El ejecutivo que construye entre el mundo del cemento y el del vino

Aprender a elaborar vino y distinguir las diferentes cepas es uno de los entretenimientos favoritos de Giacomo Bilz, gerente general de Construcciones Modernas, S.A. (Comosa), quien junto a sus padres disfruta de conocer más sobre la cultura del vino.

Giacomo Bilz tiene más de 15 años de experiencia en el desarrollo inmobiliario en Guatemala, es emprendedor e importa vinos de Alemania, Nueva Zelanda y Suiza. Además, le gusta jugar tenis y viajar. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa)
Giacomo Bilz tiene más de 15 años de experiencia en el desarrollo inmobiliario en Guatemala, es emprendedor e importa vinos de Alemania, Nueva Zelanda y Suiza. Además, le gusta jugar tenis y viajar. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa)

Giacomo Bilz, gerente general de Comosa, combina la afición vitivinícola con el competido negocio constructivo.

Hace unas semanas viajó a Miami para recibir un curso para conocer más sobre la estructura, acidez y otras características de esta bebida.

Desde hace cuatro años importa vinos de clima frío de Alemania, Nueva Zelanda y Austria, después de que, junto a su padre, de origen alemán, notó que existe un nicho de mercado, por lo que están planificando abrir un local especializado en vinos. La diferencia sería la atención personalizada a los clientes, a fin de que conozcan y reciban asesoría para seleccionar el que mejor se adapte a sus necesidades.

Este es uno de los objetivos a corto plazo del gerente, que disfruta tanto de su profesión como de un buen vino.

Mundo de concreto

 

Arquitecto de profesión y desarrollador inmobiliario por decisión, así se define a Bilz en Comosa, empresa que tiene más de 65 años de experiencia en desarrollar importantes proyectos de vivienda, edificios, bodegas y carreteras en el país.

Luego de haberse graduado de arquitecto en la Universidad Francisco Marroquín y efectuado varias pasantías en importantes empresas de esa rama, Bilz tuvo la oportunidad de incursionar en   desarrollo, con un proyecto grande en la empresa Calidad Inmobiliaria, y fue allí donde se convenció de que era esa la especialidad a la que quería dedicarse.

También cursó una maestría en la Universidad Politécnica de Madrid, España, en Dirección de Empresas Constructoras e Inmobiliarias, y tiene una maestría en Administración de Negocios por la Universidad Francisco Marroquín.

Los primeros tres años en Calidad Inmobiliaria los dedicó a ejecutar y supervisar proyectos, y durante otros cuatro años en el área de nuevos proyectos se pulió en desarrollo.

“Quedé fascinado al poder observar cómo nace un proyecto hasta que se entrega finalmente al cliente; es lo que me gusta, involucrarme de manera integral en los proyectos”, expresa el ejecutivo.

Oportunidad de oro

 

El salto profesional para Bilz llegó cuando lo nombraron gerente general de Comosa, S.A., en febrero del 2015, y asumió el reto de desarrollar nuevos proyectos, así como el manejo completo del negocio.

Como gerente general, lidera las gerencias comercial, operativa y financiera. Afirma que se involucra en todos los procesos, y al relacionarse con varios departamentos confirma que es necesario mantener el balance.

Para lograrlo organiza una reunión semanal con el equipo, para hablar de las metas, y si alguien tiene alguna dificultad para cumplirlas, proponen soluciones entre todos. Se involucra en el tema de ventas y visita los proyectos.

Al llegar a Comosa propuso que también se involucraran en el tema de desarrollo y planteó la estrategia de incursionar en otro tipo de construcciones, aparte de vivienda, que es su giro principal.

Al ampliar el segmento de vivienda volvieron a ver a zonas que estaban desatendidas, incluso otras desarrolladoras les siguieron los pasos con construcción de oficinas, industria, vivienda y apartamentos.

Giacomo Bilz asumió la gerencia general de Comosa S.A. en febrero del 2015. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa)

Rompe paradigmas

 

Bilz llegó a Comosa con una visión de cambio, y al tomar en cuenta otro tipo de desarrollos el desafío es que sean aprobados por la junta directiva de la empresa y su tarea es convencerla de que la idea es buena.

En ese sentido, confiesa que tanto los integrantes de la Junta Directiva como los inversionistas son accesibles y flexibles, que es una misión que conlleva una alta responsabilidad porque son personas con amplia experiencia en la banca y en el desarrollo inmobiliario.

“Pero el trabajo requiere romper esquemas y adelantarse a la competencia”, afirma el profesional.

Más que valor agregado

 

Para Bilz lo de “valor agregado” está sobredimensionado, ya que no se trata de diferenciarse, sino de ser los mejores en ventas.

“Ahora no es un “diferenciador”, sino un “acelerador”, es decir qué hago para acelerar la venta. Una venta rápida garantiza el éxito del proyecto”, afirma.

En ese contexto, el tema de las amenidades es clave, pero en su opinión todos están haciendo lo mismo. Recuerda que en uno de los proyectos fueron los primeros en instalar un horno de leña para preparar pizzas y luego todos los copiaron. “Entonces, estamos en una guerra de las amenidades”, señala.

Sin embargo, comenta que actualmente venden amenidades que en realidad no lo son, por lo que es necesario tener claro en qué consisten. Por lo tanto, las amenidades como tales son aceleradores de ventas, pero a la par debe ir la reducción de riesgo, los directores e inversionistas siempre buscan cuál es el plan “B” si las ventas no van bien.

“Las estrategias son diferentes en cada sector y la persona que las lidera debe poseer la visión de implementar aquellas que lo llevarán al éxito”. Giacomo Bilz, gerente general de Comosa, S.A.

Otra de las estrategias que aplica Bilz es la flexibilidad para poder hacer cambios que sean imperceptibles, porque siempre en el camino se deben tomar decisiones, pero en la medida de lo posible no deben afectar a los clientes o usuarios finales.

“En una ocasión tomamos la decisión de cambiar un diseño que ya estaba instalado en uno de los edificios, lo que implicaba costos adicionales, pero era mejor hacerlo en ese momento y no después, cuando fuera tarde”, dijo Bilz.

Otra estrategia que aplica es conocer a fondo el mercado, y para lograrlo estudia constantemente y analiza las tendencias internacionales, porque de ahí pueden surgir nuevas propuestas que se puedan adaptar en Guatemala. Lo que viene en un corto plazo son proyectos donde se pueda vivir, trabajar, comprar y comer; todo en un mismo lugar, es decir, “el fenómeno de tener todo interconectado”, resalta Bilz.

Proyectos mixtos y de fácil acceso

 

El grupo Comosa considera que los nuevos proyectos en el mediano y largo plazo estarán ubicados cerca de estaciones del Transmetro y del Metro Riel; por lo tanto, están buscando esos puntos y zonas en los que puedan construir conceptos de “vivienda eficiente” para una etapa de vida diferente.

La tendencia se encamina a espacios más reducidos y aprovechar al máximo los espacios, como se hace en Europa y Asia; por lo tanto, los espacios irán de los 150 metros para abajo, comenta Giacomo Bilz, gerente general de Comosa. También analizan el poder adquisitivo de las personas en diferentes etapas de vida, a fin de poder adaptar las cuotas a cada bolsillo.

Contenido relacionado:

 

> La multimillonaria que vendía “hot dogs” en Nueva York y ahora aconseja a ricos sobre cómo manejar su fortuna

> Laura, la estilista guatemalteca que “recorta”su tiempo de negocio para personas de bajos recursos

> Este guatemalteco emigró, aprendió de construcción y ya publicó dos libros en Amazon

0