Médicos se debaten entre aceptar o no el traslado a plazas permanentes

Los profesionales de la salud que están bajo contrato en el Ministerio de Salud ya no podrán laborar en medias jornadas, la única opción es optar por plazas de ocho horas, si quieren pasar a un renglón permanente. Esto podría orillar a muchos a renunciar.

La lucha por el incremento salarial llevo a los profesionales de la salud a presentar sus demandas ante el Congreso de la República, durante varios días. (Foto Prensa Libre. Hemeroteca PL)
La lucha por el incremento salarial llevo a los profesionales de la salud a presentar sus demandas ante el Congreso de la República, durante varios días. (Foto Prensa Libre. Hemeroteca PL)

Aunque no tienen certeza del monto que recibirán como incremento salarial, tres mil 700 profesionales de la salud que trabajan por contrato en el Ministerio de Salud comenzaron el lunes último a firmar los documentos para pasar a un renglón permanente, como parte de los acuerdos alcanzados con la cartera  para dignificar al gremio.

El traslado podría llevar toda la semana, pero no todos están conformes, pues ya no podrán laborar en medias jornadas.

Antes, los facultativos podían optar por plazas de cuatro, seis, ocho y 12 horas, lo que les permitía atender pacientes en distintos centros asistenciales en un mismo día e incluso trabajar en clínicas privadas. Sin embargo, la condición para pasar del reglón 182 y 189 al 011 es firmar un contrato por ocho horas -jornada completa- para comenzar a gozar del incremento salarial a finales de abril y los beneficios de un trabajador presupuestado.

Esta medida permite regularizar todo el sistema de salud, menciona el viceministro Administrativo y Financiero, Gustavo Arévalo. Sin embargo, no tiene a todos conformes, pues ahora deben evaluar dónde prestar sus servicios, ya que no pueden tener dos contratos.

 

En el Hospital Nacional de Amatitlán, que a diario atiende a no menos de 800 personas, se sabe que diez médicos podrían renunciar, ya que también laboran en otro nosocomio. El personal  médico, entonces, se verá diezmado, lo que afectaría la atención a los pacientes.

Una médica, que prefirió quedar en el anonimato, comenta que la información al gremio acerca de cómo se haría el proceso del incremento salarial ha sido a cuentagotas, y hasta hace unas semanas la comisión que negoció el aumento les informó que “lo impuesto por el Ministerio” eran las plazas de ocho horas, o “lo tomaban o renunciaban”.

La profesional refiere que muchos colegas “empezaron a decir que si los obligaban a cambiar de horario se verían obligados a renunciar, por tener otros compromisos laborales. No pueden comprometerse a más horas de las ya pactadas anteriormente y menos van a aceptar ocho horas y llegar cuatro”.

El riesgo de esto es que médicos con especialidades y subespecialidades renuncien y pongan en riesgo la atención a los pacientes, agregó.

Aún no se sabe la totalidad de facultativos que no aceptarán dicha condición por un contrato a tiempo completo, o quiénes dejarían de laborar para el Ministerio de Salud porque no les convence el ofrecimiento. Será al final de la semana cuando se tenga un panorama más claro, de acuerdo con el viceministro.

El funcionario señala que las plazas que queden disponibles serán puestas a oposición para contratar a otros profesionales.

“Si alguno no acepta, la plaza quedaría vacante. Tendríamos presupuesto para cubrirla, porque la plaza ya está financiera. Lo que hacemos ahí es abrir una convocatoria para poderla otorgar a alguien que sí esté dispuesto a trabajar las ocho horas”, dice Arévalo.

Incremento

Antes de firmar los documentos para las plazas permanentes, los profesionales debieron rescindir sus contratos, porque no pueden tener dos. “Así se violentaría la norma y nos pondrían hallazgos”, aclara el funcionario.

De acuerdo con la médica Astrid Tello, del comité ad hoc, las actas de toma de posesión a reserva -con un período de prueba de tres meses- ya fueron firmadas por el Ministro de Salud, Carlos Soto, y durante esta semana se prevé que sean dirigidas a cada unidad ejecutora para que los facultativos tomen posesión de sus nuevos puestos de trabajo.

Así se cumple con los tiempos acordados por los representantes del gremio y las autoridades de la cartera para continuar con la ruta del incremento salarial que fue probado a través de una enmienda al decreto 25-2018, Ley de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la Nación, que asignó Q601 millones a la cartera para tal fin.

¿De cuánto será el incremento? Tello refiere que la tabla con la mejora salarial ya está en manos de la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec), que debe analizarla y autorizarla, por lo que aún no pueden socializarla con el gremio.

Sin embargo, se sabe que el aumento base es de Q5 mil 700, es decir que este será el monto que se sume al salario nominal que devengan quienes se encuentran en el puesto de Profesional de la Salud I, con sus prestaciones y bonos. A partir de esa cantidad se hará el aumento al resto de profesionales, y para determinar la suma que cada uno recibirá de más se tomará en cuenta la “categoría de puesto, más especialidades”.

De esa cuenta, no se puede generalizar el salario que a final de mes recibirá cada facultativo, pues también influyen los años que lleva laborando para el Ministerio de Salud.

“Un profesional que no tiene un año gana un cinco por ciento menos que uno que tiene un año. Todo eso va incrementando. Es complicado porque es el mismo título, pero depende de la persona y del tiempo que lleva así gana también”, señala el viceministro.

Otro médico que labora en un hospital indica que algunos pueden estar mejor remunerados al trabajar por contrato; sin embargo, al pasar a un renglón permanente contarán con estabilidad laboral, tendrán derecho a Bono 14, aguinaldo, vacaciones, permiso por maternidad para las mujeres, gozarán de seguro social. “Con el hecho de tener prestaciones de ley ya es una ganancia”, dice, y sumado al incremento salarial que recibirán, la situación se equilibra.

Clasificación

Árevalo ha mencionado que son tres distintos puestos en los que serán ubicados los facultativos: Profesional de la Salud I, II y III. Se crearon, además, 38 especialidades y subespecialidades que no existían dentro de Onsec y que fueron aprobadas por una resolución de dicha entidad. Hacerlo de esta manera, permitió agilizar los tiempos para efectuar el pago según lo establecido en el acuerdo firmado en febrero pasado entre las autoridades del Ministerio de Salud y los representantes de los facultativos.

Quienes ya están en el renglón 011 únicamente pasarán por una reasignación de puestos. En este caso se cuenta a 2 mil 50 trabajadores. El incremento salarial también alcanzará a 1 mil 706 que están en el renglón 021 -residentes en formación de especialistas-.

No solo se verán beneficiados los médicos sino también profesionales afines como enfermeros, trabajadores sociales, psicólogos, fisioterapista, odontólogos, químico farmacéutico, veterinarios, entre otros, que están por contrato y pasarán a plazas permanentes.

El primer pago del incremento salarial lo recibirán a finales de abril, y en julio tendrán una compensación por los tres meses que no recibieron el aumento.

Contenido relacionado

> Pacientes rebasan la capacidad de hospitales y centros de Salud

> IGSS enfrenta quejas por malos diagnósticos

>Ministerio de Salud se aferra a una reforma sistemática para mejorar el servicio

 

 

 

 

 

2

El Del Hace 8 meses

La huelga solo beneficia a los parasitos sociales de los sindicatos que las promueven

Guillermo Reyes Hace 9 meses

Nada les gusta a los guatemaltecos, ahora resulta que no quieren trabajar las ocho horas, quieren los beneficios pero no las obligaciones, si no querían que las cosas cambiaran, no hubieran hecho tanta huelga