Por qué la recuperación de la demanda de energía en Guatemala se vive de manera desigual

Durante el primer semestre del 2021, se registró un consumo de energía eléctrica en 9.42% mayor que en el mismo plazo del 2020, según el Administrador del Mercado Mayorista (AMM).

Publicado el
El consumo de energía ha tenido un comportamiento variable según el sector, pero el consumo total del país creció en el primer semestre. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
El consumo de energía ha tenido un comportamiento variable según el sector, pero el consumo total del país creció en el primer semestre. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

En ese plazo del 2020 la demanda de energía había caído -2.56% respecto al primer semestre del 2019, llegando a 5 mil 199.04 Gigavatios hora (GWh), impactado por las restricciones y suspensión de actividades económicas que incluyeron a los sectores industrial y comercial.

Aunque en los hogares, debido al confinamiento, teletrabajo y clases virtuales creció el consumo en ese período.

En tanto en los primeros seis meses del 2021, llegó a 5 mil 688.92 GWh, registrando el 9.42% de crecimiento y que supera las cifras reportadas en el 2019.

Edgar Navarro, presidente del AMM, dijo que el impacto que ha tenido la pandemia del covid-19 se ha visto reflejado en todos los sectores del país y el sector eléctrico no es la excepción.

Se observó una disminución en la demanda de potencia y en el consumo a partir del mes de marzo 2020, cuando el país fue declarado en estado de calamidad pública.

 

El punto de inflexión

 

Refirió que, a partir de junio 2020, conforme se fueron retirando las restricciones laborales y de movilidad, se observa el punto de inflexión y da inicio la recuperación económica del país reflejada en la demanda de potencia, la cual ha tenido una tendencia al alza desde ese mes mencionado y teniendo un aumento progresivo.

 

La demanda máxima histórica de potencia (mayor demanda de energía en un momento dado) en el país se registró el 12 de abril del 2021, en la segunda semana después de Semana Santa llegando a 1 mil 829.53 Megavatios (MW).

 

En tanto respecto a la demanda de energía (suma total del consumo), para los últimos 10 años el crecimiento anual ha sido un 3.55 % promedio anual, sin embargo, en el 2020 como consecuencia de la pandemia, se tuvo un decremento del 0.83% del respecto al año 2019, y en el primer semestre del 2021 se registra la recuperación mencionada de 9.42%.

 

“Lo anterior, muestra una recuperación económica del país basado en el crecimiento de la demanda de energía y potencia”, comentó Navarro.

 

Recuperación industrial

 

Rodrigo Fernández, presidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica señaló que “ha sido un crecimiento sorpresivo. La economía guatemalteca se activó de forma muy rápida y esto incentiva el consumo de energía. Además, por las dificultades de viajar, el consumo interno también ha aumentado”.

Lea también: Cuánto deben los usuarios por consumos con tarjetas de crédito

La Empresa Eléctrica de Guatemala, S. A. (EEGSA) indicó que en el mes de junio del 2020 el segmento residencial creció 1% y el comercial bajó 25%, cifra que fue la mínima desde que inició la pandemia en marzo de ese año.

 

“En la actualidad se ha recuperado un 18%, es decir, no hemos llegado aún al porcentaje de ventas que se tenía previo a la pandemia en el segmento comercial. Mientras que el resto de los segmentos se mantuvieron con normalidad”, agregó la EEGSA, distribuidora que cubre el centro del país que incluyen las zonas más pobladas y de mayor concentración industrial y comercial.

La mayor demanda de energía está ligada a una mejora en la economía, ya que se usa para procesos productivos, comerciales, administrativas y otros. La industria es uno de los sectores que más demandan energía para operar.

En el área cubierta por las distribuidoras de Energuate (Deocsa y Deorsa) el crecimiento del consumo de energía fue del 6.99% en el primer semestre del 2021.

La empresa el crecimiento en el sector residencial obedece a un aumento natural del número de clientes, y se registró en 6.68%.

Mientras que en los sectores comercial e industrial, se evidencia una recuperación del sector económico, después de un año de pandemia con crecimientos de 2.17% y 4.10% respectivamente.

