Por qué el Lago de Amatitlán se torna verde y azul y por qué la situación podría empeorar

Lago es fuente de trabajo para vecinos de Amatitlán, pero sigue siendo contaminado por 14 municipios.

Presencia de algas torna el lago de Amatitlán en un color verde. (Foto: Elmer Vargas)
Presencia de algas torna el lago de Amatitlán en un color verde. (Foto: Elmer Vargas)

El Lago de Amatitlán está presentando color verde en toda la playa pública y orilla, producto de la microcystis, un alga que se reproduce por el cambio a temperaturas cálidas y las aguas residuales que sirven de alimento.

Tiene consistencia gelatinosa y mal olor. Las algas han encontrado en el cambio de clima su oportunidad para extenderse. Cuando las algas mueren, se tornan azules y producen gases, según la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y el Lago de Amatitlán (Amsa).

Dany Hernández, cofundador de la agrupación Amigos al Rescate del Lago de Amatitlán, dijo que una de las grandes problemáticas que ha afectado al lago es el constante cambio de autoridades de AMSA pues no hay seguimiento adecuado a las acciones de limpieza de este cuerpo de agua. También aseguró que la gran cantidad de sedimentos que ingresan desde el río Villalobos proyecta que en unos 75 años el lago se convierta en pantano.

Justamente ahora Amsa tuvo un cambio de dirección, a la que llegó Édgar Zamora este 17 de marzo, quien años atrás ya ha ocupado ese cargo.

AMSA

El encargado de velar y limpiar este lago es la Amsa, que señala que estas tareas continúan, así como las acciones preventivas como la limpieza de la cuenca, pero hacen falta medidas más contundentes desde los hogares, industrias y municipalidades para que las aguas residuales que desembocan allá no traigan la materia orgánica que alimenta las algas.

“El lago es nuestra fuente de ingresos”

A lo largo del Lago se sitúan varias comunidades cuyos habitantes aún navegan en sus aguas. Juan Carlos Obregón, un lanchero que tiene 30 años recorriéndolo, señaló que el lago ha sido el sustento para su familia al ofrecer sus servicios de lanchero desde la playa pública.

Aunque el cuerpo de agua se cubre de verdor por la presencia del alga, aún se puede ver a personas que nadan y pescan.

Contaminación

El lago tiene una profundidad de máxima de 33 metros y la media es de 18, aunque año con año varía pues con el ingreso de sedimento este se ha ido llenando de tierra y su profundidad cada día es menor.

La cuenca del lago está formada por 14 municipios, siete de ellos influyen directamente en el lago debido a la degradación de los recursos naturales, Villa Nueva, Villa Canales, Santa Catarina Pinula, San Miguel Petapa, Ciudad de Mixco, Amatitlán y las zonas 11, 12 y 21 de la de la Ciudad de Guatemala. La población de la cuenca es de más de 2 millones de habitantes; siendo Villa Nueva el municipio más poblado.

“Está peor”

Un turista que hoy paseó con su familia en el lago comentó a Noticiero Guatevisión y Prensa Libre que tenía 10 años de no visitar, pero cree que ahora está peor que antes.

Mientras tanto, la vida continúa en la playa. Anthony de Paz, quien atiende un restaurante, invita a las personas a que puedan llegar y probar la mojarra y demás platillos, algo que estuvo restringido hace un año al inicio de la pandemia y significó un duro golpe para los comerciantes del lugar, pero están esperanzados de que la Semana Santa puede servir para levantar sus comercios.