OIT: Guatemala no ha fijado una meta específica para erradicar el trabajo infantil

Carmen Moreno, directora de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, habló con Prensa Libre sobre el trabajo infantil en Guatemala y cómo desde la perspectiva de la entidad el país aún debe fijar una meta más clara para reducir y erradicar el flagelo a nivel nacional.

La OIT recomendó a Guatemala definir la hoja de ruta para avanzar en una política pública efectiva que se traduce en una disminución sostenida del indicador de trabajo infantil. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La OIT recomendó a Guatemala definir la hoja de ruta para avanzar en una política pública efectiva que se traduce en una disminución sostenida del indicador de trabajo infantil. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En 2015 la española y doctora en Medicina y Cirugía con especialización en Medicina Familiar y Comunitaria, Carmen Moreno, asumió la dirección del Equipo de Trabajo Decente y Oficina de Países de la OIT para Centroamérica, Haití, Panamá y República Dominicana.

Posee una trayectoria de 24 años dentro de la entidad y antes de ingresar a la OIT trabajó en la Agencia Española de Cooperación Internacional y para el Desarrollo (AECID).

La entrevista con Moreno se solicitó en el contexto de un documental publicado el pasado lunes 2 de marzo de un medio de comunicación del Reino Unido en el que denuncia la participación de niños y jóvenes en trabajos que calificó como “agotadores y preocupantes” en varias fincas cafetaleras de Guatemala, que supuestamente venden el grano a dos empresas internacionales.

La publicación provocó distintas reacciones, desde el sector empresarial hasta el pronunciamiento del mismo presidente de la República de Guatemala, Alejandro Giammattei quien se anticipó a la publicación y afirmó que la información revelada perjudica la imagen del país y provocaría un impacto económico.

Por lo anterior, conformó una comisión presidencial contra el trabajo infantil, dirigida por Ricardo Arenas como comisionado presidencial contra el trabajo infantil e integrada por los ministros de Economía, Antonio Malouf; de Trabajo, Rafael Lobos; y de Relaciones Exteriores, Pedro Brolo; así como por un representante de Anacafé y uno de la Cámara del Agro.

También designó a José Santiago Molina, expresidente de la Cámara del Agro, como comisionado presidencial y embajador en misión especial para ser enlace entre la referida comisión y las marcas con el objetivo de establecer una comunicación directa.

Esto fue lo que comentó Moreno con relación al trabajo infantil en Guatemala.

¿Cuáles han sido los últimos hallazgos en el tema de trabajo infantil en el país?

  • 790 mil 243 niños, niñas y adolescentes entre 7 y 17 años trabajan.
  • 5% de los y las adolescentes entre 14 a 17 años trabajan.
  • La incidencia del trabajo infantil es mayor en población indígena, rural y en condición de pobreza.
  • Más de la mitad de los niños, niñas y adolescentes que laboran, lo hacen en trabajo familiar sin pago.
  • Para los niños, niñas y adolescentes que reciben remuneración, esta representa hasta el 30% del ingreso familiar. Esto demuestra la necesidad de fortalecer las políticas para que los padres y madres puedan acceder a trabajos decentes.
  • 26% de los niños y adolescentes hombres trabajan versus 10% de las mujeres.
  • Esta cifra invisibiliza el trabajo doméstico, ya que el 57.7% de ellas dedica más de 14 horas semanales a tareas en el hogar (versus 27.2% de los hombres).
  • 8% de los niños, niñas y adolescentes en trabajo peligroso asisten a la escuela versus 82% de los que no trabajan.

¿Cómo se encuentra Guatemala en los esfuerzos por erradicar el trabajo infantil?

A nivel normativo, Guatemala ha ratificado los dos Convenios fundamentales de la OIT relacionados con el trabajo infantil, el C138 y C182 y la Convención sobre los Derechos del Niño.

  • A nivel de políticas, el país cuenta con una Hoja de Ruta 2016-2020, la estrategia nacional de prevención y erradicación del trabajo infantil:
  • Es país miembro activo de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil, una plataforma tripartita con 30 Estados miembros, y ha desarrollado buenas prácticas en temas como el abordaje de trabajo infantil en pueblos indígenas que comparte con países de la región, y elaboraron una guía.

