Estas son las características que deben reunir las empresas que quieran formar parte de la iniciativa de inversión en el norte de Centroamérica

Para que una compañía pueda adherirse a la iniciativa “Llamado a la Acción”, impulsada por el gobierno de Estados Unidos, debe estar dispuesta a invertir y a generar mucho empleo.

Publicado el
Cumbre de las Américas
La Cumbre de las Américas reúne a gobernantes, funcionarios, empresarios y sociedad civil. Este año se realiza en Los Ángeles, California, Estados Unidos. (Foto, Prensa Libre: Efe).

 

Para apoyar el desarrollo a largo plazo de los países de la región norte de Centroamérica, que es uno de los ejes de acción en el marco de la Cumbre de las Américas en Estados Unidos, se requiere la participación de muchas empresas, pero solo de aquellas que puedan ejecutar programas enfocados en seis áreas específicas, aparte de lograr objetivos de sostenibilidad y una generación importante de puestos de trabajo.

El miércoles 8 de junio, varias delegaciones guatemaltecas que participaron en este encuentro continental, así como las hondureñas y salvadoreñas, se reunieron con representantes de la Alianza por Centroamérica (Partnership for Central America, PCA) a efecto de conocer avances y nuevos proyectos, indicó Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteca Americana (Amcham).

Dentro de las características que deben cumplir las empresas para ser parte de la iniciativa en mención, es que se comprometan a inversiones de montos mínimos de alrededor de US$25 millones en cinco años.

 

Además, que los proyectos y la operación que genere la empresa, tengan un alto impacto en cuanto a generación de empleo y la sostenibilidad del mismo, además equidad de género y capacitación para que haya transferencia tecnológica y de conocimiento.

El programa inició hace nueve meses y está mejor estructurado, en especial a lo interno del gobierno de Estados Unidos, su integración y coordinación con otras agencias de cooperación porque aparte de la Usaid, participan el Departamento de Estado, el de Comercio y “es un programa que le apuesta mucho al crecimiento económico y desarrollo de empleo a través de alianzas con los sectores privado y público”, por lo que hay diversas empresas interesadas.

La vicepresidenta de ese país, Kamala Harris, participó el miércoles por segundo día consecutivo en actividades dentro de la Cumbre de Las Américas y a diferencia del martes, este día se realizaron reuniones generales con delegaciones de todos los países participantes. La mitad de tiempo lo dedicaron a hablar de Guatemala, El Salvador y Honduras, agregó Carrasco.  En otra reunión participó el presidente de EE. UU., Joe Biden.

Lea también: EE. UU. anuncia más de US$1 mil 900 millones en inversiones privadas para Centroamérica y este es el plan para Guatemala

“Son bastantes requerimientos, pero es un programa prometedor porque consta de proyectos concretos y cuantificables que se están impulsando al más alto nivel de la administración de Estados Unidos”, agregó.

Ejecutivos Jonathan Fantini CEO y Mark Lopez, de Alianza por Centroamérica (Partnership for Central America, PCA), en las orillas, junto a directivos de Amcham Guatemala Waleska Sterkel y Juan Pablo Carrasco, en la Cumbre de las Américas. (Foto, Prensa Libre: Cortesía Amcham).

Requisitos específicos

Para integrarse a la iniciativa mencionada, las empresas se deben enfocar proyectos o programas en alguna de estas seis áreas según detalles de la Alianza mencionada:

  • La promoción de una agenda de reformas, que incluye compromisos para respaldar una mayor transparencia, previsibilidad y estabilidad en un entorno propicio para los negocios al facilitar los esfuerzos de los gobiernos regionales para adoptar las mejores prácticas internacionales en materia de concesión de licencias, permisos, adquisiciones, regulación e impuestos.
  • También la inclusión digital y financiera, para ampliar el acceso a internet y la participación en la economía digital; facilitar el acceso a tecnologías financieras y capital para las pequeñas empresas, en particular las de mujeres e indígenas; y garantizar que las personas más vulnerables y con más probabilidades de migrar tengan acceso a servicios públicos básicos e instituciones financieras.
  • Seguridad alimentaria y agricultura climáticamente inteligente, que son compromisos para combatir la escasez de alimentos, aumentando la productividad agrícola y la resiliencia de los cultivos.
  • Adaptación climática y energía limpia, para apoyar la resiliencia de la región al cambio climático a través de esfuerzos de adaptación y mitigación; apoyar a las industrias afectadas por el cambio climático; y transición a energías limpias.
  • Educación y desarrollo de la fuerza laboral, a efecto de expandir los programas de capacitación laboral, de mayor acceso a la educación técnica y secundaria; y crear empleos en el sector formal mejor remunerados, especialmente para las mujeres, y en las zonas rurales.
  • Acceso a la salud pública, que es un compromiso para apoyar a los gobiernos regionales a abordar el impacto de covid-19 en sus poblaciones; construir economías de la salud sólidas y resilientes para hacer frente a los futuros desafíos sanitarios; apoyar el acceso a agua limpia y saneamiento; y garantizar el acceso inclusivo a la atención médica.

