Barriletes gigantes tradición y cultura de Guatemala

Los barriletes gigantes forman parte de la tradición y cultura guatemalteca, reconocidos en el festival de Sumpango Sacatepéquez para conmemorar el día de todos los difuntos, el 1 de noviembre próximo.

Integrantes de la agrupación Gorrión Chupaflor muestran una de las piezas del barrilete que elaboran. (Foto Prensa Libre: Oscar Felipe)
Integrantes de la agrupación Gorrión Chupaflor muestran una de las piezas del barrilete que elaboran. (Foto Prensa Libre: Oscar Felipe)

El Festival de Barriletes en Sumpango fue nombrado patrimonio cultural de Guatemala el 30 de octubre de 1998, y el de Santiago recibió ese reconocimiento el 19 de octubre de 1999. La tradición atrae a miles de turistas nacionales y extranjeros, amantes de las obras de arte hechas a base de papel de china. 


Con la alegría y el entusiasmo que caracterizan a los barrileteros de ambos municipios, desde hace varios meses trabajan en el diseño y elaboración de los cometas, informó Julio Asturias, presidente del Comité de Barriletes Gigantes de Sumpango.

¿Quién participa?

Al menos cien grupos participan en la elaboración de barriletes, de ellos, 12 son de la categoría A, que presentan barriletes de entre 10 y 15 metros máximo de diámetro, una nueva norma para evitar accidentes con estructuras de mayor dimensión. También habrá 43 barriletes de cuatro a seis metros, y más de 40 de la categoría infantil, explicó Asturias.

La Asociación de Barrileteros de Santiago Sacatepéquez cada año prepara la celebración del Festival de Barriletes Gigantes.

Berta Santos Con, presidenta de la Asociación Santiaguense para el Desarrollo Cultural, refiere que los asistentes tienen la oportunidad de apreciar el 1 de noviembre la exhibición de los barriletes, que van de seis a 18 metros de diámetro, y 32 grupos en la categoría de voladores, de uno a cinco metros.

Jóvenes de la agrupación Happy Boys, de Sumpango, Sacatepéquez, elaboran un barrilete. (Foto Prensa Libre: Oscar Felipe)

Historia de una tradición

Carlos Enrique Joj Rucal, integrante de Gorrión Chupaflor, uno de los grupos más antiguos de Sumpango, con 31 años de trayectoria, informó que desde julio comienzan con la elección del diseño y tema central y a finales de septiembre iniciaron la elaboración.

“Hacer barriletes es algo fundamental para los sumpangueros. No es una simple distracción, es un arte que guarda un sentimiento de identidad”, dijo Joj.

“Es una expresión de arte colectivo. Cada lienzo en su estructura tiene un significado”, comentó Victorino Tejaxún, encargado del dibujo a lápiz del barrilete de esa agrupación.
Le puede interesar: Anécdotas de los sepultureros del Cementerio General capitalino
Jorge Anona, otro de los integrantes de Gorrión Chupaflor, comentó que para el festival del 2016 trabajaron un barrilete de 13 metros, con la temática Soplo de la vida, basado en el Popol Vuh.

En la escena destacaba un jaguar, que representa al guardián de la naturaleza, y un rostro de un ancestro; además, dos artistas que representan a Hun Batz y Hun Chouen, y un búho, el mensajero de la muerte.

En Santiago Sacatepéquez, los grupos de barrileteros trabajan hasta altas horas de la noche. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar)

Santos Joel Cutzán, del grupo Jóvenes Artesanos de Santiago Sacatepéquez, contó que desde hace diez años participan en la exhibición de barriletes, en la que han plasmado temas sociales y de coyuntura.

“Elaborar barriletes es para nosotros una gran motivación. Mantenemos vivas las tradiciones de nuestro municipio. En los últimos meses trabajamos todas las noches un promedio de siete horas”, expone Cutzán.

Juan Mucur , del grupo Corazón del Maíz, expuso que 10 integrantes elaboran el barrilete de 18 metros, desde hace 16 años.

En ambos municipios, donde trabajan con técnicas y simbología diferentes, preparan con alegría sus obras de arte.

Contenido relacionado: 

> Actividad paranormal se percibe en la morgue del hospital 7-19 del Seguro Social
> Esta es la cueva encantada de El Asintal
> Pobladores narran cómo un árbol de coco los jala cuando pasan cerca