Monseñor Álvaro Ramazzini, el tercer cardenal en la historia de Guatemala

Monseñor Álvaro Ramazzini, obispo de Huehuetenango y nuevo cardenal de la Iglesia Católica ha combinado su labor pastoral con la defensa de los derechos humanos y se ha convertido en el tercer guatemalteco obtener ese nombramiento.

Monseñor Álvaro Ramazzini ha participado activamente en temas de la vida nacional. (Foto: Hemeroteca PL)
Monseñor Álvaro Ramazzini ha participado activamente en temas de la vida nacional. (Foto: Hemeroteca PL)

Monseñor Ramazzini ha tenido un papel protagónico en momentos históricos del país desde la década de 1990, en donde ha trabajado por la defensa de migrantes.

Cardenal Ramazzini se ha convertido en el tercer guatemalteco en ser nombrado el máximo representante de la iglesia católica en el país.

Los registros históricos señalan que Juan Ignacio Moreno y Maisanove, nacido en Guatemala en 1817, fue nombrado cardenal en 1868, cuando era arzobispo de Valladolid, España.

Se considera como primer cardenal de Guatemala a monseñor Mario Casariego y Acevedo, arzobispo metropolitano entre 1964 y 1983, nombrado el 28 de abril de 1969 por Paulo VI.

Paulo VI creó cardenal a Mario Casariego y Acevedo, en 1969, siendo el primer cardenal guatemalteco y primado de Centroamérica. (Foto: Hemeroteca PL)

Casariego participó como cardenal en los cónclaves de agosto y octubre de 1978, donde fueron electos Juan Pablo I y san Juan Pablo II.

En 2003, el arzobispo metropolitano monseñor Rodolfo Quezada Toruño se convirtió en el segundo cardenal guatemalteco, fue creado por el papa Juan Pablo II.

El cardenal Rodolfo Quezada Toruño, arzobispo de Guatemala, saluda al papa san Juan Pablo II, durante el consistorio que tuvo lugar el 21 de octubre del 2003, cuando se crearon 31 nuevos cardenales. (Foto: Hemeroteca PL)

Quezada fungió como mediador entre el Gobierno y la guerrilla durante el proceso de paz, en la década de 1990. Ese trabajo le valió el reconocimiento de múltiples sectores.

El cardenal Quezada participó en el cónclave del 2005, cuando se eligió a Benedicto XVI.

Vida de Álvaro Ramazzini

Nacido como Álvaro Leonel Ramazzini Imeri el 16 de julio de 1947, en la ciudad de Guatemala. Hijo de Ernesto Ramazzini y Delia Mercedes Imeri.

Estudió la secundaria en el Seminario Menor Conciliar de Santiago. Fue ordenado sacerdote el 27 de junio de 1971 a los 23 años. Obtuvo un doctorado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, Italia.

Álvaro Ramazzini , primero a la izquierda, siendo diácono en 1971 antes de su ordenación sacerdotal. (Foto: Hemeroteca PL)

Regresó a Guatemala en 1980 y quedó sorprendido por la intensidad del conflicto armado interno. “Regresé de Roma en 1980, por lo que viví la época en la cual asesinaron a los padres Gálvez, en Tecpán; Grant, en Quiché y Monasterio, en Antigua Guatemala. Esto fue muy impactante para mí porque venía de un ambiente donde se respetaba mucho la libertad de expresión, puntualizó Ramazzini.

 

Monseñor Ramazzini junto al arzobispo metropolitano monseñor Próspero Penados del Barrio en 1989 durante la liberación de un soldado secuestrado por la guerrilla. (Foto: Hemeroteca PL)

Vengo aquí y me encuentro con un sistema de control. Recuerdo que los judiciales pasaban en las calles sentados en la parte de atrás de los jeeps, viendo hacia afuera para poder controlar. Pasé un año con gastritis, debido al impacto nervioso que significó esa época, cuenta.

Obispo

El 15 de diciembre de 1988 fue ordenado obispo de la diócesis de San Marcos. Cuando llegó, monseñor cuenta que conocía poco de la realidad nacional sobre exclusión, marginación y pobreza entre las grandes mayorías, sobre todo la indígena.

Se propuso conocer bien el área, y con una mochila en la espalda recorrió a pie toda la Diócesis; a veces dormía en la escuela de alguna comunidad o en la casa de algún cortador de café.

Monseñor Ramazzini siguió de cerca el retorno de Comunidades de Población en Resistencia en Quiché. Foto de 1993. (Foto: Hemeroteca PL)

“Ver a tanta gente empobrecida me motivó a desarrollar una pastoral social, en busca de dar respuesta al hambre, a la falta de educación, empleo y la defensa de los derechos humanos de indígenas y campesinos”, expresó.

“Reafirmo mi opción por los pobres”. Mons. Ramazzini

Solidaridad

En 1996 se produjo un conflicto entre trabajadores y propietarios de la finca Los Cerros en San José el Rodeo, San Marcos. Los trabajadores reclamaban un año de salarios que aún no les habían pagado y ante tal situación se declararon en huelga. Los dueños denunciaron que la finca había sido invadida ilegalmente.

