Honduras pide cielos abiertos: Qué implica abrir el mercado de aerolíneas y cuál es la posición de Guatemala

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pidió este martes en Tegucigalpa aplicar la Ley de Cielos Abiertos para bajar el costo de los pasajes aéreos en Centroamérica. Sin embargo, la posición de Guatemala es muy distinta a la del gobernante hondureño.

Guatemala es parte del Acuerdo Multilateral de Cielos Abiertos, firmado con la CLAC. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Guatemala es parte del Acuerdo Multilateral de Cielos Abiertos, firmado con la CLAC. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La petición la hizo Hernández luego de reunirse con una misión del Parlamento Centroamericano (Parlacen), con la que dialogó sobre temas de interés regional, indicó la Casa Presidencial hondureña en un comunicado.

 

El gobernante dijo que resulta absurdo que en su país sale más económico volar de San Pedro Sula, norte, a Houston, Estados Unidos, que a Managua, Nicaragua.

Qué sucede en caso de Guatemala

Una de las características de la política de cielos abiertos es que se liberalizan los mercados del transporte aéreo y se minimiza la intervención gubernamental en los servicios de pasajeros y carga.

En el caso de Guatemala, el país firmó el Acuerdo Multilateral de Cielos Abiertos para los Estados Miembros de la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC), el 25 de abril del 2011.

De acuerdo con el texto, el país objetó en esa oportunidad que las autoridades de aeronáutica pueden abrir la prestación de servicios aéreos de transporte de personas, carga y combinados a discreción.

El llamado del presidente hondureño

A manera de ejemplo, citó que el costo para viajar de San Pedro Sula a Houston es de 365 dólares, mientras que desde esa misma ciudad hondureña a Managua el boleto cuesta US$820, añade la información oficial.

“Yo quiero hacerle hoy un llamado público a la autoridad de Aeronáutica Civil para que cumpla esta política de cielos abiertos para Centroamérica, sin descuidar el tema de seguridad”, enfatizó Hernández.

Añadió que los países centroamericanos, a pesar de su cercanía, se ven afectados por tarifas altas, además de vuelos con horarios que no le permiten al pasajero sacarles un mejor provecho.

En efecto, al menos en el caso de Honduras, no es extraño que un pasajero procedente de Guatemala tenga que hacer escala en San José de Costa Rica para llegar a Tegucigalpa.

Un pasajero también puede salir de San Salvador a Tegucigalpa con escala en la isla de Roatán, en el Caribe hondureño, o volar de Tegucigalpa a México con escala obligada en El Salvador.

“No podemos aprovechar las oportunidades que nos permite la condición de ser pueblos cercanos con una enorme diversidad en temas turísticos, pero también con un mercado económico creciente”, dijo Hernández.

Otro ejemplo que puso es que el boleto aéreo desde San Pedro Sula a Miami tiene un coste de 400 dólares, mientras que por ir de Tegucigalpa a la misma ciudad de EE.UU. hay que pagar US$800.

Señaló que ese no es un problema exclusivo de Honduras, sino regional.

El gobernante le comentó a los diputados del Parlacen que Honduras ofrece a Centroamérica, además de cuatro aeropuertos internacionales en el centro, norte y Caribe, otros más pequeños en el occidente, norte, oriente y sur que pueden contribuir a incrementar el turismo regional.

Además, le sugirió a la Comisión Legislativa de Turismo, del Parlamento hondureño, que trabaje junto a los parlamentarios centroamericanos y el propio Poder Ejecutivo a efecto de lograr la aplicación de la Ley de Cielos Abiertos.

Hernández también habló con la misión de diputados del Parlacen, encabezada por la hondureña Roxana Guevara, sobre una petición al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para promover los servicios aéreos desde Centroamérica hacia el Caribe.

Por otra parte, abogó por la participación de los diputados del Parlacen en los congresos o asambleas legislativas de sus país para que contribuyan a acelerar gestiones de proyectos de interés regional.

El presidente invitó a sus homólogos de Centroamérica para que le hagan un llamamiento al BCIE, “que es nuestro banco, para impulsar una serie de obras y servicios que le van a servir a la región, además de promover la instalación de servicios aéreos para la región centroamericana, porque eso nos permitirá ser más competitivos”.

Eso supone disponer de una flota de transporte hacia el Caribe, que Honduras no tiene, para las exportaciones de Centroamérica a esa región, en vez de que importen productos de otros países a un coste mayor.

Contenido relacionado:

> Así puede evitar ser estafado en compra de boletos y paquetes de viajes

> Estos serían los miles de empleos que se perderían sin acuerdo

> Encuentre boletos baratos desde US$150 a 19 destinos diferentes