se ha visto en EE. UU. desde los años setenta, y es debido a los errores de política fiscal (excesivo gasto) y de política monetaria laxa (excesiva emisión de dinero) cometidas por el gobierno federal”, declaró.

A su criterio, Guatemala no se escapará de los efectos negativos de esa situación, ya que sigue siendo el principal socio comercial, por lo que las caídas en ese país en empleo y consumo “nos afectará por las vías de turismo, exportaciones e inversión. Sin embargo, hay que recalcar que las previsiones a mediano y largo plazo son más positivas, y es en el futuro donde el empresario debe enfocarse”.

También mencionó que el dólar se viene apreciando, pues el 25 de abril estaba en Q7.65, y hoy está en Q7.74. Esto, por lo menos, puede mitigar el efecto negativo en las exportaciones, aparte de que tiene el efecto de aumentar el valor interno de las remesas, que siguen siendo altas; lo que, a su vez, tendrá un efecto en la demanda interna y ayudará en mitigar la caída de recursos destinados a la inversión nacional.

Lea también: Empresa estadounidense invertirá US$160 millones en el Triángulo Norte de Centroamérica, en Guatemala le interesa un área productiva en particular

“Así mismo, la elevación de nuestra calificación de riesgo país por parte de tres principales calificadoras (Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s) debería mitigar el efecto negativo en la Inversión Extranjera Directa”.

Inflación, fuera de la meta

Los resultados de la encuesta de expectativas económicas al panel de analistas privados (EEE) de junio, también señalan que la inflación en Guatemala estará fuera del rango meta e indican que para diciembre, el ritmo inflacionario estaría en 5.50%, mientras que para diciembre de 2023 se ubicaría en 4.52%.

En ese sentido, los principales factores que podrían explicar el pronóstico de inflación para 2022, son: el comportamiento de precios de los combustibles; la trayectoria del precio internacional del petróleo; los precios de las materias primas; la aplicación de la política fiscal; el desempeño de la política monetaria; la estacionalidad de los productos agrícolas; y las condiciones climáticas, concluye el informe.