China: La apuesta de los cafetaleros guatemaltecos luego de una cosecha en la que ganaron menos

A casi un mes para que finalice la cosecha de café 2018-19, el sector experimentará una caída en el ingreso de divisas a pesar de que existe un crecimiento en el volumen exportado, por eso, busca mercados para diversificar.

Café especial
El volumen de exportación de café creció en la cosecha 2018-2019 y se proyecta entre 4.4 a 4.5 millones de quintales para la siguiente cosecha que empieza el 1 de octubre próximo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

De momento los productores están siendo creativos y buscan nuevos mercados que pagan mejor el producto y el continente asiático en especial la República Popular de China, tiene ese potencial por el incremento del consumo y el reconocimiento del grano nacional por su calidad.

Las cifras de exportación oscilarán entre los 4.4 a 4.5 millones, según las proyecciones de la Asociación Nacional del Café (Anacafé), muy similar a la anterior cosecha.

Jean Paul Brichaux, director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Café (Adec), resaltó que, en términos generales, se espera un comportamiento igual en los despachos y la misma proyección será para el período 2019-2020.

Lea además: Banguat: “Un menor comercio produce una contracción y puede conducir a una recesión”

“Hay mercados que han disminuido, pero hay otros donde ha crecido sustancialmente pero muy estable”, recalcó el director de Adec.

El año cafetalero empezará el próximo 1 de octubre y concluye el 30 de septiembre del siguiente.

Hasta el 15 de agosto último el ingreso de divisas por la comercialización de café es de US$595.2 millones y se han exportado cuatro millones 135 mil quintales. El ingreso de divisas es menor comparado con las dos últimas cosechas, según Anacafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Mercado de oportunidad

Tanto Brichaux, como Gerardo de León, gerente de comercialización de la Federación de Cooperativas de Café de Guatemala (Fedecocagua) y Pedro Barnoya Sanchinelli, vicepresidente de la Cámara de Cooperación China-Guatemala, aseguraron que el mercado asiático representa la oportunidad para los productores y comercializadores por los actuales precios.

Ambos coincidieron en que existe una oportunidad de negocios para posicionar el grano guatemalteco que está demando producto y mantiene índices bajos de consumo porcentuales con respecto al té, pero con posibilidades de un mayor crecimiento.

En síntesis, es un mercado comprador latente de café, pero que habría que trabajarlo ya que existen muchos obstáculos para poder comercializar.

“Ya hay comercialización directa y por otros intermediarios de lotes de alta calidad y buenos cafés, que están viendo a Asia como un buen destino ante la caída de precios”, subrayó Barnoya Sanchinelli y aseguró que el crecimiento es del 8 al 10% anual del consumo de la bebida.

A ese respecto, dijo que se debe hacer un esfuerzo para posicionar la marca país como un producto de calidad donde es competitivo, y por moda los jóvenes chinos se están interesados en el consumo.

Brichaux destacó que en las estadísticas ya hubo un aumento de la venta de café a China, sobre todo de microlotes (que son de alta calidad).

De León sostuvo que siempre se exploran nuevos mercados y el gigante asiático “siempre es una esperanza” al mercado asiático ante el aumento del consumo, como lo demostró Japón, Corea del Sur y Taiwán.

“China está exigiendo cada vez más cantidad y calidad”, destacó De León, quien recordó que otros mercados con potencial son Oceanía, así como otros países que están emergiendo.

El directivo declaró que no se busca crear falsas expectativas de precio a los productores, que, si bien hay nichos de mercados para cafés especiales, diferenciados y gourmet, todavía los volúmenes de producción son insuficientes.

Tanto Centroamérica y México como Colombia producen café arábigo y lavado que son conocidos como otros suaves, que no podrían atender una fuerte demanda de China.

De León indicó que el precio de un lote de estos productos son los mejores cotizados y que están más altos que a los de referencia de la bolsa de Nueva York.

En el actual año cafetero el precio promedio del quintal oro es de US$105, según Fedecocagua.

El director de Agec afirmó que Estados Unidos y Canadá, concentran casi el 50% de la oferta exportable y la tendencia se ha mantenido por las mezclas.

“Es muy difícil que los compradores internacionales cambien a sus proveedores, pero sí hay oportunidades de crecer en el mercado asiático”, precisó Brichaux.

China representa oportunidad para nichos de mercados para cafés especiales, diferenciados y gourmet, que se comercializan por microlotes y que se pagan mejor que en la Bolsa de Nueva York, según productores y exportadores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Menos divisas, más volumen

El reporte de Anacafé del 1 de octubre del 2018 al 15 de agosto último (año cafetero), señala que existe variaciones por el ingreso de ingreso de divisas y los despachos que se han incrementado y todo apunta que habrá un déficit de dólares.

Las cifras indican que hasta el 15 de agosto el ingreso de divisas por la comercialización es de US$595.2 millones y se han exportado cuatro millones 135 mil quintales.

Eso significa una caída en divisas de US$25.3 millones con relación a la cosecha 2017-18 y un incremento de 131 mil quintales en esa cosecha.

Al compararla con la cosecha 2016-2017, la disminución es de US$54.7 millones, pero con crecimiento de 392 mil quintales de café oro.

Este comportamiento estaría explicado por el factor precios y según De León, es el tercer año consecutivo que se mantendría con esa caída y que estaría provocando problemas económicos-sociales, como la migración en el campo tanto interna como hacia otros países.

El precio promedio del quintal (US$105) está por debajo de los costos de producción.

Consumo interno

De León, explicó que el consumo interno de café esta con un crecimiento óptimo y se calcula que hay entre 250 mil unos 300 mil quintales se quedan para atender la demanda.

“El consumidor está apreciando el grano local y se está incrementando el consumo interno”, dijo el representante de Fedecocagua.

La tendencia es por el por el incremento de las tiendas de café (coffee shop) en Guatemala, que en los últimos cinco años crecen a dos dígitos y diversificándose que aumentan el consumo nacional.

El gigante asiático es una esperanza para los productores guatemaltecos ante el aumento del consumo, como lo demostró Japón, Corea del Sur y Taiwán. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Mercado internacional

En cuanto a la cotización internacional, De León y Brichaux, pronosticaron que se espera una estabilidad y que ya se “tocó fondo” en la caída de precios, pero se reconoce la calidad del café nacional.

En general, el promedio de precio se moverá en el rango de US$90 hasta US$120, según las estimaciones.

Le puede interesar: Este es el aumento que propone el sector trabajador para el salario mínimo en 2020

De León dijo que cuando regresen “los buenos precios”, se espera mantener y atender los mercados e instó a los productores a no descuidar sus plantaciones.

Según análisis de mercado que sugieren una estabilidad de precios, Brasil tiene una sobreproducción al igual que Vietnam; existencias de producto en los puertos de destinos, así como inventarios en los países productores.

Contenido relacionado

> Alerta de recesión: “El consumidor ya no puede comprar a la misma velocidad de antes”

> Jimmy Morales pide agilizar fondos para productores de café; banco dice que actúa en ley

> Así cerró el comercio exterior en Guatemala un convulso primer semestre