Emilio Méndez: “Los retos nos obligan a ser más innovadores”

El empresario Emilio Méndez narra la aventura de recorrer el mundo y el país para enriquecer la expansión de la marca Saúl.

Emilio Méndez es director de Innovación de Saúl y trajo parte del cambio de colecciones, diseños de trajes y complementos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Emilio Méndez es director de Innovación de Saúl y trajo parte del cambio de colecciones, diseños de trajes y complementos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

La innovación y la adaptación de la marca, tanto de servicios como de productos, han sido parte de la estrategia de Saúl, para posicionarse y crecer en Guatemala y extenderse a Costa Rica.

La empresa fue creada en 1953 como Saúl E. Méndez, el nombre de su fundador.

En la actualidad la manejan sus hijos desde los diferentes cargos que ocupan. Emilio Méndez, el director de innovación, es uno de ellos. Además de hablar de negocios, también es crítico ante la situación que atraviesa el país y cree que debe seguir la lucha contra la corrupción. 

¿Cómo alcanzar la innovación a lo largo de 65 años?
La innovación ha sido un valor intrínseco dentro de la familia. Mi papá desde el principio tuvo muy claro que era importante hacer las cosas de una manera diferente y así fue como empezó la empresa. Fue muy natural asimilar ese valor y trasladarlo a la empresa.

El poder haber ido a Inglaterra me ayudó mucho a abrir la mente y los ojos para darme cuenta de que el mundo es mucho más grande que lo que uno puede encontrar desde Guatemala, que hay muchas maneras de hacer las cosas y no solo lo tradicional.

Hice una serie de viajes a Europa, Estados Unidos y Japón, pero también dentro de Guatemala.

¿Cómo han adaptado moda extranjera al contexto local?
Esos viajes fueron muy importantes, pero también dentro de Guatemala para conocer realmente de dónde venimos y entender cómo incorporar conceptos de afuera, luego guatemaltequisarlos para tener una fórmula propia.

Lea además: “Que el tipo de cambio varíe es normal. Los guatemaltecos podemos estar tranquilos”

¿Cuál ha sido la experiencia de la participación tanto de la marca Saúl como personalmente?
Cuando uno conoce Guatemala uno realmente la puede comprender más y amar más, entonces en ese proceso de enamoramiento nos dimos cuenta también de una serie de retos que como sociedad tenemos.

Ahí fue donde surgió la necesidad de participar en distintas iniciativas como Guateámala, el desarrollo de 4 Grados Norte, Tengo algo que dar, Visionarios de Guatemala y Fundación Crecer, y desde distintas iniciativas contribuir a que el país pueda caminar hacia adelante y sobre todo, poner en valor a Guatemala.

¿Cómo le ha ido al sector y al negocio con la situación económica?
Guatemala está pasando por retos políticos muy grandes que inevitablemente también impactan en el estado económico y en el estado emocional del mismo país. Esos retos nos obligan a ser más creativos e innovadores para poder hacerle frente a esa inestabilidad que pudiera existir.

El juego no ha sido fácil, sobre todo en los últimos dos años pero también creemos que Guatemala necesita hoy más que nunca salir adelante y ahí es importante que cada uno, en nuestro caso desde el sector privado, también contribuya a generar empleo, desarrollo y riqueza para que el país no se estanque.

¿Cuáles son las expectativas en este contexto?
Guatemala tiene una oportunidad muy grande de realmente reinventarse como Estado. Lo que hemos vivido desde el 2015 y esta lucha contra la corrupción me parece que es extremadamente necesaria, no vamos a poder construir el país que todos soñamos, sino arreglamos de fondo el tema de la corrupción.

Marca de 65 años 

Después de vender casimires de puerta en puerta, y luego de instalar un negocio, Saúl E. Méndez creó en 1953 la empresa con su nombre, junto a su esposa Rina.  Don Saúl, como le conocían, murió en un accidente de tránsito y sus cuatro hijos se hicieron cargo de la empresa.

Lea ahora: Economía registra mayor dinamismo en segundo trimestre del año

Junto a Emilio, director de Innovación, están sus hermanos: Saúl, director general; Lorena, directora de gastronomía, y Rossana, directora de moda.  

Luego de 65 años de operar y después de la evolución en la década de 1990 en los servicios, diseños de los trajes y combinaciones, en la actualidad se presenta con la marca Saúl. Se mantiene el gusto para los adultos y se integró moda para los más jóvenes.

El negocio se ha extendido, cuenta con 800 trabajadores, 200 de los cuales son de la fábrica en San Lucas, Sacatepéquez.
Poseen ocho tiendas en Guatemala y tres en Costa Rica, ofrecen casimires y trajes.

En alimentos, ahora cuentan con 32 establecimientos entre restaurantes como Saúl Bistro, tiendas de café y quioscos.

Contenido relacionado

Guatemala recibió menos inversión extranjera en primeros seis meses del 2018
Invierten Q12.5 millones en centro de añejamiento de ron
El icónico hotel de Carretera a El Salvador ahora será Hilton Guatemala City