Moody’s: El estado debe recaudar más e invertir para cambiar las condiciones de desarrollo en Guatemala

La firma calificadora de riesgo Moody´s decidió mantener la calificación crediticia del país en Ba1 estable, y aunque hace ver fortalezas como la estabilidad macroeconómica y el nivel de déficit fiscal también cuestiona debilidades como una administración tributaria ineficaz además que se mantienen los altos niveles de pobreza e instituciones débiles.

El desarrollo de la población, el mercado laboral y tener los ingresos para servicios básicos es vital para el país. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
El desarrollo de la población, el mercado laboral y tener los ingresos para servicios básicos es vital para el país. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

A eso añade la advertencia de que los débiles indicadores de desarrollo social y los desafíos de seguridad interna “comienzan a representar una amenaza para la estabilidad política”. Mientras que se mantiene al tanto del desarrollo del proceso electoral y la segunda vuelta de votaciones para la Presidencia de la República.

Los temas y evaluaciones son parte del informe anual de Moody´s sobre el país para el 2019 y el cual fue divulgado el 17 de julio de este año.

Respecto a los ingresos, a pesar de que por varios años los organismos internacionales han recomendado a Guatemala la necesidad de un fortalecimiento de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), la entidad advierte que una administración tributaria ineficaz sigue siendo parte de los riesgos.

Los bajos ingresos tributarios del gobierno siguen siendo un desafío clave según se agrega en el informe anual de Moody´s. Se expone que Guatemala se mantiene como uno de los países con más bajos indicadores en este aspecto, como la carga tributaria, ya que en el 2018 esos ingresos representaron el 10.6% del Producto Interno Bruto (PIB)

La decisión de mantener la calificación es importante ya que se manda un mensaje para la estabilidad del país dijo el ministro de Finanzas Víctor Martínez. Mencionó que se ha tenido la capacidad de resolver desafíos institucionales y a pesar de diferentes retos se ha tenido un desempeño económico y estabilidad macroeconómica.

El funcionario expuso que coincide con Moody´s en que uno de los retos ha sido seguir fortaleciendo la SAT. A su criterio esa entidad es una de las instituciones que más importantes retos ha tenido y que actualmente pasa por un proceso de implementación de programas y proyectos que buscan tener resultados en corto y mediano plazo. El país ha implementado diversas acciones según expuso Martínez.

Recomienda renovación continua de la SAT

La firma añade que al tener bajos ingresos se limitan los recursos disponibles para cubrir las necesidades de desarrollo social advierte la firma. Agrega que, ante esa baja, la evaluación moderada que se da en este de fortaleza económica se basa en la prudencia fiscal y en los niveles de deuda que siguen siendo una prioridad gubernamental.


A criterio de la firma un aumento en la recaudación de impuestos a corto plazo dependerá de “la renovación continua del sistema de administración tributaria”.

Si son exitosos los esfuerzos para fortalecer la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) respaldarían el perfil fiscal, agrega la calificadora.

Considera que se deben aprovechar esfuerzos como la asistencia técnica del Tesoro de los Estados Unidos y del Fondo Monetario Internacional para la administración de Puerto Quetzal, además del proyecto de facturación electrónica.

Desafíos

La calificación que emite la firma se basa en el análisis de cuatro ejes como la fortaleza económica, institucional y fiscal, así como la susceptibilidad al riesgo de eventos.

La firma calificadora explica en su informe que el perfil crediticio de Guatemala se equilibra entre la gestión fiscal y monetaria prudente y los modestos niveles de deuda en contraste con débiles instituciones y un producto interno bruto (PIB) per cápita muy bajo.

Los desafíos crediticios clave incluyen:

  • Altos niveles de pobreza
  • Instituciones relativamente débiles, aquí se incluye la administración tributaria
  • Un estado de derecho débil
  • Los bajos indicadores de desarrollo humano
  • Débil infraestructura física y social

Fortaleza institucional: Bajo

La fortaleza institucional en Guatemala fue evaluada con una calificación de Bajo (-). Se explica en el informe que los indicadores de gobernabilidad mundial de Guatemala son débiles en la mayoría de las áreas.

Con ello Guatemala está muy por debajo del promedio de otros países con calificación Ba. Sus calificaciones más bajas están en Estado de derecho, efectividad del gobierno y control de la corrupción.

