Crece el poder de los Cocodes en medio de la pandemia del covid-19

La crisis sanitaria que vive el país por el coronavirus está permitiendo que miles de Consejos Comunitarios de Desarrollo (Cocodes) se empoderen de sus caseríos, aldeas, cantones y barrios para cerrar filas y hacer frente a la pandemia.

Publicado el
Vecinos de la colonia el incienso zona 3 desinfectan a las personas y veh’culos que ingresan a la colonia para evitar el contagio del Coronavirus. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)
Vecinos de la colonia el incienso zona 3 desinfectan a las personas y veh’culos que ingresan a la colonia para evitar el contagio del Coronavirus. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)

El temor porque sus comunidades sean contagiadas por el covid-19 ha generado que miles de estas organizaciones comunitarias tomen medidas que van desde instalar talanqueras para restringir el ingreso de personas ajenas hasta verificar que los deportados guarden cuarentena.

Los Cocodes forman parte del Sistema Nacional de Consejos de Desarrollo -de creación constitucional- y tienen como objetivo promover el desarrollo económico, social y cultural de su comunidad, así como de promover la participación de la población en la identificación y solución de sus problemas.

Varios alcaldes de municipios ubicados en la zona fronteriza con México y El Salvador consultados por Prensa Libre dieron a conocer que los integrantes de estas organizaciones comunitarias son los encargados de reportar la llegada de deportados y de ciudadanos que  transitan hacia otro país.

El constituyente Aquiles Faillace afirmó que el aparecimiento de los Cocodes con poder sobre la población civil es peligroso porque a partir de ahora “nadie se los va a quitar de encima” y en sus acciones  “observa violaciones a la Constitución muy obvias como ingresar a la propiedad privada sin autorización, porque ninguna ley los faculta y no están facultados para llevar a cabo ordenes de allanamiento”.

“Se supone que pronto regresaremos a la libre movilidad y locomoción por  lo cual no tienen que estar instalando talanqueras, ni nada por el estilo. Además, ellos no están facultados para detener a nadie”, afirmó Faillace, uno de los promotores de la actual Constitución de la República.

De acuerdo con Faillace,  la estructura que tienen los Cocodes y los Codedes únicamente los faculta para la administración de los recursos gubernamentales que llegan a los municipios para los proyectos de desarrollo, y ningún momento para usurpar o ayudar a las autoridades civiles y militares.

Están dentro de sus funciones

Sobre las acciones que están tomando muchos Cocodes en el control y la vigilancia de sus comunidades para evitar el contagio de covid-19, el experto en Poder Local, Edy Cifuentes, dijo que dado el Estado de Emergencia, “se pueden enmarcar dentro de sus funciones como la priorización de sus necesidades, problemas y soluciones, caso contrario a aquellas Juntas Locales de Seguridad, quienes actúan en la ilegalidad y muchas veces perpetrando delitos y violaciones a los derechos de los vecinos”

En cuanto a la existencia de los Cocodes, Cifuentes, explicó que con la firma  de los Acuerdos  de Paz,  también se asumieron  compromisos para superar muchas  de las causas que dieron origen al conflicto  armado y dentro de estos  se enmarcó  la reforma  de la Ley de los Consejos  de Desarrollo Urbano  y Rural, contenida en ese momento  en el  decreto 52-87 del Congreso  de la República.

En el gobierno  de Alfonso Portillo, cobró una nueva dinámica la transcendencia  del Sistema de Consejos  de Desarrollo, ante la necesidad de  promover sistemáticamente la descentralización  económica  y administrativa del Estado, surgió entonces  la nueva  Ley de los Consejos  de Desarrollos  Urbano y Rural, normado  en el Decreto No.11-2002.

A partir de ese momento quedó diseñado  su integración en 5 niveles: el Consejo Nacional, Regional, Departamental, Municipal y finalmente el Comunitario. “Todos estos  niveles  con el objetivo  primario de organizar y coordinar la administración  pública  a través  de la formulación  de políticas de desarrollo, los planes y  programas  presupuestarios y, a la vez, ” la coordinación  interinstitucional, pública  privada”.

