En tres semanas niños deberán recibir segunda dosis de Moderna, pero Salud aún no tiene vacunas

El primer grupo de niños vacunado el 11 de marzo contra el covid-19 en Huehuetenango deberán recibir la segunda dosis a partir del 6 de mayo, pero Salud aún no tiene vacunas de Moderna.

Publicado el
vacunación contra el covid-19 en niños
La vacunación contra el covid-19 en niños comenzó el 11 de marzo, el plazo para la segunda dosis es de 56 días. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La vacunación contra el covid-19 en niños comenzó 35 días atrás, con la intención de inocular a 2.2 millones de guatemaltecos entre los 6 y los 11 años. De acuerdo con el tablero de la Situación Covid en Guatemala en el conteo al 11 de abril solo se logró vacunar al 20.3 por ciento de esta población, cuando la intención era alcanzar al mayor número posible para un retorno seguro a clases presenciales.

En total se inoculó a 449 mil 100 niños; teniendo en cuenta que a los menores solo se les aplicó la mitad de la dosis que recibe en un adulto (0.25 ml), fueron 224 mil 500 dosis las utilizadas para cubrir a este grupo.

En una supervisión al Centro Nacional de Biológicos el pasado 31 de marzo se constató que había un millón 619 mil 190 dosis de Moderna almacenadas que comenzarían a vencerse, el último lote caducó el 7 de abril. Dichas vacunas eran la única opción en el país para proteger contra el covid-19 a los niños, pues la adquisición de Pfizer pediátrica se ve lejana.

Información proporcionada a la diputada Evelyn Moratalla revela que para el 8 de abril en el centro quedaban un millón 526 mil 530 dosis. Se deduce, entonces, que en una semana se repartieron a las distintas áreas de Salud 92 mil 960 dosis que estaban por caducar. A la fecha no se tiene certeza si fueron utilizadas.

Sin biológico para continuar con la vacunación a la población infantil, Guatemala tendrá que esperar un nuevo cargamento de vacunas Moderna para aplicar las segundas dosis a quienes ya recibieron la primera inyección contra el covid-19. Ya sea compradas o donadas, el tiempo corre para poder completar los esquemas.

Tiempo de espera

Las especificaciones del fabricante de Spikevax -nombre comercial de la vacuna de Moderna-, indica que la segunda dosis debe colocarse con 28 días de diferencia. Sin embargo, el lineamiento del Ministerio de Salud estableció que esta se colocará a las ocho semanas o a los 56 días.

No es la primera vez que se amplía el tiempo para colocar segundas dosis, con la aplicación del segundo componente de Sputnik V se estableció primero un intervalo de 21 días entre cada dosis, luego se habló de 61 días. Sin embargo, conforme Rusia atrasó las entregas del segundo componente, el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología cambió la directriz y publicó que podía aplazarse hasta los 90 días, Guatemala adoptó esa medida.

Lea más: Vacuna covid-19 para niños: Guatemala podría adquirir dosis de Moderna con la intervención de Asofarma

La espera por el producto ruso se hizo más larga y el presidente Alejandro Giammattei contempló que la segunda dosis se colocaría hasta los 120 días, lo dijo en cadena nacional el 6 de septiembre pasado. Pero con el envío de Rusia de 591 mil dosis del segundo componente el día 19 de ese mes la instrucción quedó en 28 días.

A criterio de Morataya el mismo planteamiento de cambiar los plazos entre primera y segunda dosis que se dio con Sputnik V es lo que está ocurriendo ahora con la vacunación de los menores de edad, lo que es inaceptable.

Lea más: Vacunas vencidas: Estas son las posibles consecuencias penales y económicas por caducidad de millones de vacunas

¿Para cuándo la segunda dosis?

Con el lineamiento de 56 días establecido por el Ministerio de Salud para recibir la segunda dosis contra el covid-19 en niños entre 6 y 11 años de edad, el grupo que se vacunó el pasado 11 de marzo en Huehuetenango tendría que recibir la siguiente inyección a partir del próximo 6 de mayo. Estamos a 22 días de que esa fecha se concrete, sin embargo, el biológico aún no se tiene.

El departamento de Comunicación del Ministerio de Salud informó que “Guatemala se encuentra en negociaciones para contar con vacuna Moderna, tomando en cuenta que esta se iniciará a administra en mayo, así como el esquema de vacunación”.

Son 449 mil 100 niños los que estarían a la espera de la segunda inyección, pero falta 1.7 millones de niños entre 6 y 11 años que no han recibido ninguna vacuna.

La diputada señala que el Plan Nacional de Vacunación sigue sin tener una estrategia clara en su implementación, tal como pasó con las vacunas Sputnik V no se tiene certeza de cuándo habrá disponibilidad de más vacunas para los niños.

“Creo que se apresuraron, se aventuraron a utilizar las vacunas Moderna con un afán de consumir la cantidad que había, en el entendido que se vencerían el 7 de abril (pasado)”, dice Morataya.

A criterio de la legisladora las autoridades de Salud repiten el mismo patrón con cada fase de vacunación que se abre, sin compras bilaterales claras, que causan desconfianza en la población al no saber si habrá o no dosis para completar esquemas. Se vio con la vacunación de los adultos, ahora con la de los menores de edad. “La pregunta no ha cambiado: ¿Dónde están las vacunas?”, agrega.

Sin una estrategia sólida

Un análisis de la organización Diálogos evidencia la escasa previsión por parte de las autoridades de Salud para priorizar a la niñez y a la adolescencia dentro del Plan Nacional de Vacunación.

Si bien no se les incluyó en un inicio porque la vacuna para ellos no estaba aprobada, ahora que está avalada en varios países, en Guatemala no existe una estrategia ni protocolos que sean públicos para la implementación de la vacuna a este grupo etario, punto que refleja la falta de una estrategia diferenciada y especializada para que el biológico llegue a este grupo vulnerable.

Lea además. Sputnik V están próximas a vencer mientras la provincia sigue sin vacunarse

Isabel Reyes, investigadora de Diálogos, mencionó durante la presentación del estudio que la distribución y el acceso que los niños han tenido a la vacuna es desigual y lenta tal como ocurrió con la cobertura de la población adulta, de esa manera el patrón se repite, mientras que el proceso de inoculación contra el covid-19 sigue centralizado, lo que coloca en mayor riesgo a quienes están en la provincia, donde históricamente el acceso a servicios de Salud es limitado y la brecha digital es amplia.