Lluvias se incrementarán el miércoles y el riesgo de ríos crecidos y deslaves aumenta

A partir de este miércoles se espera el incremento de lluvias en el sur y centro del país, por lo que crecida de ríos, deslaves, deslizamientos y lahares en la parte volcánica pueden registrase en zonas de alto riesgo.

Las lluvias que se prevén para los próximos días podrían provocar lahares en el Volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las lluvias que se prevén para los próximos días podrían provocar lahares en el Volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Un sistema de baja presión que se forma en el Pacífico, el cual abarca de Guatemala a Honduras, favorecerá a que las precipitaciones aumenten en los próximos días.

Si bien el ambiente se refrescará, pues esta condición permitirá que las sofocantes temperaturas que se han dado en mayo disminuyan gradualmente -la máxima oscilarán entre 36 y 38 grados-, puede resultar perjudicial para poblaciones ubicadas en puntos vulnerables.

“Guatemala en su totalidad es un área de riesgo”, señaló Julio Sánchez de la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred). Pero hay regiones que son más propensas a inundaciones y estas se ubican en el sur, suroriente y suroccidente del país, debido a que en estas áreas se encuentran los ríos más caudalosos. Por aparte, allí también se encuentra la cadena volcánica, donde los lahares serán constantes principalmente en el Volcán de Fuego, que harían aumentar el nivel de los ríos Pantaleón y Achiguate.

Las áreas más expuestas a deslizamientos se ubican en la parte principal del occidente y en el centro del país. “En la ciudad capital tenemos identificado 350 puntos de riesgos, más que todo en áreas de laderas en barrancos y municipios al sur del departamento”, señala Sánchez.

En todo el país la Conred tiene identificados 10 mil 51 puntos de riesgo, tanto de inundaciones como de deslizamientos y derrumbes.

Pronóstico de lluvia

“A partir del miércoles incrementa la nubosidad y hay posibilidad de lluvia por lo menos hasta el viernes”, indica César George, meteorólogo del Instituto Nacional de Sismología Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Los pronósticos generales muestran que entre mayo, junio y julio la lluvia se presentará con mayor intensidad, con niveles por arriba de lo normal en la Boca Costa, Sur Occidente y Franja Transversal del Norte, mientras que Petén, la Meseta Central, el Oriente, Sur Oriente y Litoral Pacífico los niveles serán normales. Donde las precipitaciones se esperan menores es en Zacapa y el Progreso, de acuerdo con el Protocolo Nacional Temporada de Lluvias y Huracanes de Conred.

La crecida de ríos es uno de los riesgos que se prevé ante la aparición de chubascos. El fin de semana el nivel del río Juilín aumentó y arrastró un puente provisional y dejó incomunicadas a las comunidades de Santo Domingo, San Lorenzo y Mazatenango, en Suchitepéquez. En Retalhuleu, el río Pucá, en Retalhuleu, afectó a 45 personas y causó daños moderados a nueve viviendas.

Hasta ahora, los ríos que monitorea el Insivumeh no reportan desbordamientos, solo Los Esclavos en Cuilapa, Santa Rosa, muestra tendencia a subir su cauce.

Según el Boletín Agroclimático, del Insivumeh, debido al fenómeno de El Niño en julio se prevé menores acumulados de lluvia por el período conocido como canícula, que se estaría presentando del 10 al 20 de julio en el Oriente y Meseta Central, pero no se descarta que se adelante a la última semana de junio en el Nor-Oriente y Sur-Oriente y Centro.

La temporada de precipitaciones finalizará oficialmente en noviembre.

En alerta

George refiere que en mayo las precipitaciones han sido abruptas en puntos como Retalhuleu, Mazatenango, la costa de San Marcos y en alrededores del Volcán de Fuego, en Escuintla, donde se ha rebasado en 50 a 80 por ciento el nivel de lo que llueve normalmente. Esto propicia una considerable cantidad de agua en corto tiempo que incrementa la probabilidad de eventos de magnitudes alarmantes.

En lo que va de la temporada de lluvias -comenzó en la semana del 15 al 25 de abril-, la Conred ya registra 13 incidentes relacionados con lluvias, reportan 18 mil 86 personas afectadas, además de 81 damnificadas y 203 evacuadas.

La institución se mantiene en alerta naranjada en Escuintla, mientras que Totonicapán se encuentra en amarilla.

Le puede interesar: Lluvias dejan más de 18 mil personas afectadas en varios departamentos

David De León, de la Conred, señala que son los gobernadores departamentales quienes toman la decisión de declarar las alertas y estas se establecen a nivel de identificar los riesgos en esos sectores, por ejemplo, las áreas en donde han ocurrido deslizamientos e inundaciones. “Es una alerta preparatoria ante incidentes que puedan presentarse”, agrega.

El mapa de Amenaza por inundaciones pone énfasis en los departamentos del sur del país, Jutiapa, Santa Rosa, Escuintla Retalhuleu, así como Izabal, mismos que se vieron afectados durante la temporada de lluvia del 2018.

El año pasado murieron ocho personas y casi 667 mil resultaron afectadas por las fuerte precipitaciones.

Sánchez refiere que la Conred ha identificado 365 puntos que pueden ser habilitados como albergues para tender a los damnificados.

Temporada de ciclones

Debido al fenómeno de El Niño la temporada de ciclones tropicales en el Océano Pacífico será más activa de lo normal, en tanto que en la cuenca del Océano Atlántico Norte será menos intensa. Se estima de 9 a 13 ciclones tropicales, de los cuales entre 3 y 6 podrían convertirse en huracanes, de acuerdo con el Protocolo Nacional para la temporada de lluvias y huracanes de la República de Guatemala, de la Conred.

Los ciclones se forman a partir de disturbios atmosféricos como los sistemas de baja presión ondas tropicales, frentes fríos o de un centro de baja presión en los niveles altos de la atmósfera. No todos se convierten en huracanes.

Así se clasifican

  • Depresión tropical

Ciclón tropical cuyo viento medio máximo en su superficie es de 62 kilómetros por hora en su interior.

  • Tormenta tropical

Ciclón tropical bien organizado de núcleo caliente en el que el viento medio máximo en superficie es de 63 a 118 kilómetros por hora, y recibe un nombre oficial.

  • Huracán

Ciclón tropical de núcleo caliente en el que el viento máximo en superficie es de 119 kilómetros por hora o superior, se clasifican en cinco categorías en la Escala Saffir-Simpson.

 

Contenido relacionado

> Incendios forestales no dan tregua a la Biosfera Maya

> Olas de dos metros se registran en playas del Pacífico

> Qué peligros representan diez ríos que están por debajo del nivel mínimo

 

 

 

 

 

 

0