Ante la situación monseñor Ramazzini se movilizó y ayudó a los campesinos y les proporcionó alimentos y asesoría jurídica. Por esta postura lo acusaron de instigar las invasiones e incluso de medidas violentas. Las iglesias Evangélicas y la Conferencia Episcopal se solidarizaron con él.

Monseñor Ramazzini rechazó los señalamientos y dijo que la causa de los colonos era justa y siempre abogó por el diálogo.

Monseñor Álvaro Ramazzini junto al papa Juan Pablo II. (Foto: Hemeroteca PL)

“No” a la minería

Cuando vio que había un cambio en la topología del lugar y peligro de contaminación de las fuentes de agua, la ausencia de beneficios para la comunidad y la pobreza, decidió intervenir y alzar la voz de los que se oponían a la actividad minera.

Creó la Comisión de Paz y Ecología de la Diócesis de San Marcos, para monitorear la calidad del agua de los ríos y nacimientos alrededor de la mina Marlin.

Se opuso a la propuesta del Ministerio de Energía y Minas de reformar la Ley de Minería, que pretendía eximir a las compañías mineras del pago de impuestos. También luchó porque se diera una moratoria de dos años en el otorgamiento de licencias de exploración y explotación minera, así como un aumento a las regalías.

Monseñor Ramazzini participa en una manifestación en contra de la explotación minera en San Marcos en 2005. (Foto: Hemeroteca PL)

Monseñor Ramazzini no solo era un pastor para sus feligreses, era un compañero, uno más. Por ejemplo, en febrero de 2009, participó en una caminata hacia el Congerso para pedir la moratoria y evitar más conflictividad en el tema de la minería.

También durante su trabajo en occidente, apoyó el proceso de Paz y el proyecto de Recuperación de la Memoria Histórica, Remhi.

Su labor en San Marcos duró 23 años. Ramazzini menciona que sus logros al frente de la diócesis fueron la evangelización, formación integral, un plan de desarrollo integral y un plan de conversión hacia la juventud. La diócesis logró un perfil sobre la problemática agraria y de los migrantes.

Ha defendido el reparto equitativo de tierras y ha reclamado protección para los migrantes que buscan  un mejor futuro en Estados Unidos.

“Si yo digo que amo a Dios tengo que demostrarlo con el amor al prójimo y este amor significa luchar por la justicia”. Mons. Ramazzini

En sus discursos ha llamado la atención de los gobernantes para hacerles ver la realidad de los campesinos. En más de una ocasión les ha advertido de que es necesario modificar el modelo de desarrollo, porque de otra forma el círculo de la pobreza nunca se romperá. En una ocasión, invitó al presidente y a sus ministros a que probaran por una semana vivir como un agricultor del altiplano, para tener más conciencia a la hora de plantear sus políticas de desarrollo.

De talante negociador, ha participado en mesas de diálogo con diputados y representantes del Gobierno.

Monseñor Ramazzini recibió en 2005 el Premio Estatal de Austria “Konrad Lorenz” para la Protección de la Naturaleza y el Medio Ambiente, en Viena.

Desencuentros

En 2005, el gobierno de Óscar Berger tuvo una tensa relación con la jerarquía católica por el tema de la actividad minera. En una oportunidad Berger dijo: “Alguien está azuzando (…) No sé si monseñor Ramazzini tenga mucha injerencia. Él que es tan capaz, debería haberse ido a poner enfrente (de los que bloqueaban el paso del cilindro de una minera) y decirles: “No aquí hay un estado de Derecho”.

Monseñor Ramazzini rechazó las declaraciones de Berger y dijo que la postura de la Iglesia es de absoluto “no” a la explotación minera a cielo abierto, porque no beneficia a la población y puede provocar graves daños al medio ambiente.

Monseñor Álvaro Ramazzini, obispo de San marcos participa en una marcha campesina donde exigían soluciones a crisis agraria en 2004. (Foto: Hemeroteca PL)

El cardenal Rodolfo Quezada Toruño respaldó a monseñor Ramazzini en esa oportunidad y dijo: “Da la impresión de que el Gobierno sólo ve los intereses de estas compañías transnacionales y, entonces ante las protestas, resulta muy fácil echarle la culpa a otras personas”.

Meses después, Berger calificó a los obispos de populistas y estar desactualizados por su postura en contra de la minería, las hidroeléctricas y el Tratado de Libre Comercio. Finalmente se reiniciaron los diálogos con el gobierno.

En 2006 se convirtió por primera vez en presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala. Fue presidente de la Pastoral de Movilidad Humana, en ese periodo, conoció la realidad de los migrantes.

 

Ramazzini hizo suyo el compromiso de seguir luchando por la defensa de los derechos humanos de los migrantes. En la foto durante la 12a. posada internacional en 2011. (Foto: Hemeroteca PL)

Recibió amenazas de muerte en varias ocasiones, atribuidas a su defensa por los derechos humanos.

