Coronavirus: Cae el consumo de gasolinas, diésel, gas y otros combustibles

El consumo de combustible bajó 11.36% en los primeros cinco meses del 2020, respecto del mismo período del año pasado, pero las caídas más notorias fueron en abril y mayo.

Publicado el
Uno de los combustibles en los que bajó la demanda es en el gas, aunque en los hogares se cocina más, están  trabajando menos restaurantes. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Uno de los combustibles en los que bajó la demanda es en el gas, aunque en los hogares se cocina más, están trabajando menos restaurantes. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Este año se han consumido en eses plazo 15 millones 489 mil 750 barriles de diferentes combustibles (unos 650.5 millones de galones), el dato representa 1 millón 985 mil 244 barriles menos que en (alrededor de 83.3 millones de galones) comparado con el mismo plazo del 2019.

En este dato se incluye gasolinas, diésel, búnker, gas, combustibles de aviación y otros, según las estadísticas que genera el Ministerio de Energía y Minas (MEM).

El confinamiento y medidas de restricción para actividades estudiantiles presenciales y actividades laborales para evitar la propagación del coronavirus fueron establecidas por el gobierno a mediados de marzo.

Ya en ese mes se notó la caída en el consumo de un -13.7%, mientras que en abril y mayo, con meses completos de restricciones la caída con -29% y -28% respectivamente.

Por tipo de combustibles, el consumo de gasolina superior cayó 14.8%, y la regular 10.31%, un promedio de 12.2% que representó una baja de alrededor de 31.3 millones de galones.

Al compararlo por mes se nota una diferencia según el tipo de gasolina. Mientras que para la superior bajó el consumo en 34.5% y 33.3% en abril y mayo respectivamente, en la regular las caídas fueron de 30.2% y 28.2%.

El diésel bajó 9.95%; el gas, 6.75% y el búnker 31.62% en los cinco meses.

Impacto en los sectores

Consultados al respecto Enrique Meléndez, director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina (Ageg) refiere que las ventas en las gasolineras han bajado alrededor del 30% cada mes, aunque en ese período se han notado cambios de comportamiento dependiendo de las restricciones que se hayan establecido, que ha incluido toque de queda por la noche o los fines de semana, restricción de circular según el número de placa, así como la prohibición de movilidad interdepartamental impuesta por varias semanas y que hace poco tiempo se flexibilizó en algunos departamentos.

En el comportamiento de caída en las ventas también influye si la estación de servicio se encuentra en la carretera, debido a que estaba prohibida la locomoción interdepartamental o depende de cómo esté estructurada su cartera de clientes. Hay gasolineras que cuyos mayores clientes son buses de transporte público o flotillas de empresas con las que trabajan a crédito, por lo que a estos la bajas en las ventas han llegado a significar entre 50% y 60%, añadió el directivo.

Fausto Velásquez, Gerente de Ventas de Uno Guatemala, dijo que la industria se ha contraído alrededor del 30% tanto en abril como en mayo, y junio y julio pudo haber caído más por las medidas de restricción de circulación de placas pares o impares. Aunque se debe observar el comportamiento que tenga si van reanudando actividades económicas, estima que siga cayendo entre 30% y 40% en meses próximos.

Meléndez, comentó que para este año tenían previsto crecer alrededor de 6%, mientras Velásquez indicó que el sector importador estimaba crecer alrededor de 2.5% al relacionarlo con el producto interno bruto (PIB), sin embargo, ambos mencionaron las drásticas caídas en los meses de confinamiento y creen que, aunque en el resto del año se empiecen a reabrir actividades y quitar ciertas restricciones de locomoción ya no se recuperarán en el 2020.

Las importaciones totales de combustibles cayeron 11.57%, aunque es un comportamiento similar a la baja del consumo el dato, dependiendo del tipo de combustible varió entre 11% a 16.7%.

Quienes consumen

El viceministro de Energía y Minas, encargado del área de hidrocarburos, Mario Alfonso Pérez, explicó que la baja en las importaciones se deriva de la disminución en el consumo interno de productos petroleros. Expuso que las gasolinas se usan más en el sector de transporte vehicular y desde que se inició de la pandemia se ha reducido sensiblemente el tránsito de vehículos. Aparte de actividades laborales y otras actividades influye también que muchos establecimientos privados mantienen suspendidas las clases presenciales y alrededor del 60% de alumnos eran llevados por los padres de familia, además del cierre de universidades.

El diésel se usa entre en el sector industrial, para generación de vapor o máquinas industriales, pero muchas empresas cerraron operaciones o están operando parcialmente, sin embargo en donde más se ha notado la baja del consumo de ese combustible es por la suspensión del transporte público.

Mientras que el fuel oil se usa mucho en el sector industrial para generación de en energía eléctrica en plantas propias o para procesos de transformación de energía.

El comportamiento en demanda e importación de gas

En el caso del gas (GLP), aunque aumentó la importación, la demanda ha caído explicó el viceministro.

Aunque el consumo de gas ha aumentado en hogares porque que las familias pasan más tiempo en casa y cocinan más, dicho crecimiento no compensa la caída por la menor demanda en el sector comercial como en los restaurantes y hoteles, actividades que mantienen restricciones. En el sector industrial también ha caído, pero el uso no es tan alto dentro de la estructura de consumidores. En este sector se usa cuando se necesita procesos limpios y para estabilizar temperaturas en el proceso productivo.

La importación ha sido más alta derivado de la capacidad de almacenamiento de una de las empresas  y que trae embarque para llenar sus tanques de almacenamiento, explicó el funcionario. Mientras que en el caso de otra empresa las importaciones llegan a Honduras y de ahí traslada a Guatemala lo requerido según la demanda en el país, agregó.

“Las bajas han sido evidentes, en la medida que se abra la economía del país marcará algunos incrementos, pero no serán muy significativos, va a llevar un tiempo lograr llevar la demanda a los niveles previos del inicio de la pandemia del coronavirus”, comentó el viceministro.