El Lago de Amatitlán se convierte en pantano a ritmo acelerado mientras basura que arrastra el río Villalobos no deja de llegar

En mes y medio, al Lago de Amatitlán ha llegado basura con la que se podría llenar cuatro estadios de futbol.

Publicado el
Toneladas de basura llegan al Lago de Amatitlán, cuyas aguas están altamente contaminadas con sustancias tóxicas, según expertos. (Foto Prensa Libre: Élmer Vargas)
Toneladas de basura llegan al Lago de Amatitlán, cuyas aguas están altamente contaminadas con sustancias tóxicas, según expertos. (Foto Prensa Libre: Élmer Vargas)

Del 7 de abril al 30 de mayo últimos, la lluvia ha arrastrado cuatro mil 436 metros cúbicos de basura a la desembocadura del Lago de Amatitlán, cantidad suficiente para llenar cuatro estadios de futbol, según Fredy Alfaro, encargado de Comunicación de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (Amsa).

Cada día se sustraen al menos 20 camionadas de basura, pero durante la temporada de lluvia esa cantidad puede elevarse hasta 50, una situación que causa preocupación, pues con el paso del tiempo el Lago de Amatitlán se convierte en un pantano.

La basura y los sedimentos llegan al Lago de Amatitlán por medio de las aguas del río Villalobos, el cual corre por 14 municipios, cuyas autoridades no hacen nada para detener la contaminación que producen sus habitantes, según Amsa.

“Lamentablemente la población no hace conciencia y las municipalidades no cumplen con -implementar- sus plantas de tratamiento, no erradican basureros, no hacen trenes de aseo ni alrededor de los ríos ni  en las calles”, señaló Alfaro.

Juan Antonio Dionisio tiene 17 años de trabajar como recolector de desechos en la desembocadura del río Villalobos y asegura que si no hicieran eso “ya no sería un espejo de agua, sino un pantano de basura”.

“Le pido al pueblo que tenga conciencia y ya no tirar basura a las calles, que nos ayuden, que colaboren porque tenemos que cuidar algo que es nuestro (…) está nuestras manos”, dijo Dionisio.

También lea: El lago de Amatitlán no está muerto, pero su rescate pasa por dinero y voluntad política
 

Tecnología para salvar el lago

La organización Ibagua desarrolla pruebas con el sistema de nano-burbuja y oxígeno, un método con el cual se podría rescatar el Lago de Amatitlán, y que ya ha sido implementado en situaciones similares en Japón, México, Estados Unidos y Chile.

En 5 o 10 años, si se comenzara de forma inmediata, los encargados del proyecto aseguran que el lago se podría recuperar mediante el uso nano-burbujas enriquecidas con oxígeno; sin embargo, para eso se debe cortar la fuente de contaminación primaria.

Añadieron que para eso se necesitaría una flotilla de al menos 10 barcazas con el sistema; sin embargo, el costo de cada rondaría los Q300 mil.

Danny Hernández, cofundador de Amigos al Rescate del Lago de Amatitlán, mostró preocupación por la situación actual del afluente, pues cada día los niveles de contaminación van en aumento.

También lea: Por qué el Lago de Amatitlán se torna verde y azul y por qué la situación podría empeorar
 

“Por muchos años hemos estado preocupados e indignados ante el olvido total que se tiene en el tema de rescatar el Lago de Amatitlán”, refirió Hernández, quien asegura que Amatitlán es el municipio que menos contamina, pero el que más sufre las consecuencias de la contaminación de otros municipios.

En tanto Jorge Eduardo Soto, director de proyectos de Ibagua, señaló que hay tres aristas sobre las cuales se debe trabajar en busca de rescatar al Lago de Amatitlán.

Dijo que el primer paso es detener la fuente de contaminación, luego hacer un dragado porque el afluente ha perdido profundidad a causa de la acumulación de desechos y luego tratar sus aguas para descontaminarlas.

Ibagua ONG está integrada por un grupo de estudiantes y expertos guatemaltecos en biología, química, farmacéutica e ingenieros ambientales que desde hace 5 años hacen pruebas con nanotecnología en este Lago y han logrado descontaminar piscinas con agua extraída del afluente.