Autopista Puerto Quetzal: “Lo que el Congreso hizo no tiene lógica”, dice especialista de Alianzas Público Privadas

La no aprobación del primer proyecto público privado en Guatemala, genera un clima de incertidumbre a los potenciales inversionistas y se debe empezar a trabajar en un clima de generar confianza, según experto mexicano.

La no aprobación del primer proyecto de alianza público-privada por el Congreso genera incertidumbre y falta de confianza a los inversionistas, según experto mexicano. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La no aprobación del primer proyecto de alianza público-privada por el Congreso genera incertidumbre y falta de confianza a los inversionistas, según experto mexicano. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El abogado mexicano Francisco Javier Treviño Moreno, quien se especializa en proyectos de Alianza Público Privado (APP), aseguró que estos programas económicos son muy complejos y que en el caso particular de la autopista de Escuintla-Puerto Quetzal, fue un éxito y no un fracaso al cumplirse las diferentes fases.

Explicó que, si bien se faculta al Congreso para su aprobación de las APP como lo indica la Ley de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica, es necesario hacer las diferentes correcciones.

No dudó en decir que la no aprobación del primer proyecto público privado en Guatemala, genera un clima de incertidumbre a los potenciales inversionistas y se debe empezar a trabajar en un clima de generar confianza, ahora que viene un nuevo gobierno.

Lea además: Por qué los materiales ferreteros aumentaron sus ventas en un 20% en Guatemala

Treviño Moreno participó en el grupo técnico-jurídico que elaboró el reglamento de la referida ley en Guatemala y conversó con Prensa Libre.

A su entender, ¿qué fallo en este primer proyecto de APP?

Este proyecto de la autopista fue un caso de éxito, ya que la etapa del proceso cumplió con los estándares, con las características de APP, la participación de firmas muy reconocidas y la mejor oferta fue la ganó en un proceso transparente y competitivo.

Hasta esta etapa el proyecto fue exitoso, ya que hubo alguien quien puso en riesgo sus recursos; luego viene el proceso de afinar que la oferta la transforma a un contrato de APP que es muy complejo, y son contratos que van a operar por largo tiempo.

En la aprobación, el Congreso toma una decisión que todos conocemos.

El abogado Francisco Treviño, afirmó que se deben de hacer modificaciones a la ley de APP luego de la no aprobación del contrato de la autopista de Escuintla a Puerto Quetzal. Treviño formó parte del equipo técnico-jurídico que participó en la elaboración del reglamento. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)

¿Entonces que falló?

Nada. Fue una decisión que no sé si ha sido explicada o no, que adoptó una autoridad que tiene que ejercer esa facultad y esa decisión echa por tierra un trabajo que la sociedad guatemalteca ha desarrollado durante años para poder conceptualizar, armar, promover, adjudicar un proyecto y ahí se frenó.

Habría que ver cuáles son las razones de los diputados que votaron y aquellos que no votaron y que impidieron que este proyecto continúe.

¿Por qué dice que fue exitoso, pero no hubo una aprobación?

Hay diez razones por las cuales el proyecto hay que hacerlo, pero quisiera conocer cuales son las otras diez razones, quién decidió que no se hiciera.

Ese proyecto se va a hacer, porque la sociedad y la economía lo necesita. En esa ruta se necesita un tramo de calidad y estándares altos.

La autopista de Escuintla hacia Puerto Quetzal conecta con el 56% del comercio exterior. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

¿Qué errores hubo?

No lo veo por ningún lado.

Hablaría más de cuales son las causas por las cuales este órgano decide no aprobarlo que en todo el mundo ya se aprobó, la Anadie, los bancos, el Ministerio de Comunicaciones y otras instancias, que es quien pide el proyecto.

¿Cuál es su lectura sobre este caso?

Yo no veo que el sector privado ponga en riesgo su capital, su reputación y su negocio para proveer de mejor infraestructura para el país y en México existen más de cien concesiones de carreteras, con más de 10 mil kilómetros operando en autopistas y el valor de usar un tramo seguro y eficiente las personas lo reconocen mucho.

Todas empresas generan impacto económico, el pago de impuestos, consumo y generan empleo.

¿Qué hay más allá?

En países como México, Honduras, Chile, Perú, Colombia, se están haciendo APP y no hay problemas, pero hacer estos proyectos son muy complejos.

Yo diría que en Guatemala se debe hacer una revisión, (ver) qué está sucediendo para que este proceso no esté concluyendo como se esperaba.

¿Habrá conflictos de interés de consorcios por disputarse este proyecto?

En 1980, cuando las APPs empezaron, las primeras empresas que hicieron los proyectos fueron constructoras y eso no funcionó.

Hoy en día quien hace esas obras no son constructoras, si no desarrolladores de proyectos.

La razón es que la naturaleza del negocio de la construcción es distinta a la naturaleza de las APPs.

Treviño, enfatizó que este proyecto de la autopista fue un caso de éxito, ya que la etapa del proceso cumplió con los estándares, con las características de APP, la participación de firmas muy reconocidas y la mejor oferta fue la ganó en un proceso transparente y competitivo. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)

¿Algún ejemplo?

Un constructor quiere ganar un contrato y hacer la obra, gastar lo menos posible, hacer el negocio e irse a otro y no digo que esté bien o mal, pero así es.

Pero como funciona la naturaleza de las APPs, el desarrollador se va a quedar 20 años a operar su proyecto y no le interesa hacer la construcción rápida, barata e irse. Lo que le interesa es hacer un buen proyecto para quedarse, porque si no lo hace, lo van a penalizar.

¿Cree que hay intereses de grupos en este proyecto?

No lo sé. Pero me parece y me da pena que se preparó bien un proyecto y alguien dice que no.

Eso se hubiera dicho antes que no se autorizaría desde el día uno y ahí se moría. En este momento detener ese proceso el costo es alto, en el sentido de pararlo y hacerlo.

¿Quién sale perjudicado? El consorcio va a seguir buscando otros proyectos, pero los afectados son los usuarios, los buses de transporte de pasajeros, los camiones de carga y la población que son los afectados.

¿Qué reflexiones tiene?

No es común que el Congreso de cualquier país que emite la ley y establece las reglas para hacer ciertas cosas y no parece razonable que un Congreso emita la normativa y que los resultados de la aplicación de esa normativa puedan ser detenidos por el mismo órgano que creó en una etapa de culminación del proceso, en la cual se llevaron todas las acciones que se establecieron.

Esto no tiene lógica.

Lea también: Así es el nuevo Pradera Vistares en el sur de la Ciudad de Guatemala

¿Qué se debe hacer?

En otros países, la aprobación final del Congreso no corre nunca, y la legalización de un proyecto surge antes. Entonces esa disposición no está permitiendo que se desarrolle infraestructura y se debe promover una pequeña modificación.

¿Cómo se debe recuperar la confianza de los inversionistas?

En muchos países la base es la confianza. ¿Cómo se gana? Eso es muy sencillo. Tiene que ser predecible lo que va a hacer la otra persona. Si no hay previsibilidad de lo que va a ocurrir no hay confianza y se genera lo contrario: desconfianza.

Hay que actuar con las reglas que son claras y cumplirlas.

Contenido relacionado

> BID ofrece apoyo a inversionistas para impulsar proyectos de alianzas publico privada

> Sector privado deplora decisión del Congreso por contrato de mega obra en Escuintla

> “Los inversionistas nos preguntan: ‘qué han construido con alianza público-privada’, y les respondemos: ‘Nada’”

0