Colapso de biobarda en río Motagua agrava acumulación de basura en playas

Expertos dicen que se debe apostar por soluciones integrales para el control de la contaminación por desechos sólidos, entre ellas regular la producción de plástico en el país.

Publicado el
Imagen aérea que muestra la contaminación por residuos sólidos en las playas del Caribe guatemalteco. (Foto Prensa Libre: Cortesía Sergio Izquierdo)
Imagen aérea que muestra la contaminación por residuos sólidos en las playas del Caribe guatemalteco. (Foto Prensa Libre: Cortesía Sergio Izquierdo)

Con el reciente colapso de una biobarda de tipo industrial sobre el río Motagua quedó en evidencia que estos sistemas no están ni cerca de ser una solución permanente al problema de la contaminación de las del Caribe guatemalteco y hondureño que ahora vuelven a sentir los impactos de toneladas de basura que ya comenzaron a cundir esas áreas.

La semana pasada el director de la organización Rescue the Planet, Sergio Izquierdo, visitó las playas de Puerto Barrios, Izabal, y constató el enorme problema que ha causado la contaminación de desechos sólidos.

Por su parte, el Gobierno hondureño reclamó a su par guatemalteco por las medidas “inefectivas e insuficientes” que se han adoptado para mitigar la contaminación que se causa por la basura arrastra el río Motagua, uno de los más grandes del país, pues estas solo “atenúan” el problema en ciertas épocas del año.

Aunque la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente de Honduras dijo que se mantienen en alerta y dispuestos a trabajar en la búsqueda de soluciones de forma binacional, urgió al Gobierno de Guatemala a tomar acciones “efectivas e inmediatas” para detener el deterioro de unos 57 kilómetros de playas hondureñas.

El pasado lunes un grupo de alcaldes amenazó con denunciar a Guatemala en el plano internacional por el “grave” daño ambiental que causa la contaminación del río Motagua a las playas de Omoa.

Las biobardas no es lo óptimo

Expertos en temas ambientales, coinciden con que el colapso de la biobarda industrial de El Quetzalito pone de manifiesto que este tipo de mecanismos no son los óptimos para abordar un problema de grandes dimensiones que requiere de la aprobación de leyes, el adecuado manejo de la basura y la concientización sobre los hábitos de consumo.

“No es el mecanismo óptimo —las biobardas— porque estas detienen la basura al final de un proceso”, dijo Edwin Castellanos, director del Observatorio Económico Sostenible de la Universidad del Valle de Guatemala. La solución es “buscar dónde está la fuente de contaminación y ahí se tiene que tratar el problema”, agregó.

Lea también: Inestabilidad en región alejaría a inversionistas

Castellanos reconoce que los desechos sólidos que arrastra el río Motagua surgen desde todos los poblados a lo largo de su cuenca y que por lo tanto no es tan fácil abordar la problemática “pero es lo más adecuado a largo plazo”.

Dentro de los principales contaminantes del Motagua está el basurero de la zona 3 capitalina —el más grande del país— el cual, afirma, debe ser cerrado para posteriormente buscar un lugar apropiado para construir un relleno sanitario con especificaciones y soluciones técnicas.

La biobarda construida en El Quetzalito, en Puerto Barrios, Izabal, se inauguró en enero del 2019, pero un año y medio después colapsó. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Para Raúl Maas, director del Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna) de la Universidad Rafael Landívar, la solución propuesta con biobardas “es como querer darle una aspirina a alguien para curarle un cáncer”.

Si bien es cierto, las biobardas cumplen una función, el volumen de desechos que se producen en el país las hacen insuficientes para evitar que las playas se cundan de basura a cada poco tiempo.

Lea también: ¿Por qué nos debe importar que no haya más embarazos en niñas y adolescentes?

Del problema en el Motagua, afirma Maas, se hace mucho eco por las consecuencias que provoca en Honduras, pero la realidad es que esa contaminación prácticamente ocurre en todos los cuerpos de agua del país. Por tal razón, el impacto que puedan generar las biobardas es muy pequeño en comparación con el tamaño del problema.

Por esa razón, considera que la solución obligadamente pasa por regular el proceso de importación, venta, y desecho de plástico de un solo uso.

