El CIV mantiene los mismos retos que se planteaba desde el inicio del Gobierno

Cartera lleva una ejecución inferior al 40% en el primer semestre del año, y con varios proyectos que están pendientes de iniciarse o están a medias.

La mayoría de recursos para carreteras ha sido gastado por emergencias y mantenimiento. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La mayoría de recursos para carreteras ha sido gastado por emergencias y mantenimiento. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda (CIV) tiene pendiente una serie de proyectos de infraestructura que el exministro Josué Lemus anunció el año pasado, pero que por una u otra razón no inician o están en pausa.

Ahora, estos proyectos son los retos del nuevo ministro Javier Maldonado, quien asumió el cargo el pasado 1 de julio.

El nuevo titular del CIV ya ha trabajado dentro del Ministerio, puesto que en la administración de Jimmy Morales fue director de la Unidad de Construcción de Edificios del Estado, y ya en la actual administración fue nombrado viceministro de Edificios Estatales y Obras Públicas, dependencia creada en septiembre del año pasado.

Dentro de los proyectos de los que se vienen hablando desde inicios del 2020 están varios viaductos, como el que se piensa construir en el kilómetro 27 de la ruta Interamericana, en San Lucas Sacatepéquez.

Este ayudaría a reducir los enormes embotellamientos que se forman cuando se transita por ese municipio y es pedido con urgencia por sectores económicos y turísticos del occidente guatemalteco, sobre todo de Antigua Guatemala.

Este lleva años desde que fue anunciado y cuando finalmente se comenzaría a construir se topó con que la Municipalidad de Mixco justo en ese tiempo inicio con la reparación de un tramo de la principal ruta que se usaría como alterna. Esto causó que el viaducto se quedara estancado y no hay claridad de cuando podrían comenzar los trabajos.

Al oriente y occidente

También sobre la ruta Interamericana, en el kilómetro 181, Cuatro Caminos, Totonicapán, se construye un viaducto que se comenzó en febrero del 2020 a un costo de Q70 millones, pero que un año y cinco meses más tarde está paralizado por aparentes problemas con los derechos de vía.

A principios del 2021 se dijo que en junio estaría finalizado, pero tras conocerse los problemas se aplazo para diciembre.

Lemus también había hablado, entre otros proyectos, de un viaducto en Palencia que se ofreció para finales del año pasado, pero que aún está en marcha.

Muchas carreteras del país necesitan reparación urgente. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Y si los proyectos de los que habló están paralizados, los grandes planes de la red vial nacional están más rezagados.

Por ejemplo, está pendiente de resolverse el problema del embudo que se forma sobre la carretera al Atlántico en El Rancho, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso. En este lugar, desde la administración pasada, se habla de construir un puente para sortear el embudo que se hace por las ventas instaladas en el sector.

Lea también: La fórmula para hacer más rentables los bienes inmuebles en Guatemala

Sobre esa misma ruta está también pendiente de iniciarse con el proceso de ampliación a cuatro carriles hasta Mayuelas, Zacapa. Para ambos proyectos se pagó un estudio de factibilidad por Q7.4 millones, pero hasta el momento no se conoce más información.

Al salir el gobierno pasado no se había encontrado financiamiento.

De igual forma, hay otros proyectos que dejó en planes el CIV del anterior gobierno, pero no hay señales de que alguno pueda concretarse; entre estos, libramientos para evitar el tránsito por San Bernardino, Mazatenango y Cuyotenango sobre la ruta al Pacífico, y la construcción de la carretera de San Juan Sacatepéquez hasta Sanarate, El Progreso, —el anillo regional— lo cual descongestionaría en gran medida el tránsito por la ciudad de Guatemala.

Lentitud

Este año el CIV ha sacado a licitación 79 concursos que tiene que ver con infraestructura vial, ha adjudicado 22, por un monto de Q238.7 millones, y están pendientes de adjudicarse otros 57, según datos de Guatecompras.

El CIV tiene un presupuesto de Q6 mil 777 millones para este año. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Sin embargo, de acuerdo con el mismo portal, el 95% de los contratos adjudicados tiene que ver con emergencias por las lluvias o por mantenimiento rutinario de las carreteras, y apenas un concurso por Q14.4 millones corresponden a la Dirección General de Caminos (DGC), regularmente encargada de los grandes proyectos de inversión.

La lentitud para llevar a cabo los proyectos ha sido una constante en el CIV.