Le puede interesar: Los efectos de la crisis económica mundial ya se sienten en el país, pero lo peor llegará hasta el 2023 ¿Qué deben hacer los empresarios?

Resultados y compensación

Según PCA, lo describe en su página electrónica, se deben ofrecer resultados medibles y concretos, para lo cual se establecen métricas. Estas son relacionadas con la inversión, generación y desarrollo de empleo sostenible y de calidad, además de oportunidades de capacitación, ya que no solo se trata de tener un impacto económico, sino también social, indicó Carrasco.

Agregó que hasta el momento, se han priorizado áreas como textiles, agro, energía, logística y servicios digitales, para llevar plazas de trabajo a la formalidad con el objetivo de mejorar las condiciones laborales y el acceso al financiamiento, servicios electrónicos, educativos y de emprendimiento.

Las empresas participantes en el programa también tendrán impactos positivos, incluyendo la posibilidad de su internacionalización, con el apoyo de todas las agencias de cooperación de Estados Unidos.

Lea también: Las Fintech no son nuevas, pero en Guatemala algunas se hallan en la etapa inicial ¿cuáles opciones se pueden explorar y aprovechar?

“No es un programa de financiamiento, sino de promoción de inversión extranjera y de expansión. Y por los montos que se manejan, es para grandes empresas. Pero los objetivos son integrales y las estrategias de inversión están interconectadas porque también se trata de promover que las empresas estadounidenses, en lugar de ir a instalarse a países asiáticos, vengan al norte de Centroamérica”, explicó Carrasco.

Compañías participantes

Entre otras empresas, se han adherido al programa:

AgroAmérica: Originaria de Guatemala, es una corporación familiar de alimentos e ingredientes sostenibles que invertirá más de $100 millones en seis nuevos proyectos que generarán 1 mil empleos permanentes durante los próximos 5 años.

Grupo Pantaleón: Incluye áreas de agroindustria e inmuebles; invertirá US$9.4 millones para financiar la fase inicial de un parque industrial de 1,200 acres en la costa sur del país. Se prevé que albergue empresas de fabricación, logística y distribución, entre otras.

Millicom: Empresa de telecomunicaciones y casa matriz de Tigo, invertirá US$700 millones para ampliar y mantener sus redes de telefonía móvil y banda ancha en Guatemala, Honduras y El Salvador, en los próximos dos años.

Empresas extranjeras también anunciaron inversiones que incluyen a Guatemala como Visa, con más de US$270 millones en los próximos cinco años para ampliar la inclusión financiera y la infraestructura digital.

Yazaki North America invertirá US$10 millones en un plan piloto para instalar una fábrica de componentes automotrices en Guatemala y generar mil empleos al 2023. Y ampliará a más de US$110 millones en los próximos años, según lo divulgado por EE. UU.

En diciembre del 2021 también se habían unido al PCA, Grupo Mariposa, para apoyar el desarrollo económico, la creación de empleos, la reducción de la pobreza y el desarrollo del talento humano de la región. Se integra con las empresas CBC, Beliv, Bia y Ápex, en el sector de alimentos y bebidas. El grupo es originario de Guatemala, pero opera en Latinoamérica y Estados Unidos, aparte de ser embotellador de PepsiCo desde 1942.

PepsiCo, anunció también a finales del 2021, que espera invertir al menos US$190 millones en la región hasta el 2025. Se incluirán proyectos para la difusión de prácticas agrícolas regenerativas en siete millones de acres, convirtiéndose en Agua Neta Positiva para el 2030 al reducir el uso absoluto de agua y reponer las cuencas hidrográficas, aparte de lograr cero emisiones para 2040, con el uso de energías renovables.