Los desafíos mencionados por la firma también dificultan la competitividad aspecto que limita la fortaleza económica, se agrega en el informe.

Fortaleza económica: Moderada

Respecto a la fortaleza económica de Guatemala indica que se evalúa como “Moderada”. Sin embargo, menciona que el PIB per cápita es muy bajo de US$8 mil 436 en el 2018.

Hay aspectos que limitan el desarrollo económico en el país entre estos se detectó que el porcentaje de la población que vive por debajo de la línea de pobreza internacional (con US$1.9 por persona al día) es más alto que en otros países Centroamérica con calificaciones más bajas, como Nicaragua (B2 negativo) y El Salvador (B3 estable). Los niveles de desnutrición en Guatemala también son peores que en países con un PIB per cápita similar como Bolivia y Vietnam, se agregó.

El mercado laboral también tiene deficiencias significativas, con indicadores de calidad de empleo deficientes a pesar de una tasa de desempleo muy baja de 2% según datos para finales del 2018 y mencionan las estadísticas nacionales respecto que alrededor del 70% de los empleados trabajan en el sector informal.

En medio de esas condiciones se agrega que la inversión bruta sigue siendo baja, aspecto que limita más el desarrollo económico.

Ante la falta de más ingresos la inversión pública es baja, pero también los flujos netos de la inversión extranjera directa han disminuido constantemente. En la actualidad representan alrededor del 1% del PIB, cuya cifra es la más baja desde el 2012 cuando se registró en 2.4%. A pesar de ese comportamiento esa inversión es importante para el país.

Cambio de Gobierno: A la expectativa de la segunda vuelta

La atención política está centrada en la elección presidencial cuya segunda vuelta de votaciones para la Presidencia de la República con los candidatos Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Alejandro Giammattei, de Vamos.

Además, según Moody´s los resultados de la primera vuelta electoral muestran una probable prolongación del status quo de la fragmentación política ya que se mantiene una proliferación de pequeños grupos legislativos y ningún partido tendría mayoría (absoluta o calificada) en el Congreso.

Menciona que se han denunciado irregularidades respecto a la primera vuelta electoral que se efectuó el 16 de junio y algunos casos que están bajo investigación. La firma indica: “Más importante aún, una de las principales candidatas, la fiscal anticorrupción Thelma Aldana, fue descalificada un mes antes de la elección, lo que resultó en la división del voto anticorrupción entre un amplio campo de candidatos anticorrupción”.

Expone que el movimiento anticorrupción no parece tener un candidato en la segunda vuelta ya que tanto Giammattei como Torres han sugerido que no reinstalarán a la CICIG si son elegidos.

Las denuncias de irregularidades electorales y el aparente debilitamiento de las medidas anticorrupción abren la posibilidad de una mayor inquietud política menciona el documento.

Moody´s mantiene su atención en lucha contra la corrupción

En enero del 2019 Moody´s advirtió del impacto negativo en el crédito en Guatemala por expulsión de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). En esa ocasión no hizo una revisión a la calificación.

Ahora en el informe anual divulgado el miércoles 17 de julio explica que los acontencimientos políticos recientes “han suscitado dudas sobre el futuro nivel de compromiso en la lucha contra la corrupción, que podría afectar al marco institucional ya débil del país”.

El mandato de la Cicig finaliza el 3 de septiembre próximo luego de la decisión del presidente, Jimmy Morales de no renovarlo y haber retirado a los funcionarios de esa comisión en el país. La firma añade que los dos candidatos, que van a segunda vuelta electoral para la Presidencia de la República, han sugerido dejarán que el mandato de la Cicig expire en esa fecha.

Moody´s considera a la Cicig como un factor importante para fortalecer las instituciones y mejorar el estado de derecho en el país la fortaleza institucional es la puntuación más débil en la evaluación a Guatemala. “El retiro de la CICIG representa un revés significativo para el país” añadió.

Condicionantes para mejora de calificación

La firma no ve en el futuro cercano un cambio de calificación. Sin embargo, hace ver que si el país busca una más alta calificación requeriría diversas acciones como:

  • Mejora en las condiciones económicas que permitan un mayor crecimiento del PIB en forma sostenida.
  • Y, una mejora en el marco institucional del país, así como en sus indicadores de gobernabilidad.