Algunos se están extralimitando en sus facultades

El exministro de la Defensa Ronaldo Leiva opinó que los Cocodes están haciendo lo que ellos creen que es necesario en sus comunidades y algunos están se están extralimitando en sus facultades, “porque tienen a la gente encerrada” en sus aldeas y municipios.

Cito como ejemplo, que ha visto por la televisión, por ejemplo, el caso de que  los pobladores del Puerto de San José no pueden pasar a Iztapa o a la inversa, a pesar de que pertenecen al mismo departamento. “Ellos están restringiendo la libre locomoción, pue esto no está en el acuerdo gubernativo, entonces están cayendo en abuso de poder o extralimitación de funciones”.

El exministro y también asesor del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien) afirmó que si estos grupos aducen que su actuación se debe a las instrucciones que dio el presidente Alejandro Giammattei, o que aparecen en el acuerdo gubernativo del domingo “hay que analizar si  lo están interpretando de manera antojadiza  y cometer extralimitaciones”.

Leiva expuso que el problema radica en que Guatemala no cuenta un manual para organizarse durante las calamidades, por lo que la pandemia del coronavirus se está  estamos atendiendo a la ocurrencia de cada uno. “Recordemos que en las comunidades los vecinos no se acercan para informarse de los aspectos legales de cada situación y lo interpreta a su saber sin consultar al comité municipal o departamental”.

En el ingreso a algunas comunidades son policías de tránsito o municipales quienes controlan el acceso. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En la frontera con México

Juan Hernández, alcalde de Petatán, Huehuetenango, informó que los vecinos de las aldeas y cantones de ese municipio fronterizo con México se encuentran preocupados por el contagio del coronavirus, por lo que sus representantes en los Cocodes participan en actividades para prevenir la llegada de este virus.

“Precisamente en estos momentos estamos fumigando las calles del municipio con la cooperación de los integrantes de varios Cocodes para reducir los riesgos que conlleva este virus” aseveró Hernández, jefe edil de dicho municipio, que se encuentra enclavado en la región de Los Huistas.

En cuanto a la migración hacia México, Hernández afirmó que actualmente no se está permitiendo la salida de ningún vecino hacia dicho país y que el municipio cuenta con un puesto de control donde participa la Policía Nacional Civil (PNC) Ministerio de Salud y  Cocodes donde se le toma la temperatura de los pobladores y se fumigan los vehículos.

Asimismo, explicó tienen un compromiso con los alcaldes de la región el cual contempla que las personas que vienen de México deben ser trasladadas al puesto de registro más cercano para que las autoridades del Ministerio de Salud le efectúen los respectivos exámenes sanitarios y luego ser trasladados a sus respectivas comunidades en caso no presenten ningún síntoma de covid-19.

Hernández refirió que del municipio solo salen las personas  que demuestren que tiene necesidad de viajar a otros municipios vecinos y citó como ejemplo asuntos bancarios o emergencias de salud, “porque aquí carecemos de una clínica formal y el hospital más cercano que tenemos está en Jacaltenango. Las restricciones son  para esa enfermedad no llegue a nuestro municipio”.

Centro de paso de migrantes

Felipe Basilio,  jefe edil de San Pedro Soloma,  Huehuetenango, informó que a ese municipio han llegado “muchos retornados” porque es el paso de obligado de seis municipios  ubicados en la Sierra de Los Cuchumatanes, por lo que se está construyendo “un túnel” para desinfectar a las personas y vehículos.

La región del norte de Huehuetenango es pionera de las migraciones rurales a partir de los años de 1970 cuando el Ejército combatió a los grupos guerrilleros en los municipios de San Miguel Acatán, San Sebastián Coatán, San Rafael La Independencia, Soloma, Santa Eulalia, Barillas y San Mateo Ixtatán y luego de varias masacres los pobladores huyeron a México y luego a Estados Unidos.

