Este “inesperado” factor fue el que ayudó al sector de aguacate a recuperar sus bajas ventas por la pandemia

Durante el primer año de pandemia covid-19, el impacto fue una reducción de 60%, y este año fue compensado por el consumidor.

Publicado el
Guatemala tiene un estimado de seis mil hectáreas de cultivo de aguacate Hass, (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Guatemala tiene un estimado de seis mil hectáreas de cultivo de aguacate Hass, (Foto Prensa Libre: Cortesía)

La industria de aguacate en Guatemala fue afectada por la crisis sanitaria del covid-19 y, en su peor momento, se evidenció una disminución de un 60% en las exportaciones y las ventas que correspondían al grupo de hoteles, restaurantes y catering conocido como (Horeca).

Pero ese nivel ya fue compensado por el consumidor que buscaba el fruto para implementar una alimentación más balanceada, informó Andrés R. Espinoza, presidente del Comité Organizador del VI Congreso Latinoamericano del Aguacate, que inicia hoy en La Antigua Guatemala.

Pese a la crisis, el aguacate sigue posicionado en la lista de compras de los consumidores, por lo que la demanda se ha mantenido y aumentado. Anualmente, el crecimiento es de 10% en Estados Unidos y en Europa, de 8%, lo cual equivale a un millón de toneladas al año y 800 mil toneladas, respectivamente, afirmó el empresario.

“El consumo per capita en Estados Unidos es de 3.5 kilos y en Europa de dos kilos y se valida en cuanto a la oferta y no tanto a la demanda, porque si hay más aguacate, el consumidor compra, pero si no hay disponibilidad, consume menos. O sea que es una medida bastante elástica”, explicó Espinoza.

En 2017 comenzaron las exportaciones a Europa y se enviaron al menos 13 contenedores de aguacate entre tres empresas locales y las ventas se han mantenido estables.

El aguacate Hass como fruta fresca, llega a Países Bajos, Reino Unido, España, Alemania, Francia, Canadá, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá, y en presentaciones industrializadas como guacamol y pasta de aguacate, a Estados Unidos y Corea.

Alta expectativa

El Hass Avocado Board en Estados Unidos es el consejo que administra los impuestos por importaciones de este producto y al final recaudan entre US$80 millones y US$100 millones, según el año y el 80% de ese monto, lo redistribuyen a las asociaciones de los países exportadores, con el objetivo de hacer distinción de calidad, pero sin caer en competencia desleal, porque ayuda a estandarizar el consumo, dijo el exportador.

Ese incentivo es el que busca obtener Guatemala a través de la admisibilidad del fruto en ese país del norte y poder exportar en unos cinco años, porque aún faltan procesos y establecer protocolos, entre otros factores en los que ya se está trabajando para fomentar el crecimiento de las plantaciones, que se traduce en generación de empleo y mejores precios para los productores.

El interés ha crecido tanto a nivel nacional como internacional y debido a la expectativa de las exportaciones hacia Estados Unidos, pues se podrían ampliar las áreas de cultivo entre 100 y mil hectáreas adicionales con una inversión estimada de US$10 millones en los próximos años, indicó Espinoza.

Actualmente, el aguacate genera 13 mil empleos directos y cuatro mil indirectos, lo que se podría duplicar en los próximos 5 a 10 años, al establecerse nuevas plantaciones en el país, y principalmente en áreas donde la migración de guatemaltecos es alta.

Plantaciones no secan la tierra

El exportador de aguacate aseguró que las plantaciones de ese fruto no secan la tierra y lamentó que se esté “estigmatizando” ese cultivo a raíz de un documental que fue producido en Chile y en donde donde su problema se debe a la falta de nieve en la Cordillera de Los Andes y el daño de la capa de ozono que afecta a ese país sudamericano.

Espinoza agregó que en Guatemala no existe ese problema porque los productores hacen un uso eficiente de ese recurso dado que, a través de buenas prácticas agrícolas, las hojas del árbol mantienen húmedos los suelos. Para un cultivo de aguacate son necesarios entre 3 mil y 6 mil metros cúbicos de agua, pero otro tipo de plantaciones utilizan incluso más, como los cítricos o semillas que necesitan hasta 10 mil metros cúbicos de agua.

“Guatemala cuenta con las condiciones ideales para su cultivo, dado que es uno de los países de origen de la especie persa americana Mill. Se producen las variedades Hass, Booth-8 y criollos de raza guatemalteca y raza antillana”.

Casi todo el país tiene condiciones para producir aguacate: Suelos francos y franco arenosos con buen drenaje; temperaturas de 10 a 20 grados centígrados; altitud entre 1,500 y 2,500 msnm; humedades relativas de 80% a 85%; y fotoperiodos anuales de 980 a 1,200 horas/luz.

Actualmente, Guatemala tiene un estimado de seis mil hectáreas de cultivo de aguacate Hass, entre las cuales se encuentran plantaciones nuevas y adultas de más de 25 años y hay potencial de llegar a 15 mil hectáreas en los próximos 10 años.

Esto, porque algunas empresas están desarrollando grandes proyectos, sumados a los pequeños y medianos productores, que aportan un incremento importante de hectáreas muy bien manejadas.

Las plantaciones de aguacate Hass se localizan principalmente en los departamentos de Huehuetenango, San Marcos, Quiche, Alta Verapaz, Baja Verapaz, Jalapa, Jutiapa, Santa Rosa, Guatemala, Sacatepéquez, Sololá y Quetzaltenango y se cuenta con al menos cuatro empacadoras de fruta fresca y cuatro plantas procesadoras de aguacate industrializado como pulpa o guacamol, fruta congelada y aceite.

Congreso latinoamericano

Guatemala es sede de la VI edición del Congreso Latinoamericano de Aguacate, que se lleva a cabo del 10 al 12 de noviembre en la ciudad colonial de Antigua Guatemala, evento en el que se impartirán más de 50 ponencias y conferencias magistrales.

Además, los participantes tendrán la oportunidad de experimentar visitas de campo a fincas productoras y empacadoras de aguacate, lo que les permitirá reconocer el avance de la industria en el país.