En 2011 monseñor Ramazzini recibió el premio Pacem In Terris por su lucha en favor de la paz y justicia, el reconocimiento fue otorgado por el Consejo Interracial de la Iglesia Católica de Davenport, Estados Unidos.

Traslado

El 14 de julio de 2012 asumió la diócesis de Huehuetenango por orden del Papa Benedicto XVI. En esa ocasión fue recibido por 20 mil fieles quienes lo acompañaron en su primera misa en su diócesis.

Monseñor Ramazzini es recibido por miles de feligreses durante su llegada a Huehuetenango para tomar posesión de la diócesis en 2012. (Foto: Hemeroteca PL)

“Saldré en la defensa de quienes no pueden defenderse”, manifestó en conferencia de prensa en esa oportunidad. Además afirmó que una de sus prioridades sería la atención a los migrantes.

“Las empresas tienen que ser claras y decir lo que van a invertir y cuánto van a ganar”. Mons. Ramazzini sobre la conflictividad entre empresas y comunidades

En la actualidad monseñor Ramazzini es vocal de la Provincia de Los Altos en la Conferencia Episcopal de Guatemala y presidente de la Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad.

El 1 de septiembre pasado, el papa Francisco anunció el nombramiento de trece nuevos cardenales, entre ellos monseñor Álvaro Ramazzini, obispo de Huehuetenango. El consistorio donde serán creados tendrá lugar este 5 de octubre en la Ciudad del Vaticano.

Monseñor Ramazzini ofreció ser un enlace directo con el Papa y de llevar las voces del pueblo guatemalteco al Vaticano. Se convertirá en el tercer cardenal de una diócesis guatemalteca.

Historia cardenalicia

El cardenal tiene como misión participar en el cónclave para la elección de un nuevo papa. Además, ayudar y aconsejar al Pontífice.

Cuando son creados cardenales en un consistorio, se les reviste con un traje de color púrpura escarlata, que simboliza la sangre derramada por Cristo. Sobre su cabeza se coloca un birrete del mismo color.

Contenido relacionado

14

Francisco Franco Hace 4 meses

VIEJO GUERRILLERO!!!

    Ronny Cifuentes Hace 4 meses

    Anciano senil y con SI FI LIS, te asomas a tirar tu veneno que no te sirve de nada porque ya sos conocido como el fascista si fi li ti co que trabaja para los chafas.

Mario Acevedo Hace 4 meses

Este Curita no es el que ha incentivado las invasiones de propiedad privada??

    Ronny Cifuentes Hace 4 meses

    Si señor del CACIF jajajajajajajaja pin che cho lero muerto de hambre sos un netcenterito ba su ra…y lo sabes!!!

Vilma Caceres Hace 4 meses

Cuando Rafa Torres y Pedro Avendaño nacieron habra sido motivo de mucha alegria para sus familias.
Hoy la familia cristiana celebra tan digno nombramiento del Cardenal Ramazzini por su trayectoria humana y solidaria.
Pedire mucho al Dios de amor les bendiga a ustedes 2 especialmente, para que las experiencias en sus vidas sean siempre positivas. Dios es amor, perdon, compasion y compromiso con quienes nos necesitan. Amen.

Rafa Torres Hace 4 meses

Ahora con más fuerza codeca,cuc, conic y todos esos terroristas criminales, a bloquear, destruir propiedad privada, invadir, robar energía…..como son pobres hay que dejarlos

    Ronny Cifuentes Hace 4 meses

    jajajajajaja terroristas criminales dice el tarado, vos sos engendro del Méndez-Ruín

Hector Alvarado Hace 4 meses

Estas son vidas ejemplares para el resto de los Guatemaltecos que amamos a Dios y a nuestro prójimo.

    Rudy Juárez Hace 4 meses

    Estas súper mal amigo. Empapate un poco más de la realidad y ve la raíz de estas manifestaciones. No te limites

      Ronny Cifuentes Hace 4 meses

      mas jo di do estas vos, por tus letras se te detecta como un netcenterito ba su ra…

Cucu Ca Hace 4 meses

Eso no es nada, ya el pais tuvo a un platanero evangelico corrupto y ladron,, en si un papa que huevio hasta donde puede por que sigue en la silla hasta el 14 al las 14 , y despues se las pela a la satanas tierras que le dicen, por que aca en GuateLinda todo decente merece darle en la cara a las este, y familia mal habido!
Felicitaciones a nuestro nuevo cardenal – este tipo a pesar de ser padre tiene los h uevos bien puesto! Y NO ES TRAIDOR A LA PATRIA NI AL PUEBLO!

Carlisle Johnson Hace 4 meses

y como opina sobre CICIG?

Frank Cruzero Hace 4 meses

callate!

Pedro Avendaño Hace 4 meses

De nada le sirve al pais tener cardenales y generales, porque con ellos o sin ellos, el pais sigue sumido en la pobreza, el narco, la corrupcion, la impunidad, la falta de educacion, de salud, de vivienda. Tanta bulla que hacen solo por un cardenal.