Coronavirus: Las mascarillas deportivas oficiales de poderosos equipos que se producen en Guatemala

La exportación de vestuario y textiles registra una drástica caída, pero el sector ha logrado rescatar ventas con la fabricación de mascarillas y prendas médicas.

Expertos aconsejan al comprar mascarillas consultar si cuentan con registro sanitario que garanticen su uso. (Foto, Prensa Libre:).
Expertos aconsejan al comprar mascarillas consultar si cuentan con registro sanitario que garanticen su uso. (Foto, Prensa Libre:).

Encontraron un nicho para la venta en el extranjero de mascarillas con logotipos de equipos deportivos de Estados Unidos, incluyendo de ligas profesionales.

La caída en exportaciones es del 17.8% para el período de enero al 15 de junio del 2020 respecto del mismo plazo del 2019, según datos de la Comisión de Vestuario y Textiles (Vestex).

En el 2020 se han exportado prendas por US$680.4 millones, US$147.6 millones menos que en el mismo período del 2019, explicó el presidente de Vestex, Alejandro Ceballos.

En número de prendas el impacto se percibe menos, ya que se registra en -3.3% al comparar el número de docenas enviadas de prendas enviadas.

Ceballos indicó que ese comportamiento es derivado de que al no tener mayor demanda de prendas de vestir las fábricas en Guatemala se están dedicando a confeccionar mascarillas, principalmente para envío a Estados Unidos, pero que estas tienen un menor valor que un aprenda de vestir.

La mascarilla puede tener valor de US$0.65 por unidad, y una prenda como blusa o pantalón puede costar entre US$5 a US$12.

Ante la demanda de mascarillas, estas son varias de las opciones que ofrece Guatemala. (Foto, Prensa Libre: Vestex).

Las fábricas de Guatemala confeccionan uniformes para los jugadores de equipos profesionales y colegiales, además de souvenirs para sus seguidores. Ahora están trabajando Guatemala son mascarillas con los logotipos de dichos equipos como los Medias Rojas en el béisbol o los Osos de Chicago en fútbol americano (con el logotipo GSH).

Además, tanto Estados Unidos como Corea le han solicitado a Guatemala que produzca mascarillas y ciertas prendas, por lo que están trabajando en la confección de mascarillas de varios tipos de material incluyendo las KN95.

Hasta marzo del 2020 las ventas del sector estaban estables, según Vestex, pero a partir de marzo en que se empezaron las restricciones para evitar la propagación del coronavirus se reportan bajas.

El mercado de Estados Unidos sigue cerrado, aunque algunas actividades ya se reanudaron, y el sector de vestuario y textiles ya perdió la oportunidad de venta de los meses de abril a junio, además que se perderá los de los meses de verano, agregó.

También se han confeccionado mascarillas con logotipos de fútbol americano. (Foto, Prensa Libre: Vestex).

El sector estima que se puedan reactivar ventas para el cuarto trimestre para el 2020 por las prendas para la época navideña, de fin de año e inicio del próximo, pero van a experimentar una nueva caída en el primer semestre del 2021 ya que las empresas aprovecharán para distribuidor la ropa de verano y primavera que ya habían comprado en los primeros meses del presente año.

Se volvería a ver recuperación en el segundo semestre del 2021, según las previsiones, comentó Ceballos.

Casi el 100% de vestuario confeccionado en Guatemala se destina a Estados Unidos.

Además, mucha de la tela o textiles se dirige al mercado centroamericano, para plantas de confección principalmente instaladas en países como Honduras y El Salvador.

Según Ceballos la mano de obra es más cara en Guatemala por lo que varios inversionistas han decidido instalar sus fábricas en esos países. “Guatemala les vende a ellos la tela pero Honduras y El Salvador cerraron completamente su producción por varios meses por lo que se perdió esa oportunidad de venta”, explicó.

De los 58 mil puestos de trabajo que genera en el país en fábricas de confección y textiles (maquilas) solo se está operando con 10 mil, ya que la para la producción de mascarillas se requiere menos personal, indicó Ceballos al explicar que mientras que para una prenda de vestir se requieren dos y medio puestos de trabajo para mascarillas solo es necesario uno.

Ahora la estrategia también incluye apuntar a más ventas hacia Estados Unidos y otros países que puedan cambiar su estrategia de abastecimiento y buscará países más cercanos y podrían darle más cuota al área del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y República Dominicana (Cafta), la cual en la actualidad tiene 6%, explicó Ceballos. China representa el 46% de las compras de Estados Unidos al sector, y si le quitan el 6% podrían trasladar esa demanda al área Cafta y duplicaría las ventas actuales, comentó.