Cómo se previene en los poblados la amenaza de millones de toneladas de material del Volcán de Fuego

Ante el inminente peligro que corren decenas de comunidades a lo largo de la cuenca del río Achiguate y otros afluentes ubicados en el Volcán de Fuego, las autoridades preparan planes de contingencia que les permitan prevenir desastres y salvar vidas.

La acumulación de sedimentos en el cauce del río Achiguate genera peligro para las comunidades cercanas pues aumenta el peligro de inundaciones y lahares. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La acumulación de sedimentos en el cauce del río Achiguate genera peligro para las comunidades cercanas pues aumenta el peligro de inundaciones y lahares. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Un recorrido por el cauce del río Achiguate puso de manifiesto la vulnerabilidad que viven 30 comunidades de cinco municipios de Escuintla por el exceso de material volcánico que ha descendido del complejo volcánico luego de la violenta erupción del 3 de junio último de 2018.

El volcán expulsó un estimado de 20 millones de toneladas de material volcánico, entre piedras, arena y ceniza, y se estima que ahora, poco más de seis meses después de la erupción, únicamente ha descendido un cinco por ciento del total del material.

El restante se encuentra en la parte alta del complejo volcánico y, según los expertos, bajará durante varios años ayudado particularmente por la lluvia, por lo que la época lluviosa es particularmente peligrosa para las poblaciones aledañas.

Planes locales

Pero ese cinco por ciento de material depositado ya es una amenaza. Uno de los lugares más afectados es el municipio de Siquinalá, Escuintla, particularmente la comunidad conocida como Las Palmas. El material que se acumuló es tan abundante que cuando exista una crecida el río se puede salir de su cauce y puede amenazar a esta comunidad. Incluso hay una amenaza para el casco urbano del municipio.

Bosbely Suárez, delegado departamental de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), explicó que se trabaja a través de un sistema escalonado que va desde el nivel nacional, hasta el local.

Lea más: Las dudas que rodean a tres proyectos en la RN 14, adjudicados por excepción

“Funcionamos como un sistema y lo que se busca es dar una respuesta interinstitucional a los problemas y con base a eso se formó una mesa técnica que busca soluciones a los problemas y amenazas que se tienen”, explicó Suárez.

Explicó que parte del trabajo es identificar puntos seguros donde las personas puedan acudir luego de una evacuación y que esto básicamente es un trabajo histórico el que se desarrolla.

“Las inundaciones anteriores nos han ayudado a esta identificación. Por ejemplo, prioritariamente se utilizarán salones comunales, pero en un caso extremo se podrían utilizar iglesias o escuelas. Se hace una actualización continua en conjunto de otras instituciones”, acotó el delegado de Conred.

El río Achiguate, que podría arrastrar rocas y arena expulsada por el volcán de Fuego que amenazan comunidades de Escuintla. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Suárez agregó que en Las Palmas, la comunidad con más vulnerabilidad, se hizo un simulacro hace dos semanas.

Lea también: Educación reconoce que hay escuelas en la zona 18 que son extorsionadas

“Esta es la comunidad con mayor exposición a amenazas de lahares y con ellos hemos trabajado de cerca y están muy concientizados del riesgo. Trabajamos la organización, rutas de evacuación, se hacen estudios con varias instituciones para analizar si esos puntos que tenemos identificados son realmente seguros”, acotó el experto.

Alex Guerra, director del Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático (IPICC), explicó que a través de una donación de la Unión Europea durante este año se instalarán varios instrumentos para la medición de caudales.

Estos equipos son de tecnología de punta y con ellos se podría tener una medición mucho más precisa y rápida sobre el nivel de los caudales.

Esta información será utilizada para desarrollar planes de contingencia ya que los datos aportarán información importante que podría ayudar a determinar los lugares más procesos a inundaciones.

Lea además: Graduandos con notas sobresalientes podrán trabajar en Bantrab

Planes macro

Las autoridades de Gobierno están conscientes del peligro que implica la gran cantidad de material que está ubicado en la parte alta del complejo volcánico.

Han hecho estudios y planes que no están focalizados en un solo punto, pues deben estar coordinados para poder atender las emergencias que se pueden producir en cualquiera de los flancos del coloso.

El descenso de material volcánico durante el invierno amenaza a 30 comunidades de Escuintla. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Carla Chun, vulcanóloga del Insivumeh y encargada del monitoreo del Volcán de Fuego, señaló que a partir de abril de este año se empezará con la instalación de equipo especializado en distintos puntos del cono.

“Los depósitos de material volcánico y sedimentos que hay en las diferentes barrancas son bastante voluminosos. Nos hemos preparado con equipo especializado, sensores sísmicos y sensores de infrasonido”, explicó la experta.

Lea más: “Es un volumen descomunal de pacientes”: hacinamiento en emergencias llega al límite

Detalló que los sensores sísmicos registran la actividad superficial del volcán y puede apoyar cuando bajan los lahares, de la misma forma los sensores de infrasonido.

“Se tiene contemplado ampliar este sistema de monitoreo en varias barrancas. Al instalar este equipo en la parte alta y baja de las barrancas ayudará mucho. Ya funcionó bastante bien el invierno pasado en la barranca Las Lajas”, explicó Chun.

La experta explicó que los equipos además de lo ya descrito, cuentan con una cámara para transmitir en tiempo real y una estación meteorológica automatizada.

“Con esto podemos monitorear los datos de precipitación y poder saber con cuántos milímetros de precipitación comienza a descender un lahar, además hacer comparaciones entre las barrancas”, apuntó la vulcanóloga.

Lea también: Así atienden en el Hospital General a niños con Alerta Alba-Keneth

Agregó que esperan implementar esta red de equipos en las barrancas a partir de abril de este año, mes en la que se tiene contemplado instalar los equipos en los distintos puntos del volcán de Fuego.

“Resaltaremos el trabajo en la barranca cenizas —de donde nace el Achiguate— debido a la acumulación de material, pero hay otras que monitorearemos como la barranca Seca que es afluente del río Pantaleón que también causa preocupación”, afirmó Chun.

David De León, vocero de la Conred, señaló que la labor de prevención con las comunidades vulnerables de todo el complejo volcánico ha sido constante.

“Hay planes, se tuvo un donación de un equipo que está siendo instalado en alrededor de 27 comunidades para que tengan un sistema de aviso para que las personas puedan evacuar”, acotó el portavoz.

Lea además: La amonestación al ministro de Salud por despedir a un médico

Explicó que anteriormente se tenía incompleta la cobertura de radiotransmisores y que ahora ya se cuenta con el equipo para hacer la cobertura en todos los flancos del volcán.

“Esto fortalece los temas de aviso y alarma, pero también hay un aumento en el conocimiento comunitario en cuanto al riesgo. Este trabajo se seguirá realizando en todos los comunitarios”, agregó De León.

Explicó que el equipo consta de radios base, sistemas de energía, sirenas y amplificadores, los cuales serán utilizados para dar a conocer información generada por el Insivumeh con el suficiente tiempo para salvar miles de vidas.

Se espera que este equipo y red de comunicación esté funcionando completamente  antes de que comience la época lluviosa.

Contenido relacionado

> Embarazos en menores se incrementan, pero los datos oficiales no coinciden con esa realidad

> Grupos católicos aplauden la conferencia sobre pederastia convocada por el Papa

> Qué gana Guatemala al ser parte del Centro de Desarrollo de la Ocde

0