Erupción del Volcán de Fuego ¿Por qué no ha terminado el peligro?

La erupción del Volcán de Fuego del 3 de junio de 2018 fue tan potente que podría tener secuelas por años, según Gustavo Chigna, vulcanólogo del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Familias evacúan ante el riesgo de más desastres por el flujo volcánico. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)
Familias evacúan ante el riesgo de más desastres por el flujo volcánico. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)

El experto dijo que los riesgos más graves son los que pudiera provocar el material eructado la tarde del domingo, por lo que podrían existir deslizamientos durante los próximos 20 años.


“Eso nos tiene muy preocupados. Esto en los volcanes es uno de los fenómenos más importantes, ya que se van a producir lahares o correntadas de lodo y escombros, que son más destructivos que los flujos piroclásticos porque estos pueden viajar hasta más de 60 kilómetros, incluso llegar a la costa y causar desbordamientos por la misma costa”, advirtió Chigna.

Según el experto, desafortunadamente la erupción del Volcán de Fuego coincide con la época de lluvia, que es la causante del desprendimiento del material.

Es decir que, de llegar a intensificarse las lluvias, podría ser cuestión de tiempo la generación de este tipo de factores consecuentes a la erupción.

Vea también: Imágenes y videos que muestran cómo ocurrió la tragedia por el Volcán de Fuego

El experto advierte que con la lluvia podría desprenderse todo el material arrojado por el volcán el cual podría llegar hasta la costa. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Precisamente eso fue lo ocurrió pasadas las 14 horas de hoy, cuando hubo una correntada de material que obligó a los rescatistas, autoridades y periodistas a evacuar a toda prisa. No hubo heridos.

El Insivumeh precisó que el flujo descendiño por la barranca Las Lajas y El Jute. Hay probabilidad de que llegue hasta la autopista Palín Escuintla, la vía que comunica con la Costa Sur, así como en la Ruta Nacional 14, que está cerrada por el alud del domingo.

Liberación de energía

Chigna dijo que la reciente liberación de energía del Volcán de Fuego no es factor determinante para evitar los sismos. “El tipo de actividad sí libera energía, pero los sismos se pueden dar con la misma frecuencia que se están dando”, aseveró.

“Debido al patrón de comportamiento que está teniendo el volcán, nosotros sabemos que en términos de días o meses vamos a tener otra nueva erupción, y nos preocupa enormemente esta situación ya que tenemos otros volcanes activos, Pacaya también se está reactivando y tiene periodos de incrementos e incluso se podrían dar otras erupciones simultáneas”, detalló Chigna.

Recordó que se tienen registros históricos de erupciones simultáneas entre los volcanes de Fuego y Pacaya, que están a 60 kilómetros de distancia.
 
Aunque no tienen relación entre sí, han notado que desde hace un año y medio el Volcán Pacaya se está reactivando “poco a poco”, y es un coloso que ha demostrado que puede tener erupciones grandes como la ocurrida en 2010, e inclusive puede tener una erupción igual o mayor que la tuvo el Volcán de Fuego el domingo último.

El vulcanólogo recordó que en el 2014 también hubo una erupción de gran magnitud en el Volcán Santiaguito.

“Esto nos hace suponer que hay mucha dinámica y que podrían darse erupciones continuas”,insistió.

Erupciones

El Volcán de Fuego ha incrementado su actividad en los últimos años, prueba de ello es que los registros marcan 45 erupciones entre 2015 y 2015: 15 en el 2015; 16 en el 2016; 12 en el 2017 y 2 en lo que va del 2018.

Otra de las peculiaridades es que después de la erupción “el cráter quedó abierto y eso puede hacer que se produzca mayor liberación de gases y descenso de magma”, explicó, lo que podría traducirse en tener nueva actividad en poco tiempo.

Reactivación de otro volcán

Uno de los volcanes que se podría reactivar porque tuvo su erupción hace 200 años es el Volcán de Atitlán, incluso tiene una pequeña fumarola en el cráter. Hasta ahora no tenemos premonitores, pero sabemos que es un volcán que potencialmente puede reactivarse”, aseveró Chigna.

Contenido relacionado: 

> Volcán de Fuego: 10 de los volcanes más peligrosos de América Latina
> Mil 500 personas trabajan en la zona de desastre
> Guatemaltecos responden al llamado de ayuda de Prensa Libre y Guatevisión