Cómo abrir su propia tienda de café en Guatemala

Existe una variedad de conceptos de los cuales puede escoger para emprender en esta oportunidad de negocio donde el punto más importante será la calidad del producto (café de altura), la barra de cafés que ofrezca y un buen servicio al cliente.

Conocer el modelo de negocio, definir quien lo atenderá, capacitación, cursos de barista así como calcular el costo de la taza son parte de los pasos a seguir. (Foto, Prensa Libre: Shutterstock).
Conocer el modelo de negocio, definir quien lo atenderá, capacitación, cursos de barista así como calcular el costo de la taza son parte de los pasos a seguir. (Foto, Prensa Libre: Shutterstock).

Existe una variedad de conceptos de los cuales puede escoger para emprender en esta oportunidad de negocio donde el punto más importante será la calidad del producto (café de altura), la barra de cafés que ofrezca y un buen servicio al cliente.


El monto de la inversión dependerá de la decoración y ambiente que desee darle al lugar y, por supuesto, de la zona donde decida instalar su negocio.

Por ejemplo, en el interior de un centro comercial o en un área de oficinas y bancos, el negocio bien puede ser una cafetería montada en un pequeño local con un diseño sencillo y poca infraestructura que venda principalmente bebidas para llevar.

En cambio, en una zona céntrica o en una avenida transitada, la cafetería sería un punto de reunión donde los clientes pueden pasar horas en el establecimiento, para lo cual se tendría que elegir una amplia superficie, buen ambiente y equipo.

Proyección de inversión

Manuel Lara, gerente comercial de ICoffee Solutions, distribuidores oficiales de la marca internacional Astoria en Guatemala, comenta que la inversión para comprar una máquina de espresso oscila entre Q28 mil y Q35 mil.

Actualmente manejan un combo que le ha funcionado muy bien a los emprendedores para instalar su coffee shop y consiste en:

  • Una máquina de espresso: Q19 mil 800.
  • Un Molino: Q5 mil 900.
  • Total: Q25 mil 700

Lara estima que el retorno de inversión se puede percibir al año y medio de funcionamiento, pero para determinar si es rentable el emprendedor debe calcular vender 20 bebidas diarias a Q15 (costo promedio) que es igual a un capuccino o moccachino.

Cuando arranca el negocio se logran cubrir los costos fijos, al año de operación ya se puede empezar a proyectar abrir un segundo local.

Para Zach Daggett, catador y asesor en la Escuela de Café de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) se debe evaluar bien cuál es el concepto y asegurarse que tiene demanda para colocar el negocio, es decir, conocer bien su mercado y con esa base definir bien el concepto.

Dependiendo si está en la capital o en la provincia, Daggett estima que el monto de inversión puede ser de Q50 mil en adelante. “Todo depende de cuánto se quiere ganar”, afirma.

Asesoría financiera

En este punto la asesoría profesional es importante, aconseja Lara.

“Son precios accesibles en el mercado. Sin embargo, nuestro propósito no es únicamente vender la máquina sino brindar asesoría y acompañamiento que necesita la persona, que entienda las instrucciones de uso y aprenda a preparar las bebidas básicas”, enfatiza el ejecutivo.

Una tendencia que ha observado Lara últimamente es que los emprendedores llegan acompañados de un socio financiero, un amigo o algunos de los padres de familia, que cancelan el equipo con tarjetas de crédito.

Agrega que en el tema de asesoría financiera existen oportunidades de financiamiento con bancos del sistema que pueden generar un préstamo a tres años, y buscar una solución a la inversión.

Icoffeesolution posee un convenio con bancos donde pueden brindar visa cuotas, y apoyar así a los emprendedores con intereses bajos.

Por dónde empezar

Daggett recomienda tomar en cuenta lo siguiente:

  • Conocer el modelo de negocio, ya sea, atendiéndolo personalmente, recibiendo cursos de barista y calcular el costo de la taza.
  • Evaluar la ubicación donde abrirá la cafetería, es lo más importante para que el giro de negocios sea rentable.
  • Buscar asesoría para la compra de equipo, suministro, imagen y personal.
  • No fijarse solo en la inversión sino en el concepto, dinámica e inversión, crear e incentivar a crear cosas diferentes, cuál es el valor agregado le darían a su proyecto.
  • Cumplir con todos los requisitos de ley y sanitarios que solicitan las leyes en Guatemala.

Capacitación

Daggett comparte que proyectan para mediados de enero del 2019 ofrecer unos talleres integrales en la Escuela de Café de la Asociación Nacional del Café (Anacafé).

Estos talleres tendrán como objetivo brindar asesoría en dos días intensivos sobre temas de compra de equipo, diseño, registros sanitarios, bazares con proveedores para adquirir suministros. “Lo más completo que se pueda”, resalta.

La idea de realizar estos talleres es como complemento a los cursos ya establecidos de baristas, preparación de bebidas, entre otros.

Desde comprar las tazas adecuadas, contratación de personal, empezar el diseño, elaborar presupuestos, costear una taza de café, asesorías con abogados, contadores para el tema de impuestos y registros sanitarios.

Tomar cursos de baristas ayudarán en la preparación del café, pero no debe olvidar el local, permisos y registros sanitarios y fiscales entre otros. (Foto, Prensa Libre: Shutterstock).

Además, de un espacio para proveedores que pueden ofrecer insumos de cocina para cafeterías.

Estudio de la competencia

Una vez que haya analizado los precios de su competencia, podrá conocer cuáles serían los precios más recomendables para sus propios productos. Así, evitará colocar precios altos o bajos respectivamente.

Preste atención a lo siguiente:

  • El costo de los diferentes productos de café y sus derivados.
  • Precio de otros productos que pudieran acompañarse del café.
  • El horario de apertura de los competidores y su proximidad conforme a su localización.
  • El número de personas o cupo máximo, que se podrían atender en este lugar.

Contratar personal calificado

Debe analizar al detalle la cantidad de personal necesario en cuanto a poner en funcionamiento su negocio. Para esto puede elaborar un organigrama.

Resulta especialmente importante definir las tareas que realizará cada uno de los colaboradores.

Una vez que conozca las funciones a desempeñar podrá comenzar con el proceso de selección de personal para los diferentes puestos.

  • Personal para la cocina
  • Baristas
  • Personal encargado de atender en las mesas a nuestros clientes.

No obstante, existe la posibilidad de no atender las mesas, como en el caso de las cafeterías que solamente atienden para llevar, o aquellas en las que son los clientes quienes acuden a recoger los diferentes pedidos solicitados en la barra de la cafetería.

Además de la máquina de espresso necesita el siguiente mobiliario: tostadora, frigorífico, barra, mesas y sillones o sillas.

A partir de este punto, tendría que ir evaluando las diferentes posibilidades, según distintos establecimientos, en búsqueda de aquellas máquinas y mobiliario que su relación calidad-precio fuera más adecuada en función de su presupuesto.