977 maestros han sido denunciados por delitos sexuales en los últimos cinco años

Pese a que en el 2020 no hubo clases presenciales, el Ministerio Público registró 58 denuncias contra docentes por maltrato y agresión sexual.

Publicado el
Padres de familia acompañan a sus hijos a los establecimientos educativos en Escuintla para evitar que sean víctimas de la delincuencia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Padres de familia acompañan a sus hijos a los establecimientos educativos en Escuintla para evitar que sean víctimas de la delincuencia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Fue en 2018 cuando Nancy (nombre ficticio) recibió una visita inesperada. Con 12 años, ella cursaba el segundo grado de primaria en Santa Catalina La Tinta, Alta Verapaz y cuando no tenía clases se dedicaba al cuidado de sus hermanos pequeños.

Ese día no hubo clases y llegó el Canche, maestro de una escuela ubicada en otro municipio, y aunque Nancy no era su alumna, lo reconocía por ser influyente en la comunidad.

Ese día, el profesor sabía que los padres de Nancy no se encontraban en la casa y mandó a los hermanitos de ella a cortar leña, momento que aprovechó para abusar de la niña y la amenazó con hacerle daño si contaba lo sucedido.

El de Nancy es apenas uno de los cientos de casos registrados por el Ministerio Público (MP) en que maestros son denunciados por delitos sexuales contra menores de edad.

Del 1 de marzo de 2015 al 31 de diciembre del 2020, el MP ha recibido 977 denuncias contra maestros por agresión sexual, violación, agresión sexual con agravación de la pena y maltrato contra menores de edad.

En promedio, se recibe una denuncia por agresiones contra menores cada dos días.

Aunque en el 2020 la pandemia del covid-19, obligó a los centros educativos a cerrar y así las clases no fueron presenciales, el MP recibió 58 denuncias.

Según Érick Maldonado, abogado del Refugio de la Niñez, en el 2020 el modo de operar de los abusadores sexuales de menores de edad cambió.
El profesor Kevin Armando Osorio Pirir, 25, fue capturado en enero último por haber exigido a sus alumnas que le enviaran fotos de sus partes íntimas.

A través de las redes sociales, Osorio les enviaba a sus estudiantes fotografías suyas, sin ropa, y les exigía que le correspondieran con imágenes de ellas.

La denuncia fue presentada en noviembre del 2020, cuando la madre de una de las niñas encontró las fotos en el celular de su hija.

Se Aprovechan de la confianza

Guatemala —128—, Alta Verapaz —95—, Huehuetenango —80—, Quetzaltenango —58— y San Marcos —57— son los departamentos que más casos de este tipo registran.

Coincidentemente, los primeros tres departamentos son los que también reportan mayor número de adolescentes embarazadas.

Hasta noviembre de 2020, el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva (Osar) reportó 11 mil 318 embarazos en Huehuetenango, 10 mil 142 en Alta Verapaz y 7 mil 639 en Guatemala.

“Hay una relación de poder, una manipulación, y tiene que ver con el desconocimiento de los temas de sexualidad en los niños. Entre más desconocimiento hay, más riesgo de que sean víctimas de abusos sexuales existe”, advierte Leonel Dubón, director del Refugio de la Niñez.

A decir de Dubón, en la mayoría de casos los señalados son maestros de planteles educativos públicos, y aunque la mayoría de las víctimas son mujeres, hay un 10 por ciento de denuncias por hechos cometidos contra niños.

Solo esta organización acompaña a 29 víctimas de Alta Verapaz. Algunas son niñas de primero y segundo primaria, pero la mayoría son preadolescentes y adolescentes que están cerrando la primaria o cursando el ciclo básico.

Anteriormente, el Ministerio de Educación (Mineduc) ha indicado que al conocerse un caso de abuso o maltrato de parte de un docente, de inmediato lo retiran de las aulas y lo envían a puestos administrativos, mientras se hacen las averiguaciones.

En el 2013, el Mineduc publicó un Protocolo de Identificación, Atención y Referencia de Casos de Violencia en el Sistema Educativo Nacional, el cual detalla que, en caso de que el sospechoso sea un docente, se debe notificar al director del establecimiento, quien debe enviar un informe circunstanciado a la supervisión y a Recursos Humanos.

Asimismo, debe presentar la denuncia en la Procuraduría General de la Nación (PGN), y si se comprueba el señalamiento, “iniciar las acciones administrativas correspondientes sobre la destitución respectiva.

Este proceso suele ser tardado y en algunos casos el maestro es únicamente trasladado a dependencias administrativas, desde las cuales aún tiene poder sobre los estudiantes.

“Tenemos un caso de un maestro que fue denunciado por violación, en Alta Verapaz. Fue trasladado a otra escuela en Baja Verapaz y ahí también fue denunciado”, refirió Dubón.