Crecer Sano será responsabilidad del próximo gobierno

El préstamo del Banco Mundial que se destinará a combatir la desnutrición crónica será responsabilidad del gobierno de Alejandro Giammattei ya que la actual administración solo alcanzará a ejecutar una mínima parte.

En Chiquimula el 55.6 por ciento de los niños sufre desnutrición crónica. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
En Chiquimula el 55.6 por ciento de los niños sufre desnutrición crónica. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El desembolso del préstamo, por el que se batalló en el Congreso para su aprobación comenzará cuando el Ministerio de Salud tenga aprobada la modificación presupuestaria que le permitirá agregar a su presupuesto los US$100 millones -unos Q776 millones-.

Este 16 de septiembre, la oficina del Banco Mundial (BM) en Guatemala recibió la carta oficial de efectividad de la oficina central de Washington, EE. UU., con la que oficialmente queda terminada la última etapa de los trámites administrativos del préstamo, informó a Prensa Libre Fernando Paredes, oficial de operaciones del banco en Guatemala.

Según la previsión de la cartera de Salud, cuando ya se tenga la aprobación de la modificación presupuestaria, ese ministerio podría recibir unos Q10 millones, lo que se utilizará para contratación de personal específico para la ejecución del préstamo.

El viceministro administrativo de la referida cartera, Gustavo Arévalo, aseguró que de los Q10 millones no todo el dinero podrá ser ejecutado y que el restante quedará en una cuenta secundaria para que el próximo gobierno tenga fondos para comenzar a ejecutar mientras se hace un nuevo desembolso.

Además de la aprobación de la modificación a su presupuesto, el ministerio de Salud debe poner a funcionar una nueva unidad ejecutora, que será específica para el préstamo y para lo cual ya trabaja la Oficina Nacional de Servicio Civil.

Este fue uno de los requisitos para otorgar el préstamo, aunque no es determinante para hacer el primer desembolso.

Lea también: Conocer sobre la desnutrición crónica es el primer paso

El ministro de Finanzas Víctor Martínez señala que “ya estamos contra el tiempo” debido a la urgencia para atender a las comunidades que serán beneficiadas por Crecer Sano.

Martínez aseguró que aunque no se logre ejecutar todo el dinero del primer desembolso ya se habrá avanzado en lo administrativo, para que el gobierno entrante pueda hacer efectivas las acciones.

El dinero quedó a cargo de Salud, pero también se incluyó al Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y a la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán), recordó Arévalo.

El viceministro explicó que las adquisiciones se harán por Salud y después se trasladará a la entidad que lo haya requerido.

El beneficio

Crecer Sano está destinado a atender a la población de siete departamentos con el objetivo de reducir el índice de desnutrición crónica. Inicia el 18 de septiembre de este año y finaliza en diciembre del 2023.

Lea también: Iván Aguilar: “No se invierte lo suficiente para combatir la desnutrición crónica”

Las áreas de Salud beneficiadas son Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango, San Marcos, Quiché, Ixil, Ixcán, Sololá y Totonicapán, en donde se registran “elevado índices de retardo en talla, mortalidad materno infantil, importante población de menos de 5 años y alta proporción de población rural e indígena”, según la información del Ministerio de Finanzas.

La Encuesta de Salud Materno Infantil 2014-2015 indica que en los departamentos priorizado por Crecer Sano la desnutrición crónica afecta a entre el 50 y el 70 por ciento de los niños menores de 5 años. Además, en estos lugares hubo un registro de entre nueve y 56 muertes maternas en el 2017, según el Ministerio de Salud.

Los índices de desnutrición crónica para esos departamentos son en Alta Verapaz, con 50%; Huehuetenango, 67.7%; Quiché, 68.7%; Chiquimula, 55. 6%; San Marcos,54.8%; Totonicapán,70% y Sololá, 65.6%.

Los resultados que se esperan obtener con Crecer Sano son:

  • Atender aproximadamente a 100 mil 58 mujeres embarazadas con cuatro controles prenatales y entrega oportuna de micronutrientes.
  • Atender a unos 280 mil mujeres y niños con servicios básicos de nutrición.
  • Atender aproximadamente a 230 mil mujeres en edad fértil con consejería y proveerlas de por lo menos un método de planificación familiar.
  • Atender a unos 169 mil niños menores de 1 año con vacuna, el 95% de la población de esa edad.
  • Atender a unos 106 mil niños de 12 meses con micronutrientes, es decir al 60% de la población objetivo.
  • Celebrar asambleas comunitarias en las que participen unas 40 mil personas, entre ellas 28 mil mujeres.
  • Realizar por lo menos 90 asambleas comunitarias.
  • Capacitar a dos mil 400 trabajadores de salud.
  • Formar a mil auxiliares de enfermería.
  • Construir 90 puestos de salud y remozar y equipar otros 50.
  • Adquirir equipo, mobiliario, insumos y medicamentos para puestos de salud existentes y 50 remozados; además, equipar completamente 90 puestos de salud nuevos.
  • Comprar equipo de computo para los ministerios de Salud y Mides y para la Sesán.
  • Impresión de material educativo de apoyo al fortalecimiento de las comisiones departamentales y municipales de seguridad alimentaria.
  • Compra de vehículos de cuatro y dos ruedas, para apoyo logístico para los servicios de salud, la unidad implementadora, el Mides y la Sesán.

Así se distribuye

De los US$100 millones, US$81 millones serán destinados a la dotación de servicios para contrarrestar los principales factores de riesgo de la desnutrición crónica, como fortalecer los servicios de atención primaria en salud, promocionar cambios de comportamiento, mejorar el acceso al agua potable y saneamiento y mejorar la coordinación entre sectores.

El desembolso de otros US$14.75 millones está condicionado al cumplimiento de los indicadores definidos por el Banco Mundial, otros US$4 millones son para apoyar la administración de proyectos, el monitoreo y la evaluación y US$250 mil son para la comisión inicial del préstamo.

Lea también: Nueva herramienta evidencia poca coordinación en los esfuerzos contra la desnutrición crónica

La fiscalización del uso que se le da al dinero será a través de monitoreo y control de las actividades que se deben cumplir para alcanzar objetivos determinados; además, se harán varias supervisiones sobre las acciones ejecutadas, los procesos de adquisición cada tres meses y una auditoría global cada año, informó Paredes.

Prensa Libre consultó con el equipo del partido Vamos sobre la responsabilidad de la ejecución de dicho préstamo, pero al cierre de esta edición no se había dado una respuesta.

Cerrará Sesán

El presidente electo Alejandro Giammattei anunció el cierre de la Sesán, debido a que no se ha logrado reducir la desnutrición crónica.

Las funciones de esta secretaría quedarían a cargo de la cartera de Salud, aunque la entidad que quedaría sin efecto no solo coordina para temas de desnutrición sino de inseguridad alimentaria en general, por lo que también tiene que ver con competencias de los ministerios de Agricultura y de Desarrollo Social.

 

Contenido relacionado

Candidatos a la vicepresidencia ofrecen continuar con programas sociales

Vicepresidente reconoce incumplimiento de reducción de la desnutrición crónica

Combate a desnutrición no mejorará con el ritmo actual de intervención gubernamental, según Usaid y Asíes

0