Tener la vacuna y luego distribuirla: Los riesgos económicos de los países que no sean rápidos

La recuperación de la confianza del consumidor, la vacunación, la transformación de los negocios y aprovechar oportunidades de la relocalización de la demanda de las empresas estadounidenses deben ser las prioridades del país de cara al 2021.

Las vacunas diseñadas por Moderna y Pfizer necesitan almacenarse a 70 grados bajo cero para mantener su eficacia. (Foto HemerotecaPL: )
Las vacunas diseñadas por Moderna y Pfizer necesitan almacenarse a 70 grados bajo cero para mantener su eficacia. (Foto HemerotecaPL: )

Todo esto se debe concatenar con una agenda sostenible de largo plazo con claves importantes en la reactivación económica de los países luego de la pandemia del covid-19, según conclusiones de los expositores del primer Diálogo Empresarial 2020.

Julio Giraut, consultor de la firma McKinsey, explicó en su conferencia que la recuperación de la confianza de los consumidores será la piedra angular de la reactivación económica de los países.  Comentó que el miedo se ha vuelto un factor predominante en la región y que esto también afecta el consumo.

Agregó que en Centroamérica en las expectativas actuales se observa que el pesimismo e incertidumbre vienen aumentando, lo cual se vuelve una dificultad adicional para la recuperación de la confianza.

De la crisis a la reimaginación

La pandemia ha pasado por varias fases, y en la actualidad se está en la fase de la reimaginación, es decir, que se va a entrar a una nueva normalidad que no va a poder ser como era antes de la pandemia, pero tampoco como es hoy, para lo cual negocios y países se deben preparar.

Alrededor del 80% de los ejecutivos latinoamericanos esperan escenarios que involucran el resurgimiento del covid-19, así como intervenciones económicas ineficaces o parcialmente efectivas, agregó el consultor.

La segunda clave importante para la recuperación de la economía, según Giraut, es la inmunización de rebaño por medio de la vacunación. Sin embargo, advirtió que no se trata solo de la adquisición de esta sino de toda la estrategia de distribución, lo cual será un gran reto para los países y requerirá de un despliegue eficiente de las vacunas.

“Asegurar la compra de la vacuna es solo el primer paso de una gran operación masiva de despliegue, que tiene retos muy altos y requiere la colaboración del sector público y privado ya que por cada 6 meses que se vaya retrasando la administración de la vacuna las consecuencias económicas serán grandes y puede afectar en 4 puntos del PIB a las economías”, expuso.

Secuelas del covid-19 en el consumo y demanda

El tercer punto son las secuelas permanentes del covid-19 en los negocios, dijo el consultor de McKinsey.

Ejemplificó que el perfil del nuevo consumidor norteamericano será muy distinto al de la prepandemia y debe estar en el centro de conversación en las nuevas planificaciones estratégicas de las empresas con búsqueda de consumidores más leales.

Este consumidor mantendrá más presencia en el hogar, evitará viajes y sus compras se enfocarán a bienes para sentirse mejor en el hogar, además de que, mientras no se logre la inmunización de rebaño, se debe seguir trabajando en aumentar la confianza del consumidor. Incluso, recomendó que será necesario repensar los negocios.

Recomienda ver los cambios fundamentales en el comportamiento del consumidor, ya que en el contexto que ha dejado la pandemia, el ganador no va a ser el pez más grande, sino el más rápido.

Respecto a la aceleración digital en los negocios, mencionó que un gran número de centroamericanos está realizando actividades en línea y, de estos, el 46% indica que cada vez usará más aplicaciones de servicios para compras en línea. El 85% está satisfecho con las compras o nuevas marcas que ha comprado.

Ese aspecto ha conllevado tener consumidores mucho menos leales, según Guliart. El 46% de centroamericanos ha experimentado con nuevas marcas, el 35% respondió que no regresaría a marcas anteriores, y que los precios y promociones son más importantes. .

Algunos indican que regresarían a su tienda o marca tradicional, pero requerirá mejores conexiones, mejores experiencias trasladando a lo digital la experiencia física que ofrecía antes el negocio.

Uno de los puntos importantes será la estrategia de canales digitales a los cuales se debe dar prioridad la empresa.

También la necesidad de ofrecer una experiencia de compra rápida y segura. Aún entre el 67% y el 78% de encuestados expresa preocupación por su salud y la de su familia en su decisión de compra o visita en algún lugar.