 

El Índice de Actividad Industrial, efectuado por la firma Central American Business Intelligence (Cabi) y divulgado por la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), refirió recientemente que al cierre de marzo de 2021 la actividad de ese sector presentó una caída de -1%, y aunque sigue en negativo, muestra una recuperación respecto de los meses más críticos del confinamiento en el 2020.

Los sectores que reflejan mejor ritmo de recuperación económica son los de metales y minería, agroindustria, salud y química farmacéutica. Estos no detuvieron su operación en el confinamiento y eran esenciales para producir artículos relacionados con la emergencia sanitaria.

En tanto los sectores que siguen deprimidos en cuanto a demanda son el de bebidas alcohólicas, energía, gas y agua; transporte y logística; hoteles y restaurantes.

El PIB de 2020 se estima en -1.5% catalogándose Guatemala como uno de los países menos afectados por el covid-19 en la región centroamericana, refirió el AMM. Para el 2021 se prevé un crecimiento entre 3 y 5%, con un valor central del 4%, según datos del Banco de Guatemala.

Además, el índice mensual de la actividad económica (Imae) se situó en abril del 2021 en 12.4%, el mejor reportado en los últimos 16 meses.

Le puede interesar: Guatemala tiene oportunidad de ser competitiva

“Las políticas de reactivación económica a nivel mundial, especialmente en Estados Unidos han tenido un impacto positivo en Guatemala, principalmente en la actividad económica mensual, con crecimientos por arriba de los valores pre covid-19, y en la balanza de pagos con un fuerte incremento de remesas”, añade el AMM.

 

Apagones regionales

Navarro refirió que del 2012 a la fecha no hay un apagón general en Guatemala, solo por áreas y que son atendidos por distribuidoras y transportadoras de energía.

Al referirse a Centroamérica se refirió que del 2017 al 2021 han existido seis apagones regionales. Dos de estos en este año. El más reciente fue el del miércoles 7 de julio.

Este apagón regional también afectó Guatemala, provocó la desconexión de 133 Megavatios de generación y de la interconexión Guatemala con México por el incremento del flujo de importación hasta los 474 Megavatios, informó el Administrador del Mercado Mayorista (AMM).

El Ente Operador Regional (EOR) informó en un boletín este jueves 8 de julio que la falla eléctrica que provocó interrupciones del suministro de electricidad en cuatro países de Centroamérica el 7 de este mes, se originó por una falla en la  línea de interconexión eléctrica de 230 kilovoltios (kV) denominada Amarateca–Toncontin de Honduras que pertenece al Sistema Eléctrico Regional.

Dicha entidad expuso que después de realizar análisis técnicos, se determinó que seguido al disparo (falla) en la línea indicada se observó en el Sistema Eléctrico Regional un desbalance de carga y generación de aproximadamente 250 megavatios.

Agregó que al sumarse esa falla con el intercambio de energía que en ese momento había entre Guatemala y México de 250 MW, provocó una sobrecarga de los transformadores de la subestación Los Brillantes, ubicada en Retalhuleu Guatemala, disparando un esquema de bajo voltaje en la subestación Tapachula de la interconexión con México.

El presidente de AMM dijo que no fue culpa de Guatemala el apagón si que se derivado del evento mencionado por el EOR, y que tampoco tuvieron daños la infraestructura y equipos de la interconexión con México.

Impacto a usuarios

El apagón regional fue el 7 de julio a las 13.00 horas, afectó a usuarios de EEGSA, Energuate y empresas eléctricas municipales. Se restableció el servicio total en el país a las 13.29, según el AMM.

Energuate informó que afectó el suministro de unos 404 mil usuarios de esa empresa. EEGSA informó que las áreas afectadas en esa distribuidora fueron Mixco y zonas 2, 6, 11, 18 y la colonia La Florida en zona 19 de la ciudad capital, aunque no mencionó número de clientes afectados.

Al no haber fallas internas en el Sistema Nacional Interconectado de Guatemala se restableció el servicio totalmente con los recursos de generación con los que cuenta el país, expuso AMM, y luego se restableció la interconexión con México y con El Salvador, se agregó.