CIV prepara un informe sobre libramiento de Chimaltenango

Ruta tuvo un costo superior a los Q500 millones. Contrato se firmó en julio del 2014, pero a la fecha obra no ha sido entregada oficialmente al Estado.

Vista de uno de los derrumbes que ocurrió el año pasado en el Libramiento de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Vista de uno de los derrumbes que ocurrió el año pasado en el Libramiento de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda (CIV) trabaja en la elaboración de un informe sobre el Libramiento de Chimaltenango, el oneroso proyecto que costó más de Q500 millones, pero que no ha sido entregado al Estado después de casi seis años de firmado el contrato con la empresa Constructora Nacional, S.A. (Conasa).

El titular del CIV, Josué Edmundo Lemus, dio a conocer en una entrevista radial que un grupo de ingenieros de la Dirección General de Caminos (DGC) hace un análisis para determinar cuáles son los “inconvenientes” del proyecto para luego emitir un dictamen.

“Tenemos un equipo de Caminos que hace las evaluaciones para hacer nuestro dictamen y -conocer- cuales son los inconvenientes en ese proyecto para hacer las recomendaciones a la empresa”, expuso el funcionario a La Red.

De acuerdo con Lemus, el equipo de ingenieros hace los recorridos en el proyecto y “en los próximos días” finalizarán el informe. Este análisis se sumará al elaborado por la Contraloría General de Cuentas (CGC), añadió.

La carretera tiene una extensión de 15 kilómetros y bordea la cabecera departamental de Chimaltenango; sin embargo, desde que fue abierto al paso de vehículos en abril del año pasado se han producido una serie de derrumbes en un tramo de 1.4 kilómetros.

Aunque no se han producido víctimas mortales los derrumbes han ocasionado pérdidas materiales y el cierre de la ruta durante varios días.

Al ser consultada, la empresa respondió que al recibir las recomendaciones de los ingenieros del CIV emitirá un informe y lo trasladará a Caminos; de hecho, dio a conocer de que ya ha enviado una serie de recomendaciones “en varias ocasiones” a dicha dependencia para solucionar definitivamente los problemas de derrumbes o deslaves en el área, pero aún están a la espera de respuestas.

Añadió que por el momento ha sido Conasa quien ha puesto personal, equipo y maquinaria para atender las emergencias que han surgido.

Invierno fuerte

 

La llegada de la temporada de lluvia aumentará el riesgo de transitar por es ruta, sobre todo después de que la autoridad climática de Guatemala ya advirtió que, en la primera parte de la época lluviosa, que comprende mayo, junio y julio, lloverá por arriba de lo normal.

En la meseta central, según el pronóstico, las lluvias comenzarán a partir del 15 de mayo; sin embargo, no fue necesario que la época diera inicio formalmente para que en el Libramiento ya ocurrieran dos derrumbes este año, el pasado 6 y 8 de abril, durante la Semana Santa.

El año pasado la primera parte de la temporada húmeda no fue tan intensa, por lo cual no se registraron mayores incidentes, pero en septiembre y octubre, ocurrió una serie de deslaves e inundaciones que obligaron al cierre temporal de la ruta durante varios días.

El proyecto tuvo un costo superior a los Q500 millones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

Por su parte, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres sugirió en su momento cerrar la ruta puesto que el paso era peligroso. La sugerencia actual es que se deben cumplir con las obras de mitigación necesarias que permitan a los usuarios transitar sin ningún inconveniente.

Proyecto polémico

 

La obra ha recibido críticas desde que fue inaugurada. Tanto el Ministerio Público como la Contraloría se han involucrado en investigaciones al respecto de posibles irregularidades.

El ministro de Comunicaciones reconoció que el proyecto es “una brasa” y “una papa caliente” que está en las manos de la cartera. La institución también está a la espera de acciones por parte del Ministerio Público que ya ha conocido varias denuncias.

“No queremos una desgracia”, subrayó Lemus, al mismo tiempo de aseverar que el Libramiento está dividido en dos tramos, uno a cargo de la compañía Conasa y un segundo, a cargo de la firma Renova, en este segundo es donde se han producido derrumbes de los taludes.

Agregó que han insistido con la empresa Conasa para que entreguen formalmente la parte del trayecto que no tiene problemas, pero es algo que no se ha concretado.

En un tramo de 1.4 kilómetros se observan grietas y derrumbes. (Foto HemerotecaPL)

 

En ese sentido la compañía respondió que están dispuestos a entregar la primera parte del proyecto pero se debe seguir un proceso el cual “estamos dando cumplimiento”.

¿Hubo sobornos?

 

Mientras tanto, las investigaciones por presuntas irregularidades continúan. El Ministerio Público espera tener resultados en el corto plazo.

El jefe de la Fiscalía contra la Corrupción, Stuardo Campo, indicó que las pesquisas avanzan “satisfactoriamente” ya que los fiscales no han paralizado labores a pesar de la emergencia por el coronavirus. Actualmente analizan el informe emitido por la Contraloría en el cual se detallan 10 hallazgos de los cuales cuatro derivaron en denuncias penales.

Campo expuso que manejan varias líneas de investigación de las cuales no dio mayores detalles; no obstante, reveló que una de ellas tiene que ver con la posibilidad de que funcionarios hayan recibido dinero tras haber participado en el proceso de contratación de la obra.

El exministro de Comunicaciones, José Benito, durante una citación en el Congreso. El exfuncionario defendió el funcionamiento del libramiento en reiteradas ocasiones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

“Estamos verificando si existe algún beneficio económico o algún retorno de dinero a favor de ciertos funcionarios que en algún momento hayan tenido intervención en la contratación”, señaló el jefe de la Fiscalía contra la Corrupción, quien añadió que para confirmar tal extremo hacen los análisis financieros y contables que permitan establecer la ruta del dinero.

Aunque no habló de montos, resaltó que por el proyecto el Estado pagó “cantidades de dinero bastante considerables”.

Campo calificó el caso de “complejo” debido a que, por tratarse de una carretera, se utiliza lenguaje muy técnico y se debe tener mucha claridad antes de emitir algún pronunciamiento. En tal sentido afirmó que es difícil estimar un tiempo exacto en el que se pueden tener resultados.

“No estamos descansando, tenemos la claridad de que es un tema de urgencia y así lo abordamos. Nosotros esperaríamos pronto tener un resultado de la investigación y comunicarlo de manera formal”, subrayó.