Consejo Monetario: Políticas centroamericanas deben mermar efecto de la migración

Centroamérica busca blindaje ante posibles impactos externos y locales en la economía global que se reflejen en la región, mientras los presidentes de los bancos centrales instan a una integración para hacer frente a esos shocks.

Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica; Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central de Honduras; Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala; Óscar Cabrera Melgar, presidente del Banco Central de Reserva de El Salvador; Héctor Valdez Albizu, gobernador del Banco Central de la República Dominicana, y Domingo González, secretario del Consejo Monetario Centroamericano. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica; Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central de Honduras; Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala; Óscar Cabrera Melgar, presidente del Banco Central de Reserva de El Salvador; Héctor Valdez Albizu, gobernador del Banco Central de la República Dominicana, y Domingo González, secretario del Consejo Monetario Centroamericano. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Presidentes de los bancos centrales del Centroamérica y República Dominicana se reunieron en Antigua Guatemala para discutir retos en materia comercial, fiscal y laboral y destacan los retos que tendrá la economía para este año en medio de un contexto de incertidumbre global.

Las economías de Centroamérica encaran riesgos para este año que no son ajenos a los presidentes de los bancos centrales, por lo que instaron a una mayor integración regional para enfrentar esos desafíos.

Durante la 285 reunión del Consejo Monetario Centroamericano (CMCA), que se llevó a cabo en Antigua Guatemala, se acordó la necesidad de dimensionar un nuevo plan estratégico para la región, con el objetivo de definir objetivos y proyectos regionales, dijo Óscar Cabrera Melgar, presidente del Banco Central de Reserva de El Salvador y del CMCA.

“La región centroamericana se ubica en un entorno económico con unas perspectivas a la baja a nivel del crecimiento mundial y explicado por los elementos de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, y otros elementos”, dijo Cabrera Melgar.

Para enfrentar esos desafíos, explicó que se repasará la evaluación de cada país, en los ámbitos del crecimiento económico, las finanzas públicas, la estabilidad del sistema financiero, entre otros.

Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat), dijo que para analizar esos aspectos se llevará a cabo una “encerrona”, el próximo 13 y 14 de junio en El Salvador, en una reunión especial para deliberar los retos que se deben superar.

Efecto migración

Al preguntarles sobre el papel de la política monetaria para promover el crecimiento económico y contribuir a frenar las migraciones, sobre todo en los países del Triángulo Norte, Recinos dijo que quedó claro que las políticas económicas pueden atenuar las fluctuaciones que enfrenta una economía, pero no se puede impulsar un crecimiento de manera permanente. “Corresponden a otro tipo de políticas comercial, fiscal y laboral, las que deben   propiciar ese mayor crecimiento, que es necesario aumentar”, dijo.

Lea también: Coyotes liberaron al piloto del camión que protagonizó percance que dejó 24 guatemaltecos muertos

En promedio el crecimiento económico de la región es de 3.6%, lo cual es insuficiente, pero el reto es cómo poder saltar al 5% o más para cerrar las brechas sociales, puntualizó. Indicó que se requieren cambios estructurales que aumenten la productividad del trabajo, la del capital, y en ese sentido hace falta que recorrer.

Añadió que las políticas económicas de los bancos centrales se ven limitadas y corresponden a otros lineamientos, para evitar la migración a otras latitudes.

Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central de Honduras, dijo que los gobiernos de la región tienen claro que es lo que se debe hacer y a través de cada institución. En el caso de los bancos centrales, se debe contribuir para que, en cada país, exista la estabilidad económica para que genere confianza.

Recordó que existe autonomía en los bancos centrales, pero se debe trabajar en armonía con otras instituciones como los ministerios de Hacienda o Finanzas, para crear una política monetaria y fiscal acertada y crear las condiciones macroeconómicas para que en cada país se genere confianza.

Cerrato precisó que una vez se genere confianza y estabilidad macroeconómica, el sector privado organizado de la región está llamado a realizar esa inversión que por años ha hecho.

Agregó que, en la región, de cada cien empleos generados, 80% son por la iniciativa privada y el 20%, por el sector público y no se puede esperar que las instituciones de Gobierno puedan generar todos esos trabajos.

Confirmó que Centroamérica y República Dominicana representan la sexta economía de Latinoamérica, después de Chile, sin embargo, la economía del Triángulo Norte representa la octava economía, por sobre Ecuador. Esos niveles y dinamismo de comercio entre los países de la región, afirmó, tienen que llevar a un punto de agenda armonizar las políticas.

Cabrera Melgar dijo que un aspecto positivo es que la Reserva Federal de los Estados Unidos ya no continuará en el ascenso de las tasas de interés y eso facilitará a la región por el costo del fondeo y es un punto a favor a la región.

El presidente del Banco Central de Nicaragua, Leonardo Reyes, se excusó de participar en la conferencia de prensa.

Lea también: Qué es la muerte financiera, la amenaza que puede hundir a empresas y personas

Recinos agregó que esperan que en el diálogo anunciado entre las partes se busquen consensos y que a corto plazo se puedan resolver las diferencias, de manera que la economía nicaragüense retome la senda del crecimiento.

Riesgos latentes

En la próxima reunión del CMCA, en El Salvador, se abordará el proceso de integración monetaria y financiera, esto ante los escenarios que plantea el Fondo Monetario Internacional (FMI) en los entornos mundial, latinoamericano y regional.

“Vamos a revisar paso a paso cuáles son las fortalezas y debilidades de cada una de las economías de Centroamérica y se está trabajando para generar certidumbre y la mayoría está trabajando en este rumbo, el FMI está reconociendo como las coordinaciones se han dado”, afirmó dijo Óscar Cabrera Melgar, presidente del Banco Central de Reserva. Dijo que el crecimiento del 3.6% —que es el promedio de la región—, no es fortuito, ya que el sector privado organizado también hace su tarea y como bancos centrales hay que sentar las bases para la estabilidad económica.

En lo global, se puntualizó que “ojalá Estados Unidos y China lleguen a un acuerdo que se vencerá a finales de marzo en materia comercial, para que la economía mundial no sienta un efecto de esta naturaleza, pues todavía se observa como un riesgo latente”, añadió Sergio Recinos, presidente del Banguat, sin dejar de lado el riesgo del precio petróleo, ya que la región es netamente importadora.

Contenido relacionado

> FMI recomienda más inversión en desarrollo social y reforma fiscal

> Guatemaltecos pagaron Q20 mil millones por compra de derivados del petróleo

> Misión del FMI evaluará a Guatemala en marzo

0