Basilio explicó que cuando el Ministerio de Salud, después de los respetivos protocolos, no tiene la capacidad para trasladar a los retornados a su respectivo municipio “nosotros coordinamos el traslado de las personas en la parte trasera de un picop para que no tenga contacto con el piloto

Y que cuando se trata de vecinos de las comunidades de Soloma, después de la respectiva evaluación sanitaria, los trasladan a sus viviendas donde deben guardar una cuarentena y “los Cocodes tienen que verificar que tenga un lugar donde quede aislado completamente de su familia”.

“Los Consejos Comunitarios nos han apoyado demasiado para controlar que los migrantes guarden todas las restricciones. Si ven que una de estas personas sale y visita a sus vecinos, a estos también se les aísla, y si se nota que entra en contacto con su propia familia, toda entra en cuarentena”.

En cuanto al trabajo conjunto en las otras municipalidades de su región, Basilio, comentó que todos están haciendo sus mejores esfuerzos, pero que desconocía si todas estaba trabajando igual que su municipio.

Refirió que en la cabecera del municipio también se están tomando medidas para evitar la contaminación y citó como ejemplo que en al mercado central solo se deja entrar a 30 personas y que al salir estas por otras dos puertas, permiten el ingreso de otra cantidad similar.

Reciben instrucciones para velar por sus comunidades

El alcalde del municipio de Tajumulco, San Marcos, Eliseo Chávez, afirmó que ha mantenido contacto con los 157 Consejos Comunitarios de su municipio y también los alcaldes auxiliares a quienes les ha enviado cuatro comunicados “en los que se les dan instrucciones para velar por su aldea o caserío para que puedan identificar a las personas que vienen de otros países para que pasen al centro comunitario de salud para ser revisados”.

“Después de revisar a los retornados, principalmente de Estados Unidos, en el centro de salud se les envía en una ambulancia hacia sus casas para que guarden cuarentena. Prácticamente los Cocodes están celando sus comunidades”, afirmó el jefe edil de este municipio que limita con México en el volcán de Tajumulco.

Chávez afirmó que tienen varios puntos ciegos en la frontera pero que el principal es el conocido como Unión Juárez, entre Sibinal y Tajumulco y actualmente se encuentra vigilado con agentes de la PN y del Ejército.

Agregó que para cuidar el centro de la población se compró cloro e hipoclorito en pastillas y granulado para la cloración del agua entubada, así como jornadas de sanitización en el salón municipal, calles y mercado y que se van a adquirir 10 mil mascarillas lavables para los Cocodes y los alcaldes auxiliares.

Al igual que otros municipios, Chávez informó que tienen un puesto de control y sanidad en la “cumbre del cruce de Tajumulco donde sólo se está permitiendo el ingreso de personas del municipio y no se deja ingresar a los vecinos de otros municipios, sobre todo vendedores, y solo se deja ingresar vehículos que traen alimentos como granos básicos”.

En la frontera con El Salvador

El alcalde de Agua Blanca, Jutiapa, frontera con El Salvador, Julio Guerra, informó que con Centro de Operaciones de Emergencia (Coe) tienen una página web con la cual mantienen contacto con los Cocodes para informarles del trabajo que debe efectuar en las comunidades y que, además,  las patrullas del Ejército y de la PNC patrullan la frontera al igual que lo hace el país vecino.

Guerra contó que el lunes recorrió junto con las fuerzas de seguridad 17 comunidades, como entre ellas Agua Caliente, Salitre y Santa Bárbara y que no detectaron tránsito de migrantes; sin embargo recordó que hace pocos días se ubicaron algunos salvadores y colombianos, quienes fueron trasladados a la oficina de Migración.

Guerra informó que algunos Cocodes han puesto talanquera para controlar el ingreso de personas ajenas a la comunidad y que le echan llave en la noche y que la PNC tiene una copia de esta por si desea ingresar. “Están bien organizados para no dejar ingresar a personas extrañas a sus aldeas”.

El alcalde afirmó que en la cabecera municipal también se han tomado medidas para prevenir el paso de migrantes, para lo cual se “puesto selecto en todas las calles de salida y hemos dejado solo una libre que es la que comunica con Jutiapa, donde también hemos colocado una pluma o tranca y entrevistamos a los que entran y salen”.

