Turismo de aventura requiere de reglas para operadores

La biodiversidad y la geografía del país generan un alto potencial para el turismo de aventura. Sin embargo, muchos operadores trabajan sin regulación y diversas actividades o destinos no poseen normativas.

El turismo de aventura tiene diferencias con el segmento denominado de naturaleza, ya que en el primero son actividades que conllevan riesgos, explican empresarios.
El turismo de aventura tiene diferencias con el segmento denominado de naturaleza, ya que en el primero son actividades que conllevan riesgos, explican empresarios.

Empresarios consultados, como Luis Rey, presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur), y Juan Rivera, coordinador de productos de la operadora de turismo Kuk Tours, manifestaron que preocupa la inexistencia de bases para capacitar guías de aventura, incluso el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) no posee un registro específico para ese tipo de guías, sino que solo tiene guía local, comunitario y general.


Además, muchos de los que operan en la actualidad en ese segmento tienen formación empírica, alertó Rivera.

Otro problema es que administradores de las áreas o destinos, en su mayoría, no tienen normativa para regular sus actividades, horarios o seguridad, y el plan de emergencia es débil o se incumple.

Segmento potencial

El 15% de visitantes extranjeros o no residentes en el país indicó que durante su estadía hicieron alguna actividad de turismo de aventura, según el Inguat.

Rey, de Camtur, explica que los esfuerzos de desarrollo de productos de turismo de aventura requieren acciones tanto del sector público como del privado, y los empresarios consideran que la mejor plataforma para unificarlas es por medio de la Mesa de Turismo de Aventura.

Esa mesa opera desde hace tres años, pero en la actualidad se está modificando a raíz de la petición del sector durante el Congreso Nacional de Turismo.

El directivo recordó que el 30% del territorio nacional es área protegida y se deben trabajar en tres ejes como la sostenibilidad de las áreas protegidas en conjunto con las comunidades y el trabajo interinstitucional, entre Inguat, Conap y el Ministerio de Cultura.

Impacto y oferta

Del total de visitantes no residentes del 2017, 319 mil 212 hicieron turismo de aventura, dijo José María Aguilar, jefe de Investigación y Análisis de Mercados del Inguat.

El dato equivale al 15% del total de los dos millones 113 mil 270 visitantes. La estadía promedio fue de 3.4 días.

Las actividades del segmento son caving, rafting, ciclismo de montaña, rapel, canopy treeking y montañismo y ascenso a volcanes.

En el 2017, el Inguat entregó a 13 comunidades anfitrionas y municipalidades equipo para la práctica del turismo de aventura.

Además desarrolló la guía de espeleoturismo y trabaja en  los manuales de buenas prácticas para el ascenso de volcanes, buceo, canopy, rappel y ciclismo de montaña.

Contenido relacionado

> Guatemala está abierta al turismo y llama a los viajeros a seguir visitando el país

> Proveedores de servicios para bodas de destino en Guatemala pueden obtener certificación internacional

> Turismo de convenciones genera US$1 mil millones en el país