El 23% de pérdidas por desastres en Latinoamérica son agrícolas, Guatemala entre los países más vulnerables

Los desastres relacionados con amenazas naturales generan daños en toda América Latina y el Caribe y el sector agrícola absorbe el 23% de los impactos económicos, por lo que Centroamérica se ha comprometido a fortalecer sus acciones.

Las pérdidas agrícolas no solo han afectado a los granos básicos como el maíz sino frutas y vegetales. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Las pérdidas agrícolas no solo han afectado a los granos básicos como el maíz sino frutas y vegetales. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Centroamérica es una de las regiones más vulnerables del mundo a los efectos del clima y sufre las inclemencias de El Niño de forma recurrente, afectando en mayor medida a las familias que dependen del sector agropecuario para su subsistencia.

Especialmente vulnerable es el Corredor Seco centroamericano, donde en el 2018 una canícula prolongada dañó hasta el 70% de la primera siembra, afectando a 2.2 millones de personas, mientras que este año se han reportado pérdidas de cosecha de hasta el 50% en áreas de Guatemala y Honduras.

Sin embargo, los impactos económicos en el sector agropecuario a causa de las amenazas naturales rara vez se cuantifican o analizan en profundidad, especialmente a nivel territorial y local y por ello la FAO organizó en Guatemala un evento con el objetivo de mejorar la medición de daños y pérdidas económicas en este sector y que contó con participaron de representantes y técnicos de los países del Sistema de Integración Centroamericana (Sica).

“La recurrencia de desastres en nuestra región socavan los esfuerzos para la erradicación de la pobreza y el hambre, y comprometen el alcance de los ODS”, afirmó Adoniram Sanches, coordinador de la FAO para Mesoamérica.

En este sentido, destacó que es “indispensable” tener “mecanismos que permitan cuantificar de forma más precisa las pérdidas económicas en el sector y sus efectos en la seguridad alimentaria y nutricional de las familias más vulnerables para adoptar soluciones más eficientes”.

La FAO desarrolló una metodología para el cálculo de daños y pérdidas en el sector agrícola, la cual se articula con los marcos, herramientas y métodos existentes para la evaluación del impacto de desastres.

Índice de riesgo de cambio climático 1998-2017. Aunque Guatemala no aparece en la lista de los 10 más afectados del 2017, sí está entre los países de mayor riesgo general. (Foto, Prensa Libre: FAO/Índice de Riesgo Climático Global).

Esta metodología también permite crear estructuras para la recopilación regular de datos sobre daños y pérdidas, planificar medidas de gestión y de reducción del riesgo de desastres y apoyar las intervenciones de preparación y recuperación ante desastres.

Durante este encuentro, que contó con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, los participantes conocieron esta herramienta para una mejor comprensión de los impactos en el sector agrícola y sus implicaciones en el desarrollo de sus países.

Lea también Cómo se recuperan los cafetaleros por las 500 manzanas perdidas en la erupción

Según el Índice Germanwatch de Riesgo Climático a Largo plazo, dos países centroamericanos -Honduras y Nicaragua- se encuentran entre los 10 más afectados por amenazas naturales a nivel mundial.

Ante esta vulnerabilidad, los países del SICA han identificado la Gestión Integral de Riesgos de Desastres (GIRD) como una prioridad y han definido políticas y estrategias, como la Política Centroamericana de la Gestión Integral de Riesgos (PCGIR), y la Estrategia Agricultura Sostenible Adaptada al Clima (EASAC) para responder a los retos que vive la región.

Este esfuerzo requiere un trabajo intersectorial e interinstitucional que involucra a diversas áreas, tales como agricultura, entidades especializadas en la gestión de riesgo de desastre, estadísticas, entre otros agregó la FAO al explicar  que se propiciará la creación de un sistema de información que permitirá el monitoreo de indicadores específicos para la Reducción del Riesgo de Desastres (RRD) y su vinculación la política y estrategia mencionadas.

En Guatemala, pérdidas por Q1 mil 47 millones durante el 2018

Los embates de la naturaleza provocaron pérdidas económicas al sector agrícola por Q1 mil 47 millones en el 2018, según el recuento efectuado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) y la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan).

Se reporta que Q600 millones de pérdidas por cultivos fue por efecto de la canícula prolongada. en tanto los daños causados por la erupción del Volcán de Fuego, ocurrida el 3 de junio, por Q447 millones. Estos fueron específicamente en Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango.

Pérdidas por departamento según el reporte del Maga

El área total dañada, según la evaluación, fue de 186 mil hectáreas y 312 mil familias fueron las perjudicadas.

  • Jutiapa las pérdidas por la canícula alcanzaron Q160 millones en plantaciones de maíz y frijol y fue la región con mayores consecuencias.
  • Chiquimula, perdió Q80 millones, en cultivos de maíz, frijol y café.
  • El Progreso registró daños por Q66 millones en maíz y frijol.
  • Retalhuleu por Q64 millones en plantaciones de maíz y frijol.
  • Suchitepéquez contabilizó Q41 millones.
  • Baja Verapaz, Q35 millones.
  • Zacapa, Q34 millones.
  • Le siguen Jalapa con pérdidas de Q31 millones; Santa Rosa, Q23 millones; Escuintla, Q13 millones y Chimaltenango, Q10 millones.

Los principales productos con daños fueron maíz y frijol, pero también hubo impacto en coliflor, sandía, plátano, mandarina, limón, piña y aguacate.

Contenido relacionado

> Las pérdidas millonarias en Guatemala por 9 catástrofes en 20 años

> Pérdidas por desastres en Guatemala suman Q29 mil millones

> Inundaciones y sequías causaron 80% de las pérdidas agrícolas