Cómo el agro guatemalteco se las ingenió en 2020 para crecer con fondos propios (y poco crédito)

El sector agropecuario tiene mejores expectativas de crecimiento para el 2021 (entre 2.5% y 3%), pero se requiere apoyo y liquidez para las empresas, según la Cámara del Agro y Cabi.

Publicado el
Productos agrícolas  han aumentado la demanda durante la pandemia lo que afecta también los precios. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Productos agrícolas han aumentado la demanda durante la pandemia lo que afecta también los precios. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Aún así, el sector   está logrando ese dinamismo con recursos propios porque no ha recibido mucho crédito, el cual cayó en el 2020 para esta área en 1%.

Paulo de León, director de Central American Business Intelligence (Cabi), cataloga ese crecimiento del sector   como “más sano y saludable”, porque se reflejó   en medio de la pandemia y con bajo acceso a créditos.

De León señaló que el sector agrícola solo representa un 4.5% de la cartera bancaria, para lo cual citó datos de la Superintendencia de Bancos (SIB) a noviembre del 2020. Explicó que ese grupo está subexpuesto, ya que ese dato   se considera muy bajo, tomando en cuenta que representa el 14% del PIB, por lo que “debería tener más posibilidades de acceso a cartera”.

El ejecutivo considera que la caída de la economía no se percibió en el agro porque este sector   siguió manteniendo un ritmo de crecimiento en volumen de 2.5 a 3% durante varios meses del año pasado. En el tercer trimestre, el producto interno bruto (PIB) del país cayó 1.81%, pero la agricultura creció 2.82%, recordó.

Nils Leporowski, presidente de la Cámara del Agro (Camagro), dijo que la agricultura, por ser un producto vital, no se detuvo durante la pandemia y siguió abasteciendo al mercado. Añadió que contar con protocolos les ayudó, pero el sector enfrenta tres problemas puntuales: la situación de flujo de caja, con un bajo acceso al crédito; baja en ventas, principalmente por cierre del   turismo; y   distribución.

Al referirse al crédito, Leporowski coincidió con Cabi en que es importante desarrollar y atender oportunidades para la inversión y financiamiento a ese rubro. A diciembre del 2020 se habían otorgado Q205 mil 482 millones en créditos bancarios al sector privado, de esos Q9 mil 318.9 millones fueron para el agro.

Agilizar devolución

Otra solución para recuperarse es que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) cumpla de forma pronta y efectiva con la devolución del crédito fiscal a los exportadores, el cual, según el directivo de Camagro, llega a Q4 mil 500 millones.

Leporowski, quien también preside el   Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), dijo que para apoyar al sector es necesario fortalecer el mercado interno, y para eso se requiere garantizar suministros del agro y fortalecer áreas como restaurantes y al turismo. En estos últimos dos casos, indicó que las restricciones por la pandemia han causado que caiga la demanda.

La campaña de vacunación es otro factor importante, así como la agenda de seguridad, reconstruir y recuperar las carreteras. En ese aspecto considera necesario que el Congreso apruebe de urgencia   el contrato de la autopista Escuintla-Puerto Quetzal, y que los alcaldes sean respetuosos de la ley y eviten tomar decisiones arbitrarias como cobros que afectan los costos.

Caída y repunte

Entre marzo y mayo del año pasado hubo un colapso en los precios de los commodities (materias primas), pero posteriormente empezaron a rebotar, según el seguimiento de Cabi, aspecto que mejoró el comportamiento de las exportaciones desde Guatemala. Por ejemplo, el azúcar, el banano, el café y el cardamomo, así como el hule, tienen mejores precios. El único producto que reportó a enero una leve baja fue el aceite de palma africana, se informó.

Para De León, también se deben tomar en cuenta los desafíos o riesgos, ya que algunos productos agrícolas saldrían afectados si se vuelve a cerrar la economía. Otro aspecto es el patrón de consumo en Estados Unidos, pues con el primer estímulo fiscal las personas decidieron ahorrar el 30% y gastar el 70%, pero una encuesta referente al segundo estímulo anunciado por el Gobierno cambiaría la tendencia del comportamiento porque el 60% indica que lo ahorraría y solo el 40% lo gastaría. Esa situación podría afectar la demanda de exportaciones.

Mejora en precios

Ricardo Rodríguez, analista de Cabi, explicó que el cardamomo tiene un desempeño sorprendente, de más de 40% interanual, y se proyecta que continúe así para el 2021. De forma más moderada pero también con crecimientos están las legumbres, hortalizas y frutas, con desempeño positivo.

  • El precio del azúcar está en US$16, un precio que ayudará a mejorar el ingreso de divisas por exportación.
  • En el café el precio ha mejorado 20 o 25%, pero se está estabilizando y su comportamiento también depende de países grandes como Brasil. En cuanto al hule, está en US$160, se indicó.
  • Santiago Molina, presidente de Grepalma, informó que los precios del aceite crudo de palma han sido   bajos durante dos años, aunque subieron a finales del 2019. En el 2020, el producto reflejó su punto más bajo, debido a la pandemia, entre a marzo y abril, pero luego hubo una recuperación del 90% en el año.
  • El hule tuvo una caída de ventas entre abril y agosto, pero de septiembre a noviembre se recuperó y creció 22%.
  • Charles Bland, presidente de la Gremial de Huleros de Guatemala, explicó que mejoró la demanda de autos y llantas.
  • El sector de banano espera un crecimiento de 3%, con un optimismo moderado, según Apib.