Trabajo en barrios y aldeas

El alcalde de la Tinta, Alta Verapaz,  José Artola, informó que los Cocodes están trabajando en los barrios y comunidades para evitar la llegada del coronavirus, y que algunos han colocado puestos de control para evitar que los vehículos circulen con muchas personas que se dirigen a los mercados y que, además, “las personas vayan bien protegidas”.

El jefe edil explicó que también están controlando a las personas que se han ido a trabajar a otros “municipios aledaños, como parte de las cuadrillas meloneras  o fincas que se dedican al cultivo de palma africana y los llevan a los centros de salud y llaman a sus familiares para que cumplan con la cuarentena, para lo cual se le dan las instrucciones de que no pueden salir de donde están aislados”.

Con relación a la contención,  el alcalde informó que en La Tinta hay seis puntos en los que hay presencia de la PNC, el Ejército, empleados municipales y del Ministerio de Salud y como parte de este proceso “hemos trabajado con la población para que se quede en su casa, usen mascarillas,  alcohol en gel, que la gente guarde un distanciamiento de dos metros y fumigamos las instituciones que funcionan en el municipio como el mercado, parque, calles principales”.

El jefe edil destacó que su municipio ha sido “pionero en la contención del covid-19”, pues desde el inicio se convocó a todas las instituciones y se activó el Coe, a pesar de que no tienen ningún caso positivo de este virus en el departamento de Alta Verapaz. “También estamos evitando las aglomeraciones en el mercado que abarca los alrededores de la iglesia católica y la iglesia evangélica”.

No participan los Cocodes

El alcalde de San Andrés, Petén, Milton Méndez, el municipio más grande de Centroamérica y fronterizo con México, afirmó que los Cocodes no están participando en el cierre de sus comunidades porque esto “estaríamos exponiendo a los vecinos y lo que estamos buscando es que las personas se queden en su casa”.

“A los presidentes de los Cocodes se les ha dicho que dejen de poner trancas (talanqueras) porque alguien que pase en esos puestos puede contagiar a los que la estén cuidando y luego van a llevar el virus a su casa”, explicó Méndez.

Sin embargo, relató que en la actualidad tienen 30 hogares en cuarentena lo que equivale a 150 personas y que se han practicado 26 pruebas a vecinos de la cabecera municipal “que estamos esperando saber los resultados para ir descartando posibles contagios”.

Asimismo, informó que cuentan con un puesto de control donde participan el Ejercito, la PNC, la municipalidad y el Ministerio de Salud, donde se están siguiendo todas las políticas establecidas por el Gobierno para lo cual se activó el Coe y que a través de wasap se comunican las decisiones en conjunto.

En cuanto al paso de migrantes Méndez afirmó que el municipio a su cargo es el más grande de América Central pues mide ocho mil 774 kilómetros cuadrados y que tienen muchos pasos ciegos en la frontera, “por lo que nos quedamos demasiados cortos para ejercer el control sobre toda la gente”.

Resaltó que el problema grande que tienen es que mucha gente se fue a México a trabajar y ahora están regresando lo cual no se le puede negar. Lo que estamos haciendo es que se pongan en cuarentena 14 días desde de su ingreso y si no tiene una casa donde puedan estar aislados y si no tienen les coordinamos una casa donde puedan par esos días y no contagien a su familia”.

“Estamos replicando lo que el señor presidente ha dicho en cuanto a las medidas sanitarias necesarias, porque nosotros podemos hacer cualquier cosa pero si la gente no se queda en su casa y no acata las ordenes no va a valer lo que estamos haciendo”, aseguró Méndez.

Méndez explicó que tienen un puesto de control porque se dieron cuenta que las personas hacían caso en cuanto a pretender ingresar a la cabecera municipal y “no dejamos ingresar a los que no tienen nada que venir a hacer, porque del municipio de San Andrés se refirió a una persona que está en el parque de la Industria”.