Al contrario, podría disminuir si se experimenta:

  • Erosión de una gestión fiscal prudente
  • Un desempeño económico peor al esperado, que podría conllevar índices de deuda altos.

Recaudación Fiscal: Se hacen esfuerzos pero aún falta

La calificadora reconoce que en los últimos años se han efectuado esfuerzos para modernizar el SAT con acciones como auditorías internas, remoción de personal propenso a la corrupción y un mejor registro de los contribuyentes, así como las aduanas. Sin embargo, mencionó que la recaudación ha disminuido desde 2015, y que la carga tributaria en el 2018 cerró en 10.6%. Ahora esperan que se logre en los períodos 2019 y 2020 la recaudación de impuestos para que los ingresos permanezcan estables como porcentaje del PIB.

Moody´s hace ver que se ha intentado diversas acciones para mejorar la capacidad de lograr ingresos, entre estas investigaciones para el combate a la corrupción de “esquemas criminales dentro del Gobierno” que han impactado en una recaudación de impuestos limitada.

Por aparte menciona ha existido intentos de los Gobiernos por el aumento de las tasas de impuestos, pero se ha encontrado una considerable oposición.

Sin embargo, en el primer semestre del 2019 se refleja una brecha de Q1 mil 400 millones ya que la recaudación va por debajo de la meta prevista para este período, aunque el ministro dijo que se hacen esfuerzos por reducirla.

Lea también: Aumenta a Q1 mil 400 millones la brecha de recaudación fiscal en el primer semestre 2019

En tanto la evasión del impuesto al valor agregado (IVA) alcanzó Q16 mil 566.8 millones durante el 2018, según la estimación derivada de un estudio de la SAT finales de junio.

¿Qué se ha hecho?

El ministro de Finanzas, quien también preside el Directorio de la SAT, mencionó que se ha logrado dos aspectos muy importantes como la modificación a la Ley Orgánica de esa entidad en el 2016 además que en el decreto 4-2019 se estableció darle respaldo legal a la factura electrónica que ya se encuentra en implementación.

Otras acciones es el desarrollo del Registro Tributario Unificado (RTU) y se está en los últimos pasos para un programa para modernización y controles en aduanas y puntos fronterizos par a combatir el contrabando y defraudación aduanera.

Para este se invertirán alrededor de Q400 millones tanto en tecnología, infraestructura y recurso humano que se trabaja en conjunto con la Organización de Naciones Unidas y con la agencia antinarcótica de Estados Unidos.

Martínez refiere que un reto es la suspensión provisional que permite el acceso a la información bancaria con fines tributarias que está en manos de la Corte de Constitucionalidad. “Ese tema ha bloqueado el fortalecimiento de la SAT” expuso. A la fecha no ha sido resuelto de forma definitiva, aspecto que a criterio del ministro pone en riesgo no solo la labor de fortalecimiento de la SAT sino los compromisos internacionales del país.

Moody´s también menciona estructuras internas que han afectado. Al respecto el ministro dijo que se ha estado trabajando de la mano con muchas instituciones para depurar el recurso humano y eso ha contribuido a fortalecer la SAT acompañado con más tecnología que elimina la discrecionalidad y estandariza los procesos.

En el caso de la baja inversión pública debido a los bajos ingresos el funcionario menciona que ven una oportunidad grande para impulsar proyectos por medio de las Alianzas Público Privadas.

Incluso en la ley del presupuesto se está trabajando en incluir un capítulo para agilizar la ejecución de las inversiones público privadas. La cartera actual que se maneja es de proyectos por US$1 mil 500 millones.

“Moody´s en todos sus informes destaca fortalezas y retos. Agradecemos que tengamos un mecanismo de instancias de análisis permanente en el país para que nos validen también los criterios de cuáles son las cosas que debemos seguir fortaleciendo y cuáles temas prioritarios” dijo Martínez.

Contenido relacionado

> Moody’s advierte impacto negativo en el crédito en Guatemala por expulsión de Cicig

> Moody´s mantiene a Guatemala con calificación de perspectiva estable

> Banguat: “Guatemala tiene las condiciones para producir más y reducir la desigualdad”

 

 

0