Esperanza económica se cifra en próximo gobierno

Tasa líder de interés se mantiene en 2.75%, pero con una débil demanda de crédito que está asociada a la coyuntura política del país.

El crédito para las pequeñas y medianas empresas se mantiene en terreno negativo a pesar que existe liquidez en el sistema financiero, pero no hay demanda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El crédito para las pequeñas y medianas empresas se mantiene en terreno negativo a pesar que existe liquidez en el sistema financiero, pero no hay demanda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Aunque el margen de la política monetaria se encuentra relajado, será insuficiente para revertir la desaceleración productiva para este año, y analistas consideran que la recuperación se presentará con la llegada de un nuevo gobierno; es decir, a mediano plazo.

La Junta Monetaria (JM) decidió mantener en 2.75% la tasa líder de interés —instrumento que se emplea para control de precios—; sin embargo, no estimula la demanda de crédito por parte de los agentes económicos.

Sergio Recinos, presidente en funciones de la JM y del Banco de Guatemala (Banguat), explicó ayer que el tema de bajar la tasa líder de interés se ha discutido en ese órgano colegiado y, aunque existe espacio, el crecimiento económico no depende del costo del dinero, sino de otros factores.

En una entrevista con Prensa Libre, Hugo Beteta, director de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) en México, recomendó hacer una revisión de la política monetaria —tasas de interés— y política cambiaria para estimular la producción nacional este año.

Lea además: Contrabando impacta un 30% las ventas de la industria nacional

Sin embargo, Recinos aclaró ayer que el planteamiento no es viable y recordó que la trayectoria de la tasa líder de interés viene con una baja desde el 2013, cuando el indicador se ubicó de 5.25% a 2.75%, que fue la decisión del pasado miércoles.

“La política monetaria ha sido relajada, pero responsablemente, porque la inflación ha estado bajo control”, defendió Recinos.

Añadió que la Reserva Federal de los Estados Unidos incrementó desde el 2015 las tasas de interés y que, en el país, se mantiene en 2.75%.

Débil demanda

El presidente en funciones de la banca central reconoció que el crédito bancario no está “repuntando”, y estará atribuido a que no existe una mayor demanda de los agentes económicos.

Las cifras que presentó apuntan que los créditos para micro y pequeños empresarios registran una caída de 3.9%, mientras que el crédito para el consumo 3% y el empresarial mayor 6.5%.

“La caída no deviene del costo del dinero, sino de factores extraeconómicos. La falta de certeza jurídica, los fallos de las cortes en casos como mineras e hidroeléctricas, incertidumbre política y conflictividad social, están afectando las expectativas”, indicó el funcionario.

Añadió que en los créditos empresariales mayores, si bien se recupera el ritmo y es aceptable, este no es dinámico.

Sin capacidad

Guido Rodas, exintegrante de la JM, y Érick Coyoy, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, coincidieron en comentar que cualquier estímulo que se implemente se verá opacado por la coyuntura actual, así como el inicio de la campaña electoral del 2019.

“No hay factores que coadyuven a incentivar la producción. Una política económica debe ser integral y estar en armonía, lo cual en este momento no existe”, añadió Rodas.

Le puede interesar: El cultivo del “oro verde” apunta a un mayor crecimiento

Citó como ejemplo el actual estado de la red vial, que incrementa los costos de mantenimiento y combustible, y se pierde la competitividad.

Coyoy agregó que este gobierno no demostró capacidad para crear un plan económico ni reorientar la política económica, y ya no cuenta con tiempo para hacerlo.

“La recuperación del crecimiento de la economía nacional será con un nuevo gobierno, y estamos en la antesala del proceso electoral”, puntualizó.

No es viable

Una “devaluación responsable”, como lo han pedido algunos sectores productivos, no se puede efectuar en Guatemala, y el tipo de cambio se determina por los fundamentos de la economía, recalcó Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat.

Los fundamentos del tipo de cambio, explicó, están en la evaluación de las exportaciones, importaciones, deuda externa, deuda interna y remesas.

“En agosto se dio un punto de inflexión de una depreciación lenta y gradual, y el tipo de cambio está en Q7.55, que es el nivel de enero del 2016”, dijo el funcionario.

Contenido relacionado 

> SAT ya no podrá investigar información bancaria de contribuyentes por orden de la CC
Autoridades confirman que la economía nacional crecerá menos este año 
Inestabilidad política impacta en economía, advierte el Banguat