Guatemaltecos queman al  diablo

Fieles a la tradición, decenas de guatemaltecos se reunieron frente a sus casas este lunes a las 18 horas para llevar a cabo la quema del diablo.

Arde el diablo en la 16 avenida y 2a. calle de la zona 1. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
Arde el diablo en la 16 avenida y 2a. calle de la zona 1. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)

Cada 7 de diciembre, desde finales del siglo XVII, en Guatemala se festeja la quema del diablo, una celebración folclórica y religiosa que ha ido cambiando con el pasar del tiempo.

Este año el expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicemandataria Roxana Baldetti, señalados por el Ministerio Público (MP) de ser los jefes de la red de defraudación aduanera denominada La Línea, fueron representados en piñatas que ardieron en llamas.

En la 16 avenida y 2a. calle de la zona 1 capitalina, los vecinos se organizaron para elaborar una piñata gigante con la figura del diablo. A las seis de la tarde prendieron fuego a la imagen y quemaron cohetes. 

Un grupo de ciudadanos se reunió frente al Congreso de la República y llevó una piñata del diablo con el rostro del diputado Luis Rabbé, presidente del Organismo Legislativo, que prendió en llamas. 

Instantes después de las 18 horas, cuando con cohetillos y fogarones fue quemado el diablo, la imagen de la Virgen de Concepción salió en procesión para recorrer el torreón en el Cerrito del Carmen.

Devoción

El origen de la devoción viene del simbolismo del fuego como elemento purificador en los ritos de diferentes culturas, indicó Miguel Álvarez, cronista de la ciudad.

El antecedente de esta tradición proviene del siglo XVII, con las luminarias, que eran adornos festivos usados en celebraciones civiles religiosas.