Fridas, la taquería que se transformó para llenar de arte las calles de Antigua Guatemala 

Inició como una taquería un lugar pequeño en la Antigua Guatemala, y aparte de tacos vendían fajitas, cerveza y margaritas. 

Los servicios los tuvo que alinear con la demanda de la ciudad colonial y ahora innovó con un servicio de eventos a través de ese mototaxi. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Los servicios los tuvo que alinear con la demanda de la ciudad colonial y ahora innovó con un servicio de eventos a través de ese mototaxi. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Hoy, 22 años después, el concepto del Restaurante Fridas se ha transformado a tal punto que abarca desde la comida fusión-mexicana (por ejemplo, unos huevos benedictinos con chipotle), hasta un “tuc-tuc” que llaman “Frida Tuc” que da servicios a eventos, celebraciones y bodas.
 


Los servicios los tuvo que alinear con la demanda de la ciudad colonial y ahora innovó con un servicio de eventos a través de ese mototaxi, como los clásicos que se toman para transportarse por las calles de adoquines. Decidieron extender sus servicios con menú de diferentes tipos de tacos, tostadas y barra para bebidas.
 
“A la gente le gustó muchísimo y fuimos generando un espacio de encuentro con la unión de varios aspectos como la comida, bebida, un ambiente alegre y de arte”, comenta Tatiana Palomo, encargada de desarrollo de proyectos y mercadeo de Fridas.
 
Nuevas necesidades, nueva locación
 
Con esa decisión, también se trasladaron de lugar y se instalaron a los 12 años de operar en la calle donde está el arco Santa Catalina. La estrategia con el cambio de lugar y ambientes fue acompañada de integrar al menú más comida mexicana del estado norteño de Baja California, como tostadas de pulpo, de atún o fajitas de pescado.
 
El servicio a domicilio se ofrece desde hace años, comenta Palomo. Ahora poseen “el vocho” (Volkswagen clásico), un vehículo pintado con alegorías referentes a Frida Kahlo o símbolos de tradiciones mexicanas.
El diseño fue evolucionando y ya tenían vendido el primer evento para una boda de 300 personas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

 
Las 7 decisiones cruciales
 
1. Preguntarle a los que saben 

Los creadores de Frida han sabido escuchar. Dentro del proceso de renovación, contrataron a una arquitecta, ella es Andrea Pinto, no solo para diseñar la remodelación del tuc y que fuera muy funcional, sino también con la intención de que en él entre el mayor producto posible para ofrecer el servicio.
 
Esto no se logró del todo, porque se requiere llevar otro vehículo con productos y equipo a los eventos, pero el diseño visual crea un efecto en el consumidor con la combinación de colores y complementos. El trabajo en equipo se complementa con inspiración.
 
Aparte de Palomo y Pinto, en el equipo están Victoria González, la gerente del restaurante, la publicista Sharon Cohen, así como las propietarias Lola Aycinena (guatemalteca) y Maggie Mondragon (de nacionalidad mexicana).
 
2. Creer y defender el proyecto 

El restaurante se inspira en la Casa Azul –sitio en el que nació y murió Frida Kahlo en Coyoacán, México– , y ahora con el vehículo para servicios en eventos la idea fue “conservar el alma” de esas ideas y significados, por lo que se reunieron con Gustavo Molina, propietario de la empresa con el mismo nombre, y le plantearon la idea de modificar el vehículo de esa forma.
 
Al inicio se resistía, pero el equipo fue insistente y Molina se entusiasmó con el proyecto que para ellos se volvió un reto. Son varias creativas, ya que aparte de Pinto, participó Sharon Cohen, la publicista que ha trabajado imagen del restaurante y ahora del mototaxi.
 
3. Probar, ensayar, ajustar 

El diseño fue evolucionando y ya tenían vendido el primer evento para una boda de 300 personas. Según su relato, les entregaron a tiempo, y aún con la experiencia acumulada en el restaurante, el tipo de servicio cambiaba y debieron agilizar su labor para ensayar, al menos por una vez, cómo sería la forma del servicio, aspecto que probaron en un jardín.

Hacer la diferencia respecto de otros servicios manteniendo la calidad con el nuevo modelo también es un punto importante. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

 
4. Tiene que haber algo único… lo que sea… pero único 

Hacer la diferencia respecto de otros servicios manteniendo la calidad con el nuevo modelo también es un punto importante. Dentro del menú que ofrece el restaurante hay tacos de autor que ya son recetas elaboradas para Fridas, por la chef mexicana Maura Velderrain. La chef les hizo tres recetas de tacos para empezar por el vehículo como tacos de camarón, de atún al pastor y tacos con lomito pollo con chipotle.
 
Los preparativos y decisiones para lanzar el servicio de eventos se hicieron sobre la marcha del proyecto cuando surgió la idea, pero ya cuentan con el soporte de la marca e infraestructura en Fridas. Aquí se mencionan la publicidad, negocio sólido, trabajo de red branding.
 
5. Involucrar al cliente en el ciclo de crecimiento 

Fridas ha efectuado ya por seis años trabajo de red branding, la idea es trabajar la relación con el cliente a través de las redes buscando comunicación asertiva, que el cliente o seguidor en redes sepa hacia dónde va caminando el proyecto, novedades, eventos y otros. Aparte de su página o sitio electrónico, la empresa maneja Facebook, Instagram, Twitter, Youtube y G+.
 
6. Paciencia para conocer el mercado y definir nichos 

Aunque el servicio del Fridas Tuc es para diferentes tipos de eventos, la idea actual de las ejecutivas es incursionar más en el tema de bodas.
 
“A la gente le encanta y es un buen complemento en ese tipo de actividades” comenta Palomo. Y de esta forma también van adaptando su servicio, ya que para algunas bodas lo ponen como comida principal, y otros lo piden como complemento.
 
7. Cuidar como tesoro la experiencia del cliente 

Como en todo negocio hay aspectos que se deben cuidar. Las empresarias han puesto gran atención a la experiencia que desean llevar al cliente. Para ello, debe estar claro el concepto del negocio, mantener sus valores, el manejo y el soporte de la marca, los cuales se deben ver cuáles son y apegarse a ellos, de esa forma las personas seguirán viendo la continuidad.
 
A la fecha, la forma de publicidad que más les ha funcionado para eventos privados es la recomendación “de boca en boca” y que “cuando la gente prueba la comida, vive la experiencia” y luego las llaman para coberturas de otros eventos.
 
A pesar de las transformaciones, el restaurante se animó a no perder el concepto que los ha identificado por dos décadas, con un toque creativo, y colores, sabores y figuras relacionadas con Frida.

El servicio a domicilio se ofrece desde hace años. Ahora poseen "el vocho" (Volkswagen clásico). (Foto Prensa Libre: Cortesía)

 
La remodelación y adaptación del Frida Tuc, desde la óptica de las propietarias, tiene “mucha personalidad” y su primer evento fue una boda con 300 invitados. Lo que procura es transportar esos elementos sensoriales y trasladarlos por las calles de Antigua Guatemala.
 
También cuentan con la tienda Fridas, que se maneja con un concepto de invitar a diferentes artistas guatemaltecos para que hagan reinterpretaciones de Frida Kahlo en libretas, playeras y otros artículos.
 
Y la historia apenas empieza…