El exministro Lemus había ofrecido reducir el tiempo que tardan los procesos burocráticos desde que se anuncia un proyecto hasta que se comienza. Para ello, aseveró que se instalaría una unidad de planificación dentro de la DGC para evitar el proceso de contratación de estudios de factibilidad que puede consumir hasta un año.

Lea también: Los Estos son los cuatro casos que ponen en aprietos al ministro de Energía y Minas

Pero, al parecer no se ha instalado. Solo este año, ya lleva 10 procesos de licitación para la construcción, mejoramiento o ampliación de carreteras o bien sea para la posible construcción de puentes.

El CIV no respondió a una solicitud de comentarios que le hizo Prensa Libre, sobre esta unidad anunciada el año pasado.

Los trabajos para la construcción del paso a desnivel en San Lucas se comenzaron, pero a los pocos días se detuvieron. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Manejo presupuestario

Al 30 de junio pasado, la ejecución presupuestaria del CIV llegaba a 38.95% ligeramente superior a lo alcanzado en el mismo periodo del año pasado. Tiene un presupuesto vigente de Q6 mil 777 millones, de los cuales Q3 mil 593 millones son para inversión. De los recursos de inversión lleva ejecutados Q1 mil 301 millones.

Por aparte, el CIV ha tenido que hacer una serie de modificaciones presupuestarias para solventar sus necesidades.

Lea también: El Estado paga Q1 mil 720 millones por juicios en su contra

Dentro de los subprogramas a los cuales se les transfirió más recursos está el de atención por las emergencias ETA e Iota, Q265.7 millones; desarrollo de la infraestructura vial terciaria, Q142.8 millones; construcción de obra pública, Q88.6 millones; servicios de radiodifusión y televisión, Q2.4 millones, y las actividades centrales con Q1.6 millones.

En contraparte, dentro de los subprogramas que sufrieron los mayores recortes están: desarrollo de la infraestructura vial primaria y secundaria, con Q276.2 millones menos; servicio de correos y telégrafos, Q11.8 millones; y protección y seguridad vial, Q13.4 millones.

También sufrieron recortes, el subprograma de servicios de urbanización, legalización, construcción y mejoramiento de bienes inmuebles, con Q27.9 millones, y el de desarrollo de la vivienda, con Q29.4 millones.

Carreteras deben ser prioridad

El director Ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), Juan Carlos Zapata, expuso que la lentitud en la ejecución de proyectos de infraestructura en carreteras se debe a que el sistema para construir y operar obra pública en el país “no funciona”.

Una carreteras en ruta a El Estor, Izabal, en mal estado, lo cual dificultad para el tránsito de mercadería pesada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En ese sentido, subrayó en que es importante que el Congreso aprueba la ley general de infraestructura vial para así reformar el marco jurídico que regula la construcción de obra pública y dar mayor certeza jurídica a todos los proyectos.

Indicó que si esta ley no se aprueba “seguiremos al mismo ritmo lento de construcción” que el país tiene hoy en día de construir 200 kilómetros de carreteras al año, cuando el número podría ser de dos mil.

Fundesa, en coordinación con el CIV, tiene un listado de 41 proyectos de infraestructura vial priorizados que se ubican en las carreteras que comunican a los puertos del país, así como a las fronteras con México y Centroamérica, y en el departamento de Guatemala.

Por su parte, Hector Fajardo, director general de la Cámara de Transportistas Centroamericanos (Catransca), refirió que la lentitud para construir proyectos de infraestructura vial es histórica y considera que esto también se debe a que los proyectos se hacen sin los estudios adecuados y fundamentados.

“La infraestructura vial debe ser adecuada a las necesidades de la movilidad del país y a la logística y vemos que tenemos grandes necesidades que no son cubiertas”, señaló Fajardo.

Coincidió en que es importante priorizar el desarrollo de los ejes que comunican a los puertos y fronteras, las carreteras CA 9 norte y sur, así como las CA 2 oriente y occidente y la ruta Interamericana.

Fajardo dijo que hay carreteras tan importantes como la ruta al Atlántico que es utilizada por el transporte de carga de Guatemala y El Salvador, pero que llegar hasta Puerto Barrios es “complicadísimos” por los accidentes, bloqueos, protestas y hasta los túmulos excesivos.

“Esa carretera es insuficiente para el tránsito, debe ser de cuatro carriles. Nuestras rutas no ayudan a la competitividad del país”, señaló. “El gobierno no ha priorizado las rutas económicas en Guatemala, atienden algunos proyectos, pero con enfoque turístico”, añadió.