Además, el país está realizando un estudio para disponer de mapas de riesgo de trabajo infantil que le permitan mejorar la aplicación de la Hoja de Ruta a nivel territorial.

¿Cuál es la relación de los niveles de pobreza con el trabajo infantil? 

El trabajo infantil está estrechamente vinculado con la pobreza, es una expresión de la desigualdad persistente en los países. El trabajo infantil reproduce la desigualdad y la pobreza: amplifica la brecha entre quienes pueden beneficiarse, plenamente o no, de las oportunidades asociadas al acceso a los servicios educativos, al uso del tiempo libre y a otros bienes sociales.

¿Cuáles son los efectos o consecuencias del trabajo infantil?

Los efectos del trabajo infantil se plasman a lo largo del curso de vida de los niños, niñas y adolescentes afectando su asistencia, permanencia y rendimiento en la escuela, sus posibilidades de acceso y aprovechamiento de la educación superior o técnica, y la calidad de inserción en el mercado de trabajo.

¿En qué sectores se concentra más el trabajo infantil y qué se debe hacer para controlarlo?

De acuerdo con estudios de la OIT, a nivel global el trabajo infantil se concentra en el sector agricultura (52%) y esto es similar en América Latina y el Caribe (48%) y en el país (57%). Por ello, los esfuerzos de acompañamiento de la OIT a los Gobiernos y actores tripartitos en los países se concentra en la atención de la persistencia del trabajo infantil en el sector rural y en actividades peligrosas.

Más recientemente, la OIT ha estado haciendo investigaciones sobre el trabajo infantil en las cadenas de valor donde la agricultura está especialmente asociada en las fases iniciales de estas cadenas. Esto con la idea de involucrar a más actores nacionales e internacionales en el diseño, e implementación de respuestas que nos aseguren la protección de los niños, niñas y adolescentes, sus familias y sus comunidades.

¿Cuánto tiempo le lleva a un país erradicar esta situación?

Dado que el trabajo infantil es un fenómeno asociado a otros fenómenos como la pobreza, características del mercado del trabajo y la matriz productiva, su disminución estará asociada a los progresos que el país puede tener en estos temas y, por otro lado, a la prioridad que políticas y los servicios específicos en el país le pueden dar a la temática porque los niños, niñas y adolescentes pertenecen a familias vulnerables que requieren una atención especial y diferenciada del país.

Si bien Guatemala no se ha fijado una meta especifica de reducción a nivel nacional, el país es subsidiario de la meta de la Agenda de Desarrollo Sostenible cuyo cumplimiento se establece para el año 2030, que plantea: Adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil.

¿Qué instrumentos existen para ayudar a los países en este tema y cuáles son las recomendaciones de la OIT para prevenir y erradicar el trabajo infantil?

La OIT acompaña a los países en varios niveles:

  • A nivel normativo, para asegurar un piso jurídico que permite actuar frente al trabajo infantil.
  • A nivel de políticas públicas, nacionales y locales, con el objetivo de que los programas y servicios públicos atiendan de manera diferenciada a niños, niñas y adolescentes, sus familias y comunidades en riesgo y/o en situación de trabajo infantil. Les prestamos especial atención a los programas de protección social, a la mejora de la oferta educativa, la ampliación y mejora de oferta de salud, a mejorar a la inspección del trabajo, y a la formalización del mercado de trabajo, entre otros.
  • Un aspecto clave para la OIT es promover el diálogo tripartito para que la mejora de estas políticas y respuestas nacionales tengan en consideración las opiniones y contribuciones de todos los actores del mundo de trabajo.
  • En la OIT hemos también validado modelos de intervención a nivel local con contribuciones de la sociedad civil con la idea de generar evidencias para mejorar las políticas públicas.

Para lograr la meta 8.7 de la Agenda 2030, la OIT está concentrada en un abordaje integral y basado en derechos a través de 4 áreas principales en las cuales estamos apoyando a los actores tripartitos en los países donde operamos: Educación, protección social, mercado de trabajo y legislación.

Creemos que estos son pilares esenciales para avanzar en una política pública efectiva que se traduce en una disminución sostenida del indicador de trabajo infantil en los países.

0