Crece movilidad hacia comercios y lugares recreativos y puede empezar a impactar la economía

En el país se registra una recuperación marcada en los niveles de movilidad en el primer mes de flexibilización de restricciones y reapertura de algunas actividades, explicó Ricardo Rodríguez, economista del Cabi

Unos 20 mil vehículos transitaron el fin de semana anterior por la autopista Palín-Escuintla, según la empresa operadora fue un flujo similar al que había antes de la pandemia. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Unos 20 mil vehículos transitaron el fin de semana anterior por la autopista Palín-Escuintla, según la empresa operadora fue un flujo similar al que había antes de la pandemia. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El consultor mencionó esa recuperación se percibe en la movilidad hacia comercios y lugares recreativos, comparado al comportamiento que se registraba al inicio de pandemia del coronavirus en marzo pasado.

Hubo momentos, dentro de los últimos cinco meses, donde la movilidad hacia dichos lugares bajó a menos del 50%. El período más restrictivo fue en mayo y en julio, meses en los cuales había toque de queda por las noches y los fines de semana, además por algunas semanas también hubo restricción para tránsito de vehículos, según el número de placa, refirió el analista. Sin embargo, indicó que hubo comportamiento variable, ya que cuando se cerraba los sábados y domingos caía la movilidad, pero aumentaba los viernes o los lunes.

A partir del 27 de julio el gobierno permitió la reapertura de varios sectores incluyendo servicio de mesa en restaurantes, centros comerciales, y algunas empresas empezaron a llamar a sus trabajadores para labores presenciales, aspectos que también se reflejan en los datos ya que mientras en junio cayó 58% la movilidad, en julio tuvo una mejoría había bajado solo 44%.

En agosto se nota una mayor mejora ya que al 16 de ese mes la caída fue solo de 35% con respecto a antes de la pandemia y en dos semanas, paso a menos 28%, según los datos al 28 de ese mes analizados por Rodríguez.

Es decir, en un mes tuvo una recuperación de 16 puntos, ya que el promedio de la movilidad de la última semana de julio fue de 56% y la de agosto en 72%, explicó.

Por departamento

Por departamento también varía el comportamiento. Rodríguez hace la salvedad que para el análisis se usan datos del Google Mobility Report ya que en el país no hay estadísticas oficiales que reflejen esos datos de corto plazo.

Además, se debe tomar en cuenta que hay lugares en donde la densidad de teléfonos, en los que se basa este reporte, es menor, y que en los departamentos menos urbanos puede ser que este indicador no sea tan efectivo porque se basa en la ubicación de Google pero podría haber falencias en el ingreso de señal por la ubicación geográfica. Aún así, mencionó Rodríguez, los datos permiten tener un indicador.

Luego de hacer esa observación detalla que Totonicapán refleja el crecimiento más alto en movilidad en un mes al comparar de julio a agosto, ya que aumentó 20 puntos y Jalapa una caída de 5%, aspectos que se deberá analizar.

La movilidad se ve más restringida en zonas urbanas como el departamento de Guatemala Sacatepéquez, así como Chiquimula, Sololá y Quetzaltenango que reflejan alrededor del 60%. Mientras que departamentos con más áreas rurales como Quiché, Huehuetenango, Alta Verapaz y Retalhuleu está entre 75% y 79%.

Puede ser que en áreas como Chimaltenango, Escuintla, Santa Rosa, y Alta Verapaz no solo haya crecido el comercio sino visitas a lugares recreativos y de descanso ya que se observó más movimiento al área de Tecpán y hacia la Costa Sur.

Rodríguez mencionó que el dato en mención incluye comercios, centros comerciales y ventas al detalle, pero no supermercados porque estos han seguido teniendo alta afluencia.

¿Tiene impacto en la economía?

Esta movilidad puede trasladar la percepción de una mejora en el comercio que tendría efectos positivos en la economía si se reactiva el consumo, comentaron analistas económicos.

Rodríguez dijo que podría recuperarse, pero eso no significa que en forma inmediata y que a economía tengamos una economía pujante. La recuperación se proyecta hasta para el segundo trimestre del 2021.

A nivel mundial Google está monitoreando las áreas de recreación y comercio, supermercados, parques, estaciones de transporte, lugares de trabajo y zonas residenciales. Para lugares de trabajo sigue más comprimida que el del comercio ya que al 28 de agosto hay una movilidad promedio del país de alrededor del 61%, y a centros comerciales de 75%.

No hay una respuesta puntual respecto a traslado hacia el trabajo, pero puede estar impactada por una combinación de varios puntos, como pérdida de empleos y que muchas personas aún están laborando desde su casa porque algunas empresas han aplazado el retorno presencial, comentó el consultor de Cabi.

En tanto David Casasola, analista del Centro de Investigaciones Económicas (Cien) mencionó que pudiera suponerse que mayor movilidad tiene un impacto en la dinamización del comercio, pero se deberá analizar el monto de las transacciones que se estén generando porque en algunos casos pueden ser salidas como una distracción, pero sin adquirir nada. Aunque mencionó que solo el hecho que haya movilidad significa consumo de combustible y algún tipo de consumo que no se haría si las personas se quedaran en casa.

Recuperación de la confianza

Casasola coincidió con Jorge Benavides, investigador de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) en que será un proceso gradual porque las personas deben recuperar la confianza en salir a diversos lugares además que los ingresos de muchas familias están impactados.

El consultor del Cien agregó que sería un tema de aprendizaje o de adaptación con medidas y protocolos sanitarios en las diferentes actividades económicas que gradualmente se están abriendo como opciones de recreación, lugares para comer y comercios.

Mientras las familias “no se recuperen económicamente no van a poder salir a gastarse algo que no tiene y también se requiere estabilidad laboral. Además, conforme se vayan teniendo experiencias positivas que no desemboquen en contagios más personas se atreverán a salir más”, dijo Casasola.

Benavides explicó que han analizado tres aspectos.

Aunque hay mayor movilidad en la ciudad y otras áreas aumentaron las salidas, pero aún con trayectos cortos, es decir a lugares cercanos de la residencia o trabajo. “Van a lo que le queda más cercano porque es lo conocen” como supermercados, mercados, centros de conveniencia donde encuentren varios servicios.

Además, detectaron que se percibe más tránsito vehicular, pero este no se concentra a una hora pico sino está siendo escalonado.

Comentó también que el Transmetro ha ido habilitando varias rutas, pero solo se reporta una ocupación del 20%, según encuestas que hace la Municipalidad capitalina.

“Pareciera que el piso, por la caída de consumo y en la economía, ya experimentamos en julio y poco a poco está regresando el consumo”, dijo Benavides, aunque explicó que el consumo ocasional como la compra de un televisor, ir al cine o gastos de lujo cayó y no se ha recuperado. En el caso del consumo rutinario también había caído y calificó que eso era peligroso, pero ya percibe alguna mejora.

A su criterio el impacto en la economía de una mayor movilidad o menos restricciones podría reflejarse cuando las personas se sientan más tranquilas, aspecto que tiene que ver con la percepción y que muchos tienen un sentido esperanzador de que a fin de año vamos a estar mejor.