Cómo Iota interrumpió el comercio centroamericano marítimo y terrestre

Los efectos de las tormentas Eta e Iota han provocado problemas en la cadena logística en Centroamérica, sobre todo en el corredor del Atlántico y norte de la región en la red vial y de puertos.

La red vial del norte de Centroamérica que comunica a los puertos y puntos aduaneros presenta daños por el exceso de lluvias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La red vial del norte de Centroamérica que comunica a los puertos y puntos aduaneros presenta daños por el exceso de lluvias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El impacto por el exceso de lluvias es desde Guatemala hasta Panamá, provocando problemas a la red vial que conecta los puertos del Atlántico.

Por otro lado, el comercio intrarregional entre Guatemala y Honduras está interrumpido desde hace 72 horas por daños a las carreteras, confirmaron las autoridades aduaneras quienes buscan alternativas para el restablecimiento de las operaciones.

Esta situación de alerta ha provocado el atraso en las exportaciones e importaciones, así como el abastecimiento en los centros de consumo y distribución.

Honduras aislado

Melvin Redondo, secretario de la Secretaria de Integración Económica Centroamericana (Sieca), informó que los sistemas aduaneros de Honduras, Guatemala y El Salvador quedaron inhabilitados por fallas y derrumbes provocados por la tormenta Iota desde el pasado martes.

La intendencia de Adunas de la SAT, informó que no están operando el Punto Fronterizo Integrado El Corinto en Izabal, El Florido en Camotán y Aguas Calientes en Esquipulas Chiquimula.

Redondo explicó que la aduana El Poy entre Honduras y El Salvador también dejó de funcionar.

Los directores de aduanas de los países acordaron adoptar medidas temporales para agilizar el pasó de mercancías en otros puntos fronterizos.

No hay cargas

Héctor Fajardo, directivo de la Cámara de Transportistas Centroamericanos (Catransca), confirmó que en cada uno de los países hay daños severos a la infraestructura vial, y se reporta que los medios de transporte no han podido llegar a sus destinos tanto en lo terrestre como en los diferentes puertos (importación y exportación).

En el caso de Guatemala, no hay conexión con Honduras, Izabal, Petén y Belice vía terrestre por los problemas que generó la lluvia en tramo provisional en el kilómetro 154 ruta al Atlántico.

En Honduras hay puentes y vías dañados que comunican a Puerto Cortés, así como Puerto Cabezas en Nicaragua. Además, en la aduana entre Costa Rica y Panamá hay interrupción del paso de vehículos pesados.

“Hay varias rutas en las cuales no hay tránsito internacional, se están evaluando los daños en la red vial por la tormenta y no hay despachos de mercancías”, aseguró Fajardo.

Con El Salvador no están ingresando ni saliendo mercancías por los puertos Cortés y Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla (Empornac), que es la salida por el Atlántico.

En el corredor sur, los problemas por las lluvias son mínimos y es transitable, desde Guatemala hasta Panamá, reiteró Fajardo.

El reporte de actualización del Comité Consultivo de la Integración Económica (ICCI), confirmó que se restablecieron las operaciones portuarias en Puerto Cortés, pero que persisten problemas de tránsito.

Fajardo expuso que el circuito Empornac-Puerto Cortés, no están funcionando por daños ocasionados en el puente conocido como “Tegusigalpita”.

Jorge Gómez, presidente de la Gremial de Logística -adscritos a la Cámara de Industria de Guatemala-, informó que están realizando el recuento del impacto en las cadenas marítimas y terrestres.

En el caso de la cadena aérea, las operaciones nunca se suspendieron y las condiciones del clima favorecieron. “Estamos en la temporada alta en la carga aérea por fin de año”, subrayó. El impacto también es para el transporte de pasajeros a varios destinos del nororiente del país.

Estimación preliminar

Fajardo dijo que para el sector transporte las pérdidas hacienden a unos Q20 millones.

Sin embargo, el monto puede ser mucho mayor, ya que está impactando al transporte marítimo y a los usuarios de importación y exportación.

Recordó que, por la temporada de fin de año, hay una alta demanda de movimiento de mercancías a los centros de consumo, sobre todo de alimentos.