Ningún tipo de biobarda sirve

Izquierdo, director de Rescue de Planet, coincide con que prohibir el uso del plástico es el único camino para detener el deterioro de los cuerpos de agua “tal como lo están haciendo muchos países en el mundo”, ya que este material es el principal contaminante que arrastran los ríos.

La contaminación por plástico ocurre en todos los afluentes de agua. En la imagen un pequeño caimán en el canal de Monterrico. (Foto Prensa Libre: Cortesía Sergio Izquierdo)

Para Izquierdo, la situación es igual con biobarda o sin ella “porque lo que detiene es una nada” en relación con los niveles de plástico que arrastra el Motagua.

“Si se te olvida apagar el chorro al salir de tu casa y cuando regresas ves que está inundada ¿Qué haces? ¡Apagar el chorro!, no te pones a limpiar en lo que el agua se sigue saliendo”, dice Izquierdo, quien recalca que no hay biobarda, por muy sofisticada que sea, capaz de controlar los niveles de basura que arrastra el Motagua.

Lea también: “Necesitamos las evaluaciones para saber el nivel de rezago al que nos enfrentamos”, dicen educadores

Pero, la Comisión de Plásticos, de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport) considera que las prohibiciones no son la solución.

“Como país necesitamos comprender que la problemática surge ante la ausencia de sitios de disposición final adecuados que permitan dar un manejo de los residuos y desechos sólidos”, expuso Marcos Arimany, presidente de la Comisión.

“El camino debe ser normar las acciones de disposición final y promover la clasificación desde la fuente generadora”, agregó Arimany, a la vez de señalar que en algunos lugares de Latinoamérica donde se ha prohibido el plástico de un solo uso han enfrentado consecuencias en la salud y se han retractado de la medida.

El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marn) derogó el reglamento emitido en el gobierno anterior que iba a prohibir el plástico de un solo uso a partir de septiembre próximo.

Ante la pregunta de si la prohibición podría ocurrir en el futuro el Marn respondió que el recientemente publicado Acuerdo Gubernativo 164-2021, Reglamento para la gestión integral de los desechos sólidos, contiene normas sanitarias y ambientales para evitar el deterior del medio ambiente.

¿Será funcional el reglamento?

El Marn publicó el pasado 11 de agosto dicho reglamento, un día antes del reclamo más reciente que de manera oficial hizo Honduras.

Basura en la playa del río Cuyamel,  Omoa, Honduras. Este país acusa a Guatemala de contaminar 57 kilómetros de sus playas con desechos sólidos. (Foto Prensa Libre: EFE)

Castellanos refirió que, aunque la normativa contiene elementos técnicos adecuados el problema es que es no es una ley emitida por el Congreso y al ser una normativa a nivel ministerial, en cualquier momento puede ser modificada, derogada o —como ha sucedido con el reglamento para el tratamiento de aguas residuales—, aplazada su entrada en vigor.

El problema es que el Marn “es muy débil en cuanto a capacidades técnicas de personal y de presupuesto”, aseveró Castellanos. “Sería óptimo una ley a nivel del Congreso, pero bien estudiada y con gran apoyo técnico”, agregó.

Lea también: “Las noticias falsas se transmiten 70% más rápido”: Jaime García, Incae

Maas coincide con que si alguien le encuentra algún argumento en contra al reglamento puede cuestionarlo y fácilmente hacer que se derogue. Por ser una disposición ministerial esta norma no requiere ni siquiera de la aprobación del Concejo de Ministros.

“Se requiere que el Congreso legisle, pero me temo que no está en la agenda de prioridades de esta legislatura”, se lamentó Maas.

Se le da seguimiento

El Marn asegura que el problema por la contaminación del río Motagua no se ha dejado de atender.

El plástico es el principal contaminante de las playas del Caribe guatemalteco y hondureño. (Foto Prensa Libre: Cortesía Sergio Izquierdo)

Las autoridades ministeriales aseguran que han retirado 300 toneladas de basura de ese cuerpo de agua y se mantienen las campañas ambientales como “Hacé tu parte, no  más basura” y “¡Playas limpias!”.

“El río Motagua es de atención prioritaria para el Marn. Desde el Ministerio de Ambiente se hacen los esfuerzos orientados a la mitigación y atención inmediata”, aseveró el viceministro de Ambiente, Angel Lavarreda.