Coronavirus: Primeras empresas turísticas empezarán a quebrar a finales de marzo, según Camtur

El sector turístico es uno de los más perjudicados desde principios del 2020 debido a la expansión del coronavirus, y de no contar con un plan que apoye a los empresarios empezarán a declararse en quiebra, afirmó la Cámara de Turismo (Camtur).

Publicado el

Luis Rey presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur), comentó que la industria turística es la más afectada hasta el momento por los efectos de la pandemia covid-19.

El sector genera 177 mil empleos directos, entre hoteles, restaurantes, tour operadores, transportistas, además, de las 500 mil personas que se dedican a guías turísticos, artesanos, y otros oficios que se encuentran dentro de la cadena turística, “todos ellos han sido golpeados”, dijo el directivo de Camtur.

El turismo interno quedó a cero y el extranjero está saliendo del país, por lo tanto, el movimiento se encuentra en los peores mínimos observados en el últimos 15 años.

“Tememos por los empleos que dependen del turismo, no hay ingresos para sostenerse, la mayoría de empresas, si de aquí a fin de mes no consiguen algún apoyo financiera, vamos a quebrar”, resaltó Rey.

Rey explicó que las primeras empresas empezarán a quebrar, especialmente, aquellas personas que están en el “autoempleo”.

El presidente de Camtur afirmó que luego de escuchar el discurso del presidente Alejandro Giammattei ante el Congreso de la República, no incluye acciones específicas que estén enfocadas en apoyar al turismo.

Por lo anterior, contemplan la posibilidad de acercarse a los legisladores para dar a conocer la situación extrema que atraviesa la industria sin chimeneas y presentar algunas soluciones que pueden ayudarlos a superar la crisis.

“No encontramos al sector turístico”

El diputado Carlos Barreda afirmó que, lo que presentó el mandatario fue una ampliación presupuestaria de Q7 mil millones, y no un plan de reactivación económica para atender la crisis, y que no hay ninguna propuesta de Ley que logre hacer efectiva esas ideas.

Lo que pidió fue dinero para Gobernación, Salud y Educación que tienen que ver con pactos colectivos, no encontramos nada enfocado al sector turístico, dijo el legislador.

“En una situación de emergencia que estamos pidiendo a la población que se quede en sus casas entre 15 y 40 días sin trabajar, donde la mayoría se encuentra en la economía informal, y dependen de salir todos los días para sobrevivir, cómo pagarán sus compromisos a fin de mes, por eso es importante un plan”, expresó Barreda.

Pedir apoyo para la ley de Leasing, Ley de bancos, no son acciones para paliar la crisis, enfatizó el diputado.

Plan de reactivación económica

Giammattei explicó ante el pleno que la enfermedad ha puesto al país en una situación de emergencia, y hasta el 18 de marzo, siete personas tienen el virus, y más de 200 personas que están en cuarentena.

“Por eso decidimos tomar medidas de prevención y después de contención, para que lográramos salvaguardar la vida de los guatemaltecos”, dijo el Gobernante.

Añadió que en cumplimiento de la tarea que le demanda la Constitución Política de la República, su Gobierno diseñó un programa de emergencia y recuperación económica en una primera etapa.

El plan tiene 5 objetivos:

  1. Preservar la confianza económica para favorecer el empleo mediante el incentivo a la inversión.
  2. Mantener la estabilidad macroeconómica.
  3. Propiciar que la economía del país se recupere en el corto plazo, lo que requiere asegurar el financiamiento necesario para atender la emergencia.
  4. Agregó que, para asegurar los mecanismos de implementación del programa a través de la legislación, las políticas y adecuaciones presupuestarias.
  5. Concretar acciones sociales en beneficio de la población guatemalteca, lo cual es de vital importancia.

Agregó que es urgente plantear acciones y el programa busca atenuar el efecto en la economía, y al implementarlas se tendría un crecimiento económico del 3.1% y el impacto sería de medio punto porcentual.

Las acciones dentro del plan son:

  • Aplicar una política fiscal que incremente el gasto público, especialmente en la inversión para brindar el apoyo directo a la recuperación de la actividad económica y la generación del empleo.
  • El Ejecutivo tiene que hacer el esfuerzo de bajar un 25% de los gastos de funcionamiento y trasladarlos a inversión. El gasto será orientado a la construcción y ampliación de infraestructura estratégica.
  • Agilizar la implementación de las transferencias monetarias temporales por alrededor de Q350 millones, para apoyar a 160 mil familias que son las más vulnerables con énfasis en los adultos mayores y los niños con desnutrición.
  • Promover el financiamiento de vivienda social de bajo costo a través del Crédito Hipotecario Nacional (CHN) y con la garantía del Instituto de Fomento de Hipotecas Aseguradas (FHA), para lo cual trasladaremos Q100 millones para arrancar el programa de vivienda social.
  • En Educación, dotaremos de recursos a las Escuelas en todo el país por medio de las Organizaciones de Padres de Familia (OPF) para el remozamiento de los establecimientos, y tener a 2 mil comunidades trabajando en el remozamiento de las escuelas, para que tengan un salario e implique una inversión de Q175 millones que pensamos arrancar en las próximas dos semanas.
  • Implementar una pronta liberación de las importaciones de medicamentos y alimentos priorizados y combustibles, incluyendo el gas propano, para que los guatemaltecos tengan acceso a dichos bienes.
  • Se promoverá la dotación de alimentos mediante programas sociales con el apoyo de las iglesias, las instituciones sin fines de lucro y la cooperación internacional.
  • Que la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (DIACO) continúe monitoreando los precios para evitar la especulación y el acaparamiento.
  • Para los micros, pequeños y medianos empresarios (Mipyme) tanto en el área urbana como rural se pondrá a disposición un fondo de garantía de Q100 millones a través del CHN para disminuir el impacto.
  • Se hará el esfuerzo por agilizar la devolución del crédito fiscal a los exportadores que en este 2020 debería ascender aproximadamente Q2 mil 600 millones para que reactivemos la economía y las